Facebook Twitter Google +1     Admin

Natalia volverá a ganar en buena lid

20090826135113-1251042274520nataliadn.jpg

España pudo venirse de los Mundiales de atletismo celebrados en Berlín con una segunda medalla de oro y con tres en el cómputo global merced al bronce de Jesús García Bragado en los 50 kilómetros marcha. Sin embargo, una torpe, a la par que arriesgada, acción de la mediofondista Natalia Rodríguez, nos privó de ese segundo metal de mayor graduación. La presea dorada, concedida en primer lugar, fue lógicamente retirada de la atleta española tras comprobarse que, entiendo que involuntariamente, había desplazado a una rival, Gelete Burka, y ésta cayó irremisiblemente al tartán. La decisión de los jueces, por tanto, tiene que quedar fuera de toda duda.
 
Evidentemente, una vez han pasado las horas, incluso un par de días, la reflexión y el enfriamiento de la cabeza hacen que no se vea con igual óptica por parte de todos los implicados la decisión de los jueces y la no aceptación del recurso presentado por la Federación Española de Atletismo. Aun reconociendo que pudo existir contacto (eso no lo niega ni Natalia Rodríguez), los defensores de la atleta catalana hablan y no paran de que Burka ya estaba totalmente agotada, que un simple soplido hubiese bastado para haber caído al suelo. Sí, pero hubo que tocarla, digo yo, de lo contrario igual no habría besado la superficie.
 
El problema, según se aprecia en el vídeo, es que Natalia Rodríguez trató (y de hecho lo hizo) de entrar por donde no había pista, quiso cortar por el punto más cercano, pero también el más complicado, y al final sucedió lo que tenía que suceder. Una lástima, sin duda, porque la española, independientemente de ese incidente, había sido la mejor de la carrera y lo demostró llegando, sin excesivos apuros, la primera a la línea de meta.
 
Ahora, como buenos quijotes que solemos ser los españoles, vemos fantasmas donde no los hay y conjeturamos como si no costara. Nos quejamos de que el público del estadio olímpico de Berlín se puso en pie a clamar contra la española, pero es que es normal, en una fracción de segundo se entiende que nuestra campeona empujó a Burka y eso va en contra del espíritu noble del deporte. Seguramente, de haber sido al revés, si nos tiran a nuestra atleta, habría que ver qué hubiesen dicho los medios y donde hubiésemos colocado a los responsables de la IAAF. En fin, Natalia tendrá muchas oportunidades para enmendar este error y colgarse muchas más medallas…sin necesidad de tener que rozarse con nadie.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Lewis Rogers

A estas alturas, estoy cansado de ver pruebas atléticas por televisión de medio fondo donde se aprecian codazos, empujones, patadas y demás. Rara vez un atleta es descalificado por esas acciones, que han terminado por ser algo cotidiano dentro de la competición. Sin embargo, a Natalia le tocó la china. El público alemán, siempre cortés con los deportistas, la tomó con ella e incluso llegó a abroncarla. Quizás fuera esa la razón de que el juez de carrera decidiera descalificarla, porque situaciones como la descrita se han visto en muchos grandes premios, mundiales, europeos y olimpiadas. Natalia Rodríguez demostró ser la mejor incluso con el percance, que le cortó el ritmo, y está claro que en un futuro inmediato demostrará que merecía la medalla de oro ganada en la pista y escamoteada en los despachos. Eso siempre y cuando le permitan competir, porque ya un meeting en Zurich le cerró las puertas sin pensárselo dos veces. La injusticia acarrea, casi siempre, más injusticia y con esta atleta menuda pero de puro nervio no se ha obrado bien. Incluso hasta habiéndose equivocado en ese trance puntual llamado accidente.

Fecha: 26/08/2009 14:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris