Facebook Twitter Google +1     Admin

Tomadura de pelo parlamentaria

20100420005950-450-parlamento.jpg

Los diputados del Parlamento de Canarias, al menos aquellos que suelen jugar a firmar el parte de asistencia y luego mandarse a mudar, han vuelto a demostrar que les importa muy poco (o nada) el deber y la obligación de servicio público al que se comprometieron cuando, por la vía de las urnas, fueron elegidos para desempeñar la labor de representación del pueblo canario. Sí, vale, puedo comprender que escuchar los plúmbeos argumentos de José Miguel González supone poner a prueba la paciencia más férrea, pero miren ustedes, a estos señores se les eligió por un proceso democrático, se llevan un excelente sueldo a final de mes y, por tanto, su deber es permanecer en el escaño durante las sesiones plenarias o las comisiones. Pero no, al parecer el truco radica en hacer como que van al hemiciclo y luego, sorprendentemente, cuando uno asiste al desarrollo del pleno, más de uno ha desaparecido de su sillón y, en el mejor de los casos, se hallan en sus despachos tramitando no sé qué asuntos. A otros, increíblemente, los podemos encontrar de compras en alguna conocida tienda o centro comercial. Total, arguyen, si no hay nada que votar, pues no vamos a estar recibiendo contaminación acústica en el salón cameral.

 

Fíjense que hasta el propio Antonio Castro, presidente del Parlamento de Canarias, tuvo que recordar a sus señorías el deber que tienen con la ciudadanía, que no se puede ofrecer esa estampa de un vacío casi sepulcral, que sólo son 60 los afortunados en todo el Archipiélago que pueden acceder a la representación autonómica, que los señores Santiago Pérez, Manuel Fernández o José Miguel Barragán, por ejemplo, no están ahí por su cara bonita, sino porque miles de personas decidieron dar su voto a la formación a la que representan y, por ende, deben devolver la confianza depositada en ellos. Sin embargo, eso parece que se las trae al pairo y día sí y día también nos encontramos con un hemiciclo desierto, con sólo los miembros de la Mesa, los portavoces de los grupos y, con un poco de suerte, alguno de los miembros del Gobierno.

 

Por supuesto, no estamos hablando de un mal endémico del Archipiélago. Esto lo hemos visto a nivel del Congreso de los Diputados y en otras asambleas legislativas autonómicas y supone exactamente la misma vergüenza y produce bochorno. Lo malo de todo es que quienes tienen que ponerse colorados, esos representantes de la soberanía nacional o autonómica, no sólo no se arrepienten de esos escaqueos constantes, sino que además se muestran orgullosos de acudir únicamente a las sesiones para darle al botón del sí, de no o la abstención. Para estos menesteres tan poco edificantes, sinceramente, mejor que se reduzca toda la clase parlamentaria a los cabezas de partido y que se les otorgue un voto ponderado en relación a los votos obtenidos en las urnas. De paso, nos ahorraríamos unas buenas pelas.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Normal que ocurra en el parlamento de Canarias y en cualquier otro, ya sea autonómico o central. No tienen a nadie que les obligue a ir a las sesiones (como un jefe de Recursos Humanos) y hacen lo que más les conviene, que no es representarnos en el hemiciclo. Sin embargo, para votar una aumento de sueldos o de otro tipo de emolumentos allí sí que están todos, pero de resto pasan por ser los trabajadores menos productivos del país, ahora que vuelve a estar de moda todo el rollo ése de la competitividad. Claro que los parlamentarios no tienen que competir con nadie, que si no... Por respeto a los votos que recibieron en las urnas deberían estar en sus escaños fijos, pero el absentismo es una muestra más de que les importan tanto la política como a muchos ciuadanos, que sólo ven en los gobernantes a los individuos que tratarán de fastidiarnos con más esfuerzos económicos.

Fecha: 20/04/2010 14:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris