Facebook Twitter Google +1     Admin

Astracanada

20091106133618-2485744w.jpg

El secuestro del atunero vasco Alakrana se ha convertido, valga el juego de palabras (porque la situación no es divertida, precisamente) en una auténtica astracanada. El surrealismo de la situación lo hubiera podido firmar hasta el mismísimo Dalí. Nadie ofrece explicaciones convincentes, el Gobierno se ve desbordado y en medio de todo este marasmo, con unas familias desesperadas por la inexistencia de noticias, el juez Garzón que, cómo no, se ha convertido en una de las piezas claves para enmarañar el proceso de liberación de los marineros. Ahora no sólo hay que rescatar a los que están en la embarcación, sino a los tres que se han llevado a tierra firme y que servirán de moneda de intercambio con los dos piratas, piratines o piratillas que están en España y que han pasado en pocos días por más juzgados que los implicados en el Gürtel o la operación Pretoria.

Efectivamente, echarle la culpa al Ejecutivo de lo que ha sucedido resultaría demasiado simplista, sería reducir la cuestión tanto que, entonces, cualquier problema que tengan los españoles fuera de nuestra fronteras siempre sería por la inacción gubernamental y eso, obviamente, no es ni puede ser así. Es cierto que el gabinete de Zapatero ha estado trabajando para solventar este problema, que ya va camino de los dos meses, pero los resultados han sido infructuosos y encima, repito, superGarzón se metió por medio a complicar la resolución, pero siempre con el único objetivo de ser el máximo protagonista de la noticia. Los dos piratas somalíes que a día de hoy se encuentran en España ha supuesto una de las principales torpezas cometidas por este juez, sobre todo porque es de cajón que en Somalia, al menos dentro del clan de estos secuestradores de barcos, prefieren arriesgar a algunos de sus peones con tal de ganar la partida. Y en este caso, el supuesto jaque judicial se puede transformar en un mate para los intereses españoles. Lo dicho, una astracanada en toda regla.

Pero eso sí, tampoco podemos olvidarnos de un hecho vital para comprender el empeño de los asaltantes en no soltar su presa con tanta facilidad. Hace un año y medio, con el secuestro del Playa de Bakio, los piratas se llevaron una morterada de millones por la liberación de los tripulantes y eso, queramos o no, ha supuesto un aliciente más que suficiente para que cualquier somalí se aventure a la mar y se tope con el primer barco que pase por ahí y lo secuestre. En su momento, con el Playa de Bakio, las recomendaciones era no soltar dinero a espuertas, pero míster Moratinos se empeñó en que había que pagar la cifra que fuese menester y ahora, claro, los secuestradores del Alakrana piden el oro y el moro, que en términos globales se eleva a unos 30 millones de euros.

Por supuesto, que nadie piense mal, las vidas valen más que cualquier reserva mundial de oro sobre la faz del planeta, pero que, evidentemente, hay que fijarse en como han actuado otros países en situaciones similares. Miren, por ejemplo, como Francia ya no tendrá excesivos problemas a la hora de que sus marineros transiten o faenen por esta zona. En su  momento se pusieron los medios para que los trabajadores de estos barcos contasen con la protección necesaria. Sin embargo, en España, después de lo que pasó con el Playa de Bakio hemos seguido en las mismas, confiando únicamente en el azar. Así nos ha ido, así no va y así, si nadie le pone remedio, nos irá.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

España es diferente. Una vez más vuelve a cumplirse la frase que nació con el boom turístico. Si otros países han resuelto el problema de sus pesqueros con la presencia militar en esas aguas, el Gobierno de Zapatero ha decidido poner varios navíos, pero sin que intervengan en caso de asalto a alguno de nuestros pesqueros. Eso es como disparar con balas de fogueo. No pretendo ser agresivo, sino tener una defensa ante unos delincuentes, en este caso piratas, que tratan de apoderarse de los barcos españoles, con la única finalidad de pedir un rescate. Si las cosas se complican mucho, como ahora, no queda más remedio que actuar. Pero debe hacerse con contundencia para evitar que en un futuro se vuelva a repetir la situación. Si es cierto que una nave es suelo español, solo estamos defendiendo lo que es nuestro.

Fecha: 06/11/2009 16:02.


gravatar.comAutor: Lewis Rogers

Ahora resulta que barco ni siquiera está abanderado en España, sino en las islas Seychelles, por aquello de pagar menos impuestos, porque es un paraíso fiscal. Eso sí, en caso de problema tenemos que salir todos a un rescate. Si hay todos esos problemas en esa zona, por qué siguen pescando ahí. ¿No se dan cuenta de que cualquier rescate es superior a la pesca que se pueda hacer? Hay cosas difíciles de entender y que no me salgan con eso de que es un lugar único en el mundo.

Fecha: 09/11/2009 14:45.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris