Facebook Twitter Google +1     Admin

La Cope y sus decisiones empresariales

20090408112243-1211197721-0.jpg

La Cadena Cope, al menos la parte que toca a sus máximos órganos de dirección, están a punto de cometer (si es que no lo han hecho ya) el mayor disparate de la historia empresarial que se haya podido presenciar en España en los últimos años. Al parecer, a cierta parte de la Conferencia Episcopal empieza a chirriarle el oído cada vez que tiene que escuchar a Federico Jiménez Losantos y también, aunque en menor medida, a su alter ego, César Vidal, quien dice las mismas cosas, pero en un tono más soterrado, más irónico e inteligente, es decir, menos radical. Uno, puede compartir que moleste el tono del periodista y comunicador turolense, pero lo curioso del caso es que Federico nunca ha variado su registro, siempre ha sido así y dudo mucho de que cambie sus formas y sus principios, sobre todo porque él no se alinea con una corriente, sino que tiene la suya propia, esa que le hizo mudar del comunismo hasta una postura más conservadora, pero sin perder su espíritu crítico.

Pues bien, esa manera de entender la actualidad no es bien vista por determinados elementos de la curia, supongo que apoyados por cierto sector del Partido Popular que está ahora sacando pecho por los resultados en Galicia y por el poder estratégico de los escaños en las Vascongadas. De hecho, don Alfonso Coronel de Palma no se ha andado con rodeos. Quiere fulminar a Losantos del horario matinal y, para matar dos pájaros de un tiro, le ofrece dos horas ex aqueo con César Vidal en horario nocturno o, lo que viene a ser lo mismo, una manera bastante diplomática de señalarle la puerta de salida. Empresarialmente, queridos lectores, es la medida más absurda y suicida que uno puede contemplar, sobre todo porque hablamos de un periodista, junto con su gran equipo, que factura el 75% de la publicidad de la cadena. Vamos, que se mire por donde se mire, es una postura que sólo puede implicar pérdidas, salvo que haya una inyección de dinero por detrás para, precisamente, conseguir ese objetivo de apartar de las ondas a esa voz crítica.

De todas maneras, aunque hubiese alguna compensación económica encubriera, nada puede compensar el chorreo de oyentes que dejarán de escuchar la Cope y que, en buena medida, uno que escribe desde Tenerife, afectará en mayor o menor medida al equipo de profesionales que hay en la isla, desde su director, José Carlos Marrero, hasta la responsable de informativos, Irene Rizo, Guillermo García, en deportes, o las todoterreno María Gorostiza, Melissa Torres, Mari Cruz Domínguez, Ligia Fernández y tantos y buenos trabajadores que desempeñan sus funciones en esa santa casa. Desde luego, en mi caso, nunca dejaré de escuchar a mis compañeros tinerfeños, al igual que hago con otras emisoras, pero que tengan claro en Madrid, aunque mi protesta sirva de poco, que la audiencia del programa matinal a nivel nacional contará con un oyente menos (y seguro que serán varios los que adopten la misma postura). Desgraciadamente, no es la primera vez que le sucede algo así a la Cope. Aún está fresco en la memoria el affaire con José María García, cuando éste fue nunguneado en diversas ocasiones y, cuando finalmente recibió una gran oferta para poder hacer información deportiva con plena libertad (aunque luego resultó una estafa de campeonato, ayyy esos amigos telefónicos) acabó por aceptarla. La Cope está a tiempo de rectificar y de no plegarse a otros oscuros intereses. Nunca mejor dicho, esperemos que Dios ilumine a quienes tengan que tomar las decisiones.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Lewis Rogers

La polvareda que ha levantado todo este asunto con dos de los profesionales estrella de la Cope no ha hecho más que comenzar. Parece evidente que la cadena de emisoras es algo más que una empresa, pues ninguna dejaría marchar (o quitar de su horario de máxima audiencia, que es lo mismo) a sus principales activos, que además son la mayoría de sus ingresos diarios. Si Federico y César optan por irse, que parece lo más seguro por ahora, la cadena va a sentir y mucho su ausencia, Lo unico que falta por saber es qué motivo induce a los 'empresarios' a tomar esta decisión tan absurda. Hay quien hace conjeturas y no muy desencaminadas.

Fecha: 09/04/2009 00:07.


Autor: Duporter Pakirrín

Vamos, que si hace algo el Gran Wyoming, está mal. Si lo hace Jiménez Losantos, ese facha retrógrado al que no nos importaría darle sepultura, se le permite todo porque sube la audencia y el dinero de la publicidad.
La doble vara de medir de los peperos...

Fecha: 10/04/2009 21:43.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris