Facebook Twitter Google +1     Admin

Extravagante Jackson

20090629112531-michaeljackson.jpg

Michael Jackson, el llamado pomposamente Rey del Pop, falleció el pasado jueves en Los Ángeles víctima, inicialmente, de un infarto. Sí, se marcha uno de los grandes del panorama musical internacional, pero en realidad me parece sorprendente como algunos medios acólitos comienzan a sufrir una verdadera desmemoria a la hora de poner sobre la mesa lo que ha sido la trayectoria del artista. Es gracioso que ahora, una vez muerto, se esté generando una imagen idílica del cantante, casi casi rozando lo canonizable, hablando de la mala infancia que tuvo, que si su padre pegaba a todos los hijos, etcétera. No dudo de la veracidad de estos aspectos, pero vamos, que el caballero tuvo tiempo más que suficiente para reconducir su vida y lo único que ha hecho, a mi entender, ha sido enlazar una extravagancia con otra.

Y miren, como señala en La Razón mi admirado Alfonso Ussia, a mí me la refanflinfa lo que me digan, pero estoy totalmente de acuerdo en que Michael Jackson ha sido uno de los racistas más activos que ha habido sobre la faz de la Tierra. Para empezar, ha sido racista consigo mismo al no aceptar su color de piel, someterse a multitud de cirugías para conseguir una especie de faz parecido a un café con mucha leche pasando por la tonalidad invisible con motitas. Dicen que murió arruinado y que por eso pretendía ofrecer 50 conciertos en Londres. Normal, su vida ha discurrido por la senda del despilfarro, de la extravagancia, de sospechas más que fundadas de pedofilia porque, digo yo, aunque salió absuelto de un juicio por esta acusación, sí que es cierto que esquivó los tentáculos legales hace muchos años al dar más de 20 millones de dólares a la familia de un menor para no tener que ir a declarar a los tribunales.

Artísticamente, la verdad sea dicha, vivió de las rentas de su etapa con los Jackson’s Five y sus primeros pinitos en solitario, pero pasada la década de los 80, sólo se dedicó a componer temas que no tuvieron enganche para el público y enseguida se tiró al mundo de la comodidad con los primeros discos de recopilaciones y de grandes éxitos. Su carácter, cada vez más huraño, lo fueron alejando del gran público y sólo los fans más exacerbados han seguido detrás del artista. Sí, su muerte es una conmoción pero, salvando las distancias, ha sido un deceso que se parece en el contexto con el de Elvis Presley. Ambos fueron personajes que, teniéndolo todo a su alcance, no supieron disfrutar del éxito y acabaron muriendo en extrañas circunstancias. Claro, que hay quien dice que Elvis vive y trabaja en un supermercado. Cualquier día algún iluminado afirma que Jackson también trabaja en ese mismo establecimiento.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Michael Jackson fue alguien único dentro de la música mundial. Eso no hay quien lo dude. Ahora bien sus últimos años han sido de retiro, quizás forzoso, por el tipo de vida que parecía llevar. Las últimas noticias hablan de que estaba enganchado a los analgésicos y, lo extraño, su familia ni siquiera se implicó en su existencia. Hasta 76 títulos suyos tuvieron resonancia mundial, sin olvidar que con Trhiller logró un récord que nadie podrá batir jamás, más de 100 millones de copias vendidas. Por ello es de justicia dividir la vida de Jackson en dos partes: una la del artista, inimitable y de gran éxito; dos, su vida personal, extraña, errática e incluso absurda para muchos de los que fuimos sus fans. Prefiero quedarme con su trabajo musical y de bailarín, el resto se lo dejo a los morbosos que suelen excarbar en la vida de los demás.

Fecha: 29/06/2009 16:19.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris