Facebook Twitter Google +1     Admin

Zapatero tiene un Plan

20090402111540-20080204paro.jpg

Hace muchos años, décadas diría yo, el genial actor, desaparecido ya, Paco Martínez Soria, interpretaba una hilarante comedia titulada 'El abuelo tiene un plan'. Pues bien, a fecha de hoy, 2 de abril de 2009, desde la Moncloa han decidido hacer un remake de esa película. Zapatero tiene un Plan es el nombre utilizado para esta obra, que tiene mucho de drama, concretamente el que ya sufren 3.605.402 personas que se encuentran desempleadas en España y, como se suele decir, la cifra sigue subiendo. El mes de marzo concluyó con una escena espectacular por parte de este director de pacotilla y su ayudante Corbacho, a la sazón ministro del paro. Esa foto fija indica que hemos cerrado el primer trimestre del año con más de 123.000 puestos de trabajo liquidados. ¿Es o no es para que les den un Óscar a la pareja más chapucera? Y le entregaría el premio la señora Maravillas Rojo, secretaria de Estado para la destrucción de Empleo, que tiene a bien decir que la cifra registrada es la más baja en el último semestre. ¡Y se queda tan ancha la doña!

Pero, ya en serio. ¿De verdad se creen en el Gobierno de España que los ciudadanos somos tontos de capirote o qué? Fíjense que a últimos de 2008 o a principios del presente ejercicio, Zpinocho soltó en una de sus comparecencias públicas que a partir de marzo, con su famoso Plan E, empezaríamos a notar una reducción considerable del desempleo, dado que el dinero que percibirían los ayuntamientos para acometer una serie de obras serviría para contratar a personal. Y sí, parece que se ha reclutado a gente para ejecutar esos trabajos, pero no en la cantidad prevista, seguramente porque como dice la canción, 'No hay cama pa' tanta gente', es decir, no había tantas obras por hacer. Pero como siempre, viva la improvisación del señor Zparo y sus mariachis.

Lo que está claro, una vez más, es que este desgobierno de España sigue teniendo como libro de cabecera la política de gestos, de imágenes, pero no el de la efectividad. Lo del Plan E se puede traducir directamente como el Plan Embaucador, si es que a estas alturas alguien tiene fe en las palabras del presidente, cosa que dudo. Hace tiempo ponían en solfa desde el gabinete ZP que en esta nación se alcanzasen los tres millones de parados, después, una vez superado el guarismo, se aseguraba que nunca se llegaría a los cuatro y, a dos meses y medio para comenzar el verano, ni en el Ministerio del Desempleo pueden certificar que no se llegue ya a los cuatro millones. Miedo les da tener que formular esa temida cifra, pero tampoco se atreven a manejar el dato contrario. Dirán que ya han hecho bastante el canelo y el ridículo como para continuar por la misma senda.

En fin, de nuevo el drama se cierne sobre muchas familias porque, aparte de la situación desesperada que es encontrarse sin ocupación, muchos de estos parados empezarán a dejar de percibir la consabida prestación porque las ayudas son las que son y duran lo que duran. Y, por cierto, ¿dónde están metidos los sindicatos? Los prebostes de UGT, que se sepa, dándole cariño al presidente, empezando por Cándido Méndez, alias cuello cisne. Los de CC.OO, ni están, ni se les espera. Así nos va.

 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Si yo fuera sindicato ya habría montado una huelga general. No por estar en contra de las políticas del Gobierno o de los empresarios, no; simplemente por decir aquello de aquí estoy. Las críticas a las centrales, desde los apartados más reaccionarios, vienen por eso, por su inactividad. Como si ellos formaran parte de esos 3,6 millones de parados. Decididamente, en España las crisis se solucionan recortar derechos a los trabajadores y además con las expectativas de que no generarán empleo sino esclavitud. Si el mercado español es tan rígido y se despide de esta menera, cómo sería si hubiera flexibilidad. Para acabar un dato significativo y que los economistas no parecen tener en cuenta: en España se han destruido más de un millón trescientos mil puestos de trabajo y la incidencia en el PIB es irrisoria: no llega al 2%. El trabajo creará riqueza, pero da la impresión de que esos puestos destruidos generaban pobreza. Hay algo que falla. Por cierto, las cuentas del paro se hacen de distinta manera según el signo político. Hay quien anticipa ya 6 millones de desempleados. ¿Y la producción del país sigue tan tranquila? No se puede entender.

Fecha: 02/04/2009 18:47.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris