Facebook Twitter Google +1     Admin

La casa de los líos

20091104133534-1211751803334genova13dn.jpg

Hace unos años, el genial actor asturiano Arturo Fernández nos deleitó varias temporadas en Antena 3 Televisión con La casa de los líos, una serie en la que, obviamente, todo acababa convirtiéndose en el enredo más hilarante. Sin embargo, lo que está sucediendo en las últimas semanas en el Partido Popular a nivel nacional, tiene mucho de casa de los líos, pero, desgraciadamente, muy poco de humorístico. La situación general en España está como está y la principal formación de la oposición se dedica a guerritas intestinas, a hacerse la zancadilla los unos a los otros y a estar aireando a los cuatro vientos las desavenencias existentes. Eso sí, de ocurrir esto en Ferraz, es decir, en el PSOE, entonces se hablaría de debate de ideas muy enriquecedor. Pero la verdad es que cuando en el seno de un partido se producen estas disensiones, ni intercambio de pareceres constructivo, ni nada. Esto es, verdaderamente, una auténtica vergüenza y sólo produce un rechazo ya no sólo entre los votantes, sino incluso dentro de los propios afiliados.

Evidentemente, cualquiera que conozca como funciona internamente cualquier partido político sabe a ciencia cierta que, aunque debe mantenerse una disciplina, los intentos de asalto al poder están a la orden del día. Siempre habrá quien tenga una ambición desmedida e intente estar incordiando diariamente. A veces, qué duda cabe, es bueno que una formación cuente con varios y grandes líderes, pero siempre y cuando se sepa acotar su parcela. El caso lo tenemos en Madrid con Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre. ¿Quién puede poner en solfa su capacidad de trabajo, de gestión? Nadie, pero tampoco es falso que a los ciudadanos les empìeza a incomodar esas peleas de patio de colegio sobre quién tiene el verdadero liderazgo en Madrid, no sólo municipio, sino también Comunidad. De acuerdo que somos bastantes los que apoyamos en esas lides a Aguirre, pero también debería de guardarse muy mucho la señora presidenta de la región a la hora de combatir en cualquier foro. Al final, no se llamen a engaño, las peleas fraticidas acaban dando más réditos a la oposición.

Sin embargo, ¿con qué autoridad moral se puede reclamar seriedad y altura de miras a unos dirigentes regionales y locales si quien tiene que cortar con todo esto, el presidente nacional, Mariano Rajoy, es incapaz de poner a cada quien en su sitio y, de propina, determinados miembros de la ejecutiva nacional pasan de ir a la reunión convocada? Lamentablemente, lo que le sucede al líder del PP a nivel estatal es que le pesan mucho las dos derrotas en las Generales y que sabe, defienda quien lo defienda, que su reelección en el congreso de Valencia del año 2008 estuvo trufado por la falta de una alternativa sólida. ¿La razón? Bien nadie quiso quemarse antes de tiempo, por si acaso, o bien porque se espera una caída de Rajoy por su propio peso (el político, claro). Lo que pasa es que tras las últimas victorias electorales, Galicia, Europeas y el pacto en el País Vasco, a alguno le ha entrado algo más que miedo y empiezan a producirse unos movimientos sísmicos de gran intensidad, más aún cuando se han visto las últimas encuestas electorales. Pero lo dicho, ni con buenas perspectivas demoscópicas el PP nacional deja de ser esa casa de los líos.

 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máxio Medina

En el Partido Popular lo único que ocurre es que ha resurgido la vieja batalla entre Gallardón y Esperanza Aguirre, Gurtel aparte, claro está. La presidenta de la Comunidad de Madrid es como una hormiguita, no para de hacer cosas, mientras que el insigne 'es bueno' se ha metido en un berenjenal de obras que tiene al consistorio de Madrid hundido en deudas multimillonarias. Gallardón es considerado como un hombre más bien de centro, mientras que Esperanza se alinea a la derecha de todas las derechas. En cierta medida, ambos se han postulado para sustituir a Rajoy, pero sin saber que el gallego no quiere dejar la presidencia del partido. Esas luchas intestinas en el único partido que podría ser alternativa de gobierno está cansando a militantes y simpatizantes del PP, pues se observa con temor que tanto tejemaneje se deba a que hay algún objetivo oculto que no adivinamos a ver. Vamos que hay algo más que el mero servicio público y eso empieza a ser ya grave. El interés de los dos políticos madrileños esconde mucho más que una rivalidad sana y competitiva. Por lo menos eso es lo que parece.

Fecha: 04/11/2009 15:41.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris