Facebook Twitter Google +1     Admin

Zampafotos

20090403110307-472750-2.jpg

El presidente del desgobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, vuelve a demostrar, una vez más, que su mandato sólo se basa en la imagen, en llenar su álbum de fotos con quien sea y como sea. El pasado fin de semana ya demostró su afán de protagonismo cuando, deprisa y corriendo, se marchó hasta Viña del Mar para hacerse el encontradizo con el vicepresidente de los Estados Unidos, el señor Joseph Biden, y retratarse delante de las cámaras. Quería explicarle lo de la metedura de pata de su ministra de Defensa con respecto a la salida de las tropas de Kosovo, pero en realidad lo que pretendía era salir en el Boletín Oficial del Estado, que es Televisión Española, y darnos a entender que España está en la Champions League de las relaciones internacionales. Sí, y dos piedras.

Es igual, como mucho caso no es que le hicieran en el país andino, Zpinocho, antes de la cumbre del G-20, grabó un vídeo en su despacho monclovita para, con lugares comunes y frases de catálogo de IKEA, soltar la mamarrachada de que este encuentro con el Dios Obama y demás líderes mundiales servirá para poner un punto de inflexión a esta crisis y empezar a remontar el vuelo. En España, amiguete, ya lo hemos demostrado, más de 123.000 desempleados en marzo y más de 3,6 millones en el cómputo global. Vamos de cráneo. Claro, que, posiblemente, tuvo que utilizar las nuevas tecnologías y plantarnos ese vídeo porque, a buen seguro, que el papel de ZP en esa cumbre londinense no habrá pasado de mero convidado de piedra, máxime tras el episodio de Kosovo.

Lo que queda claro, a día de hoy, es que España no puede seguir gobernándose a golpe de efectismo, de imágenes, de presencias como sean en los grandes foros internacionales, donde nos invitan a comer las sobras después de haber estado como mendigos a la puerta del convite. A lo sumo, como ha pasado con las dos últimas reuniones del G-20, nos han puesto en la mesa de invitados de segunda, pero sin derecho a prácticamente nada. Sólo de meros espectadores porque, no podía ser tampoco de otra manera, no cortamos nada en política exterior y mucho menos en economía mundial.

Nuestro país se merece una mejor consideración a nivel internacional, pero ahora mismo no podemos luchar por ella. Han sido muchos los despropósitos cometidos desde el 14 de marzo de 2004, muchas las puertas que nos hemos cerrado y tanto es así que en la Casa Blanca han pensado que es mejor ponerle a ZP la línea telefónica encriptada y así evitar tener que visitar la Moncloa.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

A los políticos españoles les gusta más una foto que a un tonto una tiza. Zparo no iba a ser la excepción. Me viene a la memoria determinado político, que hace fue delegado del Gobierno, que incluso ordenaba a la gente para la foto. Todo un mago de la imagen. Quizás sea una obsesión de los socialistas, eso de que cada vez que crean que han hecho algo, que se entere todo el mundo. Da igual si la decisión tomada es buena o mala. Lo trascendental es la foto. Parece una forma muy simplificada de aplicar una frase famosa de hace décadas: que se hable, aunque sea mal. El único impedimento es que los gobiernos y sus ministros no son folclóricas al uso. Ni mucho menos.

Fecha: 06/04/2009 11:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris