Facebook Twitter Google +1     Admin

¡Chiquitos delincuentes!

20090327132226-1171544411-0.jpg

El otro día, viendo el informativo del mediodía de Antena 3, me quedé horrorizado de las auténticas barrabasadas que los alumnos de cualquier colegio e instituto de nuestra geografía eran capaces de cometer delante de los profesores. Bestialidades tales como hacer una pequeña hoguera dentro del aula, arrojar sillas y pupitres por la ventana, una pareja retozando en pleno suelo de la clase mientras la maestra trataba infructuosamente de impartir su lección. Vamos, que lo menos grave, ya puestos, era el de ese grupo de pseudoestudiantes que se dedicaban a tirar bolas de papel al docente. Todas estas agresiones, físicas y psicológicas, no las ha grabado, precisamente, ninguna autoridad policial o judicial, sino los propios alumnos con sus teléfonos móviles. Pero, me replicará acertadamente usted, si no pueden tener esos aparatos encendidos durante las horas lectivas. Sí, claro que no, pero ¿quién le pone el cascabel al gato? Teóricamente, lo más sencillo sería poner de patitas en la calle a esos niñatos que incumplen las órdenes más elementales, pero si ya ni los maestros pueden poner autoridad en ese aspecto tan nimio, menos aún podrán parar la cascada de agresiones a las que se ven sometidos a diario. Normal, por tanto, que se produzcan tantas bajas por depresión. Pocas me parecen viendo este percal.

La culpa, no obstante, radica también en algunos padres de familia, muy progresistas ellos, que permiten que sus vástagos se suban a las barbas de cualquier persona, independientemente de la edad o del nivel de autoridad que representen. El profesorado no está, por mucho que así lo piensen algunos, para enseñarle modales al alumno. Esa parte, el saber comportarse adecuadamente, no faltarle el respeto a los maestros, debe venir bien comida y masticada desde el hogar, nunca puede ser el colegio o el instituto una especie de kinder garden donde los docentes tengan que estar constantemente detrás del niño o de la adolescente para evitar que cometa cualquier fechoría. Pero, claro, como no se le educa al menor para que tenga un mínimo de respeto, llega al centro educativo como un animalito y, a las primeras de cambio, se vuelve contra quien sea, el bedel, un compañero y, ya puestos, contra el profesor, el jefe de estudios o el director del propio centro. Es más, tal y como está la ley, no hay adulto que pueda ponerle una mano encima o que trate de darle una colleja. Vamos, como eso suceda, el profesor lo lleva claro. No sólo se expone a un expediente de tomo y lomo, sino que esos padres que no se dedican a encauzar los modales de su monstruoso hijo se personarán en el colegio y pueden darle una paliza de padre y muy señor mío. No, no es ciencia ficción. Esto ya ha pasado y en demasiadas ocasiones, lamentablemente.

Por esta razón, no se ve con malos ojos la posibilidad de que a los maestros se les confiera un papel de autoridad dentro del centro. Es decir, dentro de unos límites razonables, poder manejar a aquellos estudiantes menos dóciles y expulsarlos de la clase o del centro si su actitud fuese contraria a lo que debe ser el desarrollo normal de la asignatura. Desde luego, algo que hay que hacer porque, desde fuera, pudiera verse como unas gamberradas más o menos graves, pero que no tendrán continuidad. Nada más lejos de la realidad. Estoy convencido de que esos mozalbetes que salían en esos vídeos caseros haciendo el cafre serán, el día de mañana, unos delincuentes a los que entonces ya no habrá quien los reforme para la sociedad. Se convertirán en carne de presidio, con entradas y salidas de la cárcel como quien entra y sale del supermercado.

Comentarios » Ir a formulario

Autor: José García

Tengo dos hijos, ya mayores, y, desde luego, no iba a consentir que un profesor abusara de ellos, pero tampoco que se burlaran de su autoridad. Lo que pasa es que hay padres que dejan a sus hijos a su suerte y los lamentos vienen con las malas notas.

Fecha: 27/03/2009 20:51.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

Desde que en este país se impuso que ambos padres deben trabajar para sostener la economía doméstica, los hijos se han quedado a un lado. La educación familiar se ha visto muy perjudicada y los profesores o maestros no quieren, ni deben, asumirla. Ante la ausencia de esa autoridad parental cada cual tira por donde le parece, y la mayoría suele escoger el camino más sencillo, que en ocasiones roza o incluso pasa lo racionalmente permitido. Lo peor no es el comportamiento en clases, sino que luego su preapración lo nota. Que se lo pregunte a los profesores universitarios que llevan los primeros cursos de carrera. Algunos alumnos no tienen ni la más mínima base para cursar los estudios superiores. Y, claro, cuando quieren recuperar el tiempo perdido, suele ser demasiado tarde. Economía y educación en una mezcla infernal.

Fecha: 28/03/2009 22:08.


gravatar.comAutor: Ramón de la Rocha

Hola Juan, interesante entrada. No dejes de ver este vídeo de Emilio Calatayud, juez de menores de Granada:http://blogs.periodistadigital.com/electroduende.php/2007/09/19/emiliocalatayud_menores8794
Saludos,
Ramón

Fecha: 29/03/2009 14:51.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

El video que nos regala Ramón es impagable. Había oído hablar del juez Calatayud, pero no conocía su facilidad para expresar se sobre este complicado tema. Sólo puedo decir una cosa: esclarecedor. Ojalá que muchos implicados, políticos, jueces, médicos y profesores o maestros, tomen buena nota de su naturalidad y ganas de resolución.

Fecha: 29/03/2009 17:46.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris