Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Crisis en Grecia? Pues ya verán en España

20100416000158-euro.jpg

Pintan mal las cosas para España en materia económica, pero ya no sólo en relación a un problema interno, con alrededor de cinco millones de desempleados, y subiendo, creación y destrucción de empresas con la misma facilidad que se chasquean los dedos o el incremento lógico de las peticiones de ayudas sociales para poder llevarse, más que sea, un mendrugo de pan a la boca. No, esto, con ser ya un escenario horrendo, no es nada comparado con lo que, en petit comité, se está manejando en el seno de la Unión Europea. Al parecer, circulan unas encuestas internas sobre el estado de la economía de cada uno de los estados miembros y, asombrosamente (o no) las alarmas se disparan cuando se refieren a España. Miren que Grecia está mal, en una situación de coma financiero sostenido, pero es que la herencia que está legando José Luis Rodríguez Zapatero ya ha traspasado fronteras y hay quienes mantienen que como nuestro país caiga a los niveles de los helenos, lamentablemente, no va a haber remedio que nos saque del atolladero.

 

Cierto es que a veces desde Bruselas, Estrasburgo o Luxemburgo las cosas no se analizan a detalle, sino que se ven en un contexto más general y, por ejemplo, en 1995 España no cumplía ni uno de los requisitos para estar en la Europa del euro. Bien es verdad que en 1998 no sólo se nos aceptó en ese inicialmente selecto club, sino que además nos dieron pase VIP para ir directamente a la clase oro, lejos del vagón de tercera categoría o de segunda donde inicialmente estábamos destinados a viajar. Ahora bien, tampoco es falso que hubo un cambio de Gobierno y pasamos del socialismo de la corrupción y el derroche a la gestión de los conservadores, a quienes hay que atribuirles todo el mérito de habernos puesto a nivel de Alemania, Francia o Italia.

 

Ahora, 15 años después, nos encontramos frente una tesitura de semejantes características, con un Ejecutivo socialista que se ha mostrado incapaz de frenar la sangría del paro, que se ve desbordado a la hora de tramitar las ayudas sociales (las anuncia, pero luego no hay ficha financiera, como el cheque-bebe o los famosos 400 euros) y que se ha convertido en el hazmerreír del resto de socios europeos. Insisto, la preocupación por España existe y se teme muy mucho que en cualquier momento esto estalle por los aires y dejemos en un juego de niños lo que ha acontecido, por ejemplo, en Grecia. Desde luego, esta especie de presidencia parcial de España al frente de la UE está discurriendo con mucha pena y sin ninguna gloria. ZP trató de convertir este semestre en una especie de plebiscito virtual para demostrar al resto de la Unión que es un dirigente capaz de manejar los hilos de los 27, pero viendo el desbarajuste diario de su casa, en Europa le dijeron que nada de mangonear más allá de los Pirineos. Lo peor es que, seguramente, tenga que ser la propia UE la que, de seguir así, tenga que rescatarnos de los desatinos de Míster Bean (digo de ZP).

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

'Deuda'

Éste es un asunto complejo y que merecería varios folios para explicarlo todo, pero intentaré sintetizar. La clave de lo que pasa en Europa y en el resto del mundo es la deuda que ha tenido que emitir cada país para poder salvar una crisis que no han creado los Estados pero que sí han permitido. En el caso de Grecia, la cantidad es tal que los bancos creen que no podrá hacerla efectiva en los plazos establecidos y ahí entran en juego los especuladores, que en vez de ayudar, engorronan aún más toda la situación con rumores de todo tipo, para sacar beneficios al comprarla a un interés más alto de lo habitual. Cuando alguien le presta dinero a otro sólo lo hace por confianza y es justo lo que la mayoría no tiene con Grecia. Cuando a España intentaron hacerle lo mismo, el Gobierno echó mano de la historia y explicó con claridad un dato esencial: ¿cuándo ha dejado España (con los gobiernos que sea porque quien se la juega es el país) de pagar sus deudas? Ciertamente, nunca; ha cumplido en todas las tesituras en las que se ha encontrado en los últimos tiempos, sobre todo desde que somos una aldea global. Países como Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica.. deben mucho más que España, pero nadie duda de que pagarán. Casos aparte son Estados Unidos e Islandia, que amasan deudas increíbles; en el caso del primero no hay problema porque tiran de la máquina de hacer dinero y no tienen el menor inconveniente, pero en el caso de la isla nórdica es muy distinto, porque no tienen con qué hacer frente a todo lo que deben. Italia, Portugal e Irlanda también acumulan deudas importantes y al unirlas a España y Grecia nos encontramos con la Europa de dos velocidades. Una rica, la del Norte, y otra pobre, la del Sur. Otra historia son los organismos supranacionales (FMI, OCDE, BM, etc.) que se encargan con la periodicidad germánica de indicar a los países pobres lo que tienen que hacer, pero jamás se dirigirán a los ricos, porque los mandarían a tomar viento fresco. Acabo, en España el único problema grave que hay, a nivel macroeconómico, es el desempleo, más que nada porque las empresas, en especial las grandes, han optado por eliminar personal para mantener los beneficios; eso sí, porque se lo permiten hacer, cosa que en otros países de nuestro entorno no está tolerado. En el resto, España está por encima o cerca del aprobado.

Fecha: 16/04/2010 15:24.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris