Facebook Twitter Google +1     Admin

Tenemos que volcarnos con Haití

20100116011920-0000172003.jpg

La Naturaleza ha vuelto a golpear con especial virulencia en una de las naciones más pobres de nuestro planeta, Haití. Ha bastado un terremoto de cierta intensidad, algo más de siete puntos en la Escala Ritcher, para que más de 100.000 personas hayan muerto, aún exista un número indeterminado de desaparecidas, así como aquellas que se han quedado sin nada y que ven con desesperación que tendrán que empezar de cero. Al menos, mientras hayan podido comprobar que sus familiares y seres queridos están bien, siempre lo económico, lo material, se puede reponer con mayor facilidad. Las pérdidas humanas, irremediablemente, no hay que las devuelva a la vida.

Lo cierto es que la solidaridad de los países del llamado Primer Mundo se ha hecho notar desde que se tuvo constancia de las primeras noticias de esta tragedia que tantas vidas se ha llevado por delante y en tan solo cuestión de minutos. Sólo hay que ver la ínfima calidad de determinadas construcciones, así como del hacinamiento de muchas viviendas para entender que era casi un milagro esperar otra cosa. Por desgracia, y Haití no es el primer caso, siempre los países más pobres están expuestos a esta clase de situaciones y es ahora únicamente cuando todos nos ponemos como cosacos a intentar colaborar para que la situación de normalidad llegue a Haití o a cualquier otra nación en la mayor brevedad posible.

Sin embargo, cuestiono yo, ¿no sería mejor que todas estas ayudas que ahora tienen que darse para la reconstrucción de todo un país se concediesen a priori, es decir, tratando de poder mejorar las condiciones en las que viven la gran mayoría de los habitantes haitianos, aunque luego hubiera que reformar los daños causados por el terremoto? Evidentemente, estamos hablando de una zona relativamente propicia a la hora de hablar de generación de seísmos, pero no lo es menos Japón y allí, a pesar de tener temblores de una magnitud similar, los avances arquitectónicos han dado con la clave para evitar los daños mayores. Digo yo que esas mismas técnicas deberían implantarse en esos otros lugares con riesgo de terremotos y así, al menos, evitar los daños materiales y, lo más importante, que se produzcan muchas pérdidas humanas.

Pero bueno, imagino que el espíritu solidario nos durará lo que un caramelo a la puerta de un colegio y luego, inevitablemente, nos olvidaremos de Haití, al igual que ha pasado con otras grandes catástrofes. Eso sí, a veces también no es una cuestión de egoísmo personal o de frialdad ante los hechos, pero es que también tenemos que se conscientes de que algunos se aprovechan de los males ajenos para intentar sacar tajada en su propio beneficio. Sinceramente, aunque yo daré lo que buenamente pueda para echar una mano, poner ese pequeño granito de arena, no dejo de pensar si realmente el dinero que aportamos llega en verdad a las manos y a las bocas que lo necesitan.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Miguel Torrentó

La verdad es que la pobreza y desgracias de esta gente no tiene fin. A lo largo de los años, que yo recuerde, nunca he oído nada bueno de este pequeño país. Y digo yo... desde la buena fe e ignorancia, ¿no sería mejor que los mandatarios de este país decidieran unirse a otro más rico para acabar de una vez por todas con la miseria de su pueblo? Porque las ayudas están muy bien, pero eso siempre ha sido pan para hoy y hambre para mañana.

Fecha: 16/01/2010 11:36.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

Por supuesto que Haití necesita la solidaria de toda la comuniad internacional, pero es que este pequeño pero simpático país no sale de una para meterse en otra. Justo al lado tiene a la República Dominicana (en la misma isla), pero los choques de las capas tectónicas se los llevan ellos. Un terremoto 7 en la escala de Richter no es ninguna tontería y teniendo en cuenta cómo viven los haitianos es hasta lógico el destrozo causado por el seísmo. Estoy de acuerdo con Torrentó en que lo importante ahora es la ayuda inmediata, pero alguien debería encauzarles por una senda menos peligrosa y más esperanzadora. El problema es que Haití tiene muy poco, por no decir nada, y las grandes potencias no ven en la isla el negocio que advierten en otros países emergentes. Si a ello unimos la posibilidad real de terremoto, las inversiones son complicadas en ese lugar del planeta. Otra cosa bien distintas son las miserias del pueblo, pues su sistema político tampoco es que sea como para tirar cohetes. Cuando todo esto pase, Haití seguirá ahí. Quizás incluso la tengamos en cuenta algo más de timpo por el devastador impacto sufrido, pero en unos años, quizás sólo meses, todo quedará en el olvido. La conciencia internacional está para otras cosas.

Fecha: 16/01/2010 17:10.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris