Facebook Twitter Google +1     Admin

Mociones de censura inoperantes

20090924115257-zerolo.jpg

El Puerto de la Cruz y Santa Cruz de Tenerife están bordeando la posibilidad de sufrir en las próximas fechas el mal de las mociones de censura. Y las tildo de mal porque, mis queridos amigos, a estas alturas de la legislatura, ya ha pasado sobradamente el ecuador de la misma, parece poco probable que se pueda revertir la situación de supuesta inestabilidad que aqueja a ambos consistorios, el portuense bajo los designios socialistas y el chicharrero, tras la ruptura del pacto con el Partido Popular, presidido y sólo presidido por Coalición Canaria. Si nos atenemos a la ley de plazos que hay que cumplir desde que se presenta la moción de censura, de debate y luego empiezan a tomar posesión de su cargo los concejales, estamos hablando, en el mejor de los casos, de unas semanas más de tiempo que transcurre en medio de la inacción más desesperante. Es más, cuando se quiera empezar a hacer algo por los ciudadanos ya casi nos situamos en el 2010, es decir poco menos de año y medio de tiempo para pensar en los administrados (y a ese período habrá que sustraerle luego los dos o tres meses que se dedican a preparar las elecciones municipales). Lo dicho, un auténtico dislate.

En el caso del Puerto de la Cruz, sinceramente, el PP está metiendo la pata hasta el corvejón y llegando a profundidades abisales. Vamos a ver, para que me entiendan, ¿creen que es lícito que ahora los consevadores vuelvan a apoyar a Marcos Brito (CC) después de que éste saliese poco menos que a trompadas (verbales, por supuesto) con Eva Navarro? En este punto tienen razón los socialistas cuando hablan de que el líder nacionalista local está consiguiendo desmantelar el Partido Popular. Desde luego, no sé qué pensarán los votantes conservadores de la ciudad turística, pero mucho me temo que al final, de cara a 2011, acabarán por quedarse en casa o dar su apoyo a otra fuerza. En gran medida, lo que está haciendo el PP en el Puerto de la Cruz me recuerda a la autodestrucción y flagelación de los populares en Cataluña, con cambios traumáticos de líder, con decenas de líos internos y, por supuesto, con una caída electoral cada vez mayor tras cada consulta en las urnas. Allá lo que decidan hacer los dirigentes peperos portuenses, pero en el caso de que apoyen la moción de censura para desbancar a la señora Padrón, entiendo que debería abrirse un período de depuración de responsabilidades porque en las siguientes elecciones, créanlo, igual no sacan ni medio concejal. Lo que sí que no alberga sombra de sospecha alguna es la intención de Brito de hacerse con el nicho de votos del PP y a fe que lo acabará consiguiendo.

Lo de Santa Cruz de Tenerife, en cambio, tiene tintes más surrealistas si cabe que los que pueden darse en el Puerto de la Cruz. Desde que el acuerdo de gobernabilidad CC-PP saltó por los aires, el alcalde, Miguel Zerolo, se las está viendo y deseando para poder sacar adelante determinados temas. Los seis concejales que presenta el grupo de Ángel Llanos, unidos a los de los otros partidos, han provocado una crisis en el Ayuntamiento capitalino de dimensiones colosales. Miren, por ejemplo, lo acontecido en el pleno del pasado viernes, cuando Coalición Canaria vio como se procedía a la aprobación del derribo del mamotreto de Las Teresitas y tres días después se conocía que el TSJC rechazaba el concurso de privatización de la empresa municipal de aguas, EMMASA. Sí, podemos hablar de una situación altamente delicada y que puede colocar a Zerolo contra la espada y la pared, sin poder sacar adelante ninguna propuesta. Pero aun así, lo que ya sería política ficción es que un acuerdo entre PP y PSOE acabase por darle la Alcaldía al líder de Ciudadanos, Guillermo Guigou. Es decir, que el antepenúltimo partido en número de representantes en la Casa de los Dragos tuviese en su mano (bueno, siempre con la anuencia y permiso de populares y socialistas) el destino municipal del último año y medio de mandato. Pero en política, desgraciadamente, suele ser tan normal que dos y dos sumen cuatro como que arrojen un saldo de 10 o de -5.

Me gustaría, qué duda cabe, que la normalidad imperase en ambos consistorios, que los concejales de todos los partidos se pusieran por montera el deber que el pueblo les otorgó en su momento, que es el de gobernar o controlar a la oposición. Tratar de asaltar el poder a poco más de año y medio, donde prácticamente no se podrá hacer nada, da la sensación de no tener el menor interés por resolver los problemas de los ciudadanos y, en cambio, sí que revela la ambición personal de unos líderes que, lo que no han conseguido por las urnas, lo intentan alcanzar a través de unos cauces legales, eso no lo niega nadie, pero difícilmente justificables desde un punto de vista moral. Pero allá cada quien con su conciencia y honradez política. Al final, que nadie se llame a engaño, serán los ciudadanos los que tengan la palabra en mayo de 2011.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

En el caso de los alcaldes debería ocurrir lo mismo que con los presidente de las Cámaras, que una vez puestos no hay quien los quite durante la legislatura. De esa forma nos evitaríamos que los concejales estuvieran más pensando en sus propios intereses que en los de sus representados. De igual manera se pensarían muy mucho a quien nombrar alcalde, porque no habría vuelta atrás. El espectáculo de Benidorm y otros más no habrían ocurrido jamás. Pero los políticos no atienden a razones y más si hay coche oficial de por medio. Lo casos que ha presentado el licenciado Velarde son ejemplos de la perversión democrática. Hoy estoy a bien contigo y te nombro alcalde, ahora no y por eso te echo del cargo. ¿Y los ciudadanos, los que pagan todo este juego y además a precio de oro? A esos que les zurzan, que bastante hicieron con dar su voto y abonar los impuestos con puntualidad germánica. El PP se metió en un jardín en el Puerto de la Cruz y no sabe cómo salir. En Santa Cruz nos encontramos con que uno de los partidos menos votados podría asumir la alcaldía. Ya ocurrió en Candelaria, por lo que no es nada nuevo, pero ¿es justo que uno de los partidos menos votados ostente la representación de todos los chicharreros. Vistas las situaciones, de cara a próximas elecciones, dan unas ganas de quedarse en casa y no votar...

Fecha: 24/09/2009 14:14.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris