Facebook Twitter Google +1     Admin

En defensa de los toros y de la españolidad

20100306000633-corrida.jpg

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha decidido que los toros, las corridas propiamente dichas, sean patrimonio cultural e insta a que el Estado adopte una postura similar, algo a lo que ya se ha adherido, por ejemplo, la Comunidad Valenciana. Esta iniciativa viene a contrarrestar la posible medida que adopte el Gobierno de la Generalitat catalana con respecto a una prohibición de las corridas en su territorio, a pesar de existir una presión muy en contra de los propios catalanes. Pero, evidentemente, las motivaciones que le mueven al tripartito no son otras que la de exterminar un símbolo más de lo que ellos consideran una rancia herencia del españolismo más profundo. A ellos, sinceramente, el maltrato al animal se las trae al pairo, pero como ven que la llamada Fiesta Nacional ha calado muy hondo en los ciudadanos de su autonomía, entonces el objetivo es erradicar la misma y por eso no han dudado en tupir el Parlamento de firmas para que se debata y se produzca la abolición de las corridas de toros, pero no por la supervivencia del toro de lidia, sino porque no quieren nada que recuerde a la idea de España.

Sin embargo, ya que nos ponemos manos a la obra a la hora de prohibir las corridas de toros, tengo que decir que, sacada del contexto en el que se ha planteado la propuesta catalana, es decir esa prohibición per se, me parece magnífico que por fin se empiece a tomar conciencia de que los animales no son un producto, un juguete con el que público y toreros se divierten un rato hasta llegar a la mismísima muerte. Miremos el ejemplo de nuestros vecinos los portugueses, ellos no dan muerte al animal, sino que lo torean, pueden lucir perfectamente todas las suertes de la lidia, pero luego el morlaco es devuelto a la dehesa. De hecho, son muchos los toreros lusos los que tienen que hacer carrera en España para poder dar muerte al toro, dado que la legislación de su país es estricta en ese aspecto.

Por eso, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ya que el Parlamento catalán parece decidido a prohibir las corridas, aunque reitero que a los diputados de esa comunidad les mueven otros factores de corte político, sería interesante que los mismos grupos que han conseguido introducir esa propuesta en la Cámara catalana lo han también en el resto de autonomías donde también están permitidas estas sangrientas corridas o, más fácil aún, que luchen por obtener medio millón de firmas y que en modo de Iniciativa Legislativa Popular, artículo 87 de la Constitución Española, puedan meter la propuesta en el Congreso de los Diputados para que sea debatida.

Repito, eso sí, que la propuesta catalana lleva otros condicionantes bastante políticos, muy antiespañoles, pero sí que es verdad que los toros de lidia son la auténtica víctima, que es un espectáculo que, por mucho que se le quiera llamar arte, no deja de ser una verdadera salvajada. Por eso, y aunque suene crudo decirlo, la muerte en el ruedo de un torero, sinceramente, me deja frío, llámese Paquirri o cualquiera otro que hubiese perecido. Al fin y al cabo, el toro no hace más que defender con pezuñas y cuernos la escasa vida con la que ya salta al coso.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Gema

hola Juan! Pues mira, hoy coincido con lo que expones en tu blog! ves? la difernecias politicas no siempre son tan difernetes.....saludos!!!

Fecha: 05/03/2010 23:58.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

Los toros eran, han sido y serán un espectáculo y desde esa óptica es desde la única que se puede mirar. Cuando torero y toro están de igual a igual nos encontramos, dicen los entendidos, ante una obra de arte, donde el hombre trata de doblegar la bravura del astado, poco menos que educándole a ir donde esté la muleta. También es cierto que las corridas han tenido detractores desde tiempos inmemoriales, pero también enamorados que supieron ver en la fiesta lo que el neófito jamás podrá observar sin una información previa de por qué se hacen las cosas de una manera y no de otra. Y todo esto cuando en Canarias estos acontecimientos están prohibidos desde hace más de una década. Los expertos del torero, vía televisión, explican todos los pasos de la lidia de tal manera que aquello parece tener su razón de ser. Para concluir, indicar que un toro que ha sido lidiado en una plaza se convierte en un animal muy peligroso si no muere, porque posteriormente ya no va al trapo rojo, sino al bulto, porque lo recuerda todo y ya no hay engaño posible, aún sí algunos son indultados para que se conviertan en sementales. Asimismo, la casta de toros de lidia sólo existe para que formen parte del espectáculo taurino, pues en caso contrario esa raza no sería necesaria, porque es inferior en calidad de carne y otros derivados en la industria. Pese a lo expuesto, no me gustan los toros lo más mínimo. Eso de que un hombre y su cuadrilla se jueguen la vida para dar espectáculo no me parece nada constructivo. Y si la raza taurina de toros tiene que desaparecer...

Fecha: 06/03/2010 19:27.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris