Facebook Twitter Google +1     Admin

Los equipos despilfarran el dinero televisivo

20090308135430-foto-267624-cas.jpg

El fútbol español, que hasta la fecha parecía ser inmune a los ciclos económicos decadentes, empieza a hacer mella en las grandes entidades. Una de las más importantes, el Valencia, se encuentra al borde de la desaparición por una pésima planificación de sus dirigentes. Las obras de su nuevo estadio se han paralizado por impagos a las empresas ejecutoras y, lo peor incluso, es que tampoco se halla a comprador que abone los 300 millones de euros para adquirir lo que sería el solar del actual Mestalla. Vamos, que al final, para poder subsistir, los che van a tener que malvender a sus mejores jugadores, Villa, Silva, Mata...y que empiecen a rezar en la capital del Turia para no sufrir un descenso a Segunda, ya que para tapar el agujero económico, el club se tendrá que descapitalizar deportivamente y eso, tarde o temprano, se paga en el terreno de juego.

Lo que le está sucediendo al Valencia es una cuestión que, tarde o temprano, le va a pasar a otros equipos que no tengan visión de futuro y se gasten dinero a espuertas. Los contratos televisivos, un gran maná para los equipos, no ha sido administrados de igual manera por todas las entidades. Por ejemplo, el Real Madrid, con la presidencia del ínclito Ramón Calderón, se ha gastado en los últimos años un pastizal en jugadores que, salvo honrosas excepciones, no han dado la talla. La razón de ese dispendio, una fuerte suma por parte del operador audiovisual de turno. El problema es que, normalmente, pagan todo el dinero por adelantado y luego, cuando queda aún la mitad del contrato por cumplir, llegan los lamentos y se trata de renegociar el contrato suscrito, sobre todo también porque otras televisiones se meten de por medio con jugosas ofertas para intentar que el equipo de campanillas rompa su vinculación con el otro operador a cambio de más dinero.

Posiblemente, si alguien ha sabido hacer maravillas con el dinero de la televisión ha sido el lenguaraz presidente del Sevilla, José María del Nido. Supo negociar extraordinarias condiciones y, encima, se suma que su club lleva una década practicando una política de austeridad que le ha dado unos resultados extraordinarios. Cinco ejemplos claros, apenas se gastó cuatro euros locos en jugadores como Baptista, Alves o Keita, amén de Reyes y Ramos, procedentes de la cantera. Y a esos cinco futbolistas los vendió por una millonada al Madrid (3) y al Barcelona (2). El cuadro hispalense, después de bajar a Segunda en el año 2000, supo quitarse a deportistas super y sobrevalorados, los empaquetó por lo equivalente hoy a 18 millones de euros y motó una plantilla que le costó alrededor de 360.000 y así ha ido progresando. El problema es que los milagros tienen un precio y no todos los años se puede competir de tú a tú con los grandes imperios madridista y barcelonista.

Quitando el caso del Sevilla, al menos dentro de los llamados grandes, no hay más clubes que apliquen esa política de ingreso cuatro y sólo gasto dos. El Osasuna o el Numancia, dentro de los modestos, son de los pocos equipos que también se manejan en esos parámetros de no hacer locuras y de aprovechar inteligentemente el dinero de las televisiones, sobre todo porque a ellos no les pagan los pastizales que reciben los todopoderosos de nuestra Liga.

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Nicolas Anelka

Reyes fue vendido al Arsenal, cedido alReal Madrid y comprado posteriormente por el Atlético de Madrid, que lo ha cedido al Benfica.

Fecha: 08/03/2009 14:14.


gravatar.comAutor: Juan Antonio Alonso Velarde

Señor Anelka:

Está usted en lo cierto. El Sevilla traspasó a Reyes al Arsenal, lo que no me quedó muy claro fue esa especie de operación a tres bandas Arsenal-Real Madrid y Atlético, pero es verdad lo que usted comenta tan acertadamente.

Fecha: 08/03/2009 14:20.


gravatar.comAutor: Lewis Rogers

Los clubs de fútbol son como algunos bancos que han quebrado: arriegan más de lo que pueden conseguir. Soportan un déficit estructural, pero cuando se desmadra se va todo al carajo. Es el caso del Valencia y de muchos más que aún están tapados. Al no haber financiación bancaria se quedan tirados. Así que la crisis también hace mella en ellos. Hay equipos, incluso, que no podrían soportar un ascenso al carecer de presupuesto. La nada económica, de donde no hay no se puede sacar.

Fecha: 08/03/2009 20:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris