Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Dónde están los sindicatos?

20100501005716-diaz-ferran-mendez-toxo.jpg

¿Dónde celebrarán los sindicatos el 1 de mayo, Día del Trabajo (o del paro)? ¿Se irán en manifestación frente al Palacio de la Moncloa o, por el contrario, se desplazarán ante la Audiencia Nacional o el Tribunal Supremo para apoyar al juez Garzón y velar por su empleo en la carrera judicial? Mucho me temo, claramente, que será más lo segundo que lo primero. Es más, puedo constatar que ninguna de las dos subvencionadas y adocenadas plataformas sindicales de mayor relevancia en España, UGT y CCOO, tendrá por norma criticar lo más mínimo al Gobierno de Zapatero. Los casi 5 millones de desempleados que hay, siempre según datos oficiales y cocinados convenientemente para que no trascienda la verdadera cantidad, que sobrepasa esos cinco, no merecen ni la más mínima atención por parte de los Méndez y Toxo, sino que ellos, sin disimulo alguno, lo centran todo en una mera cuestión de mala gestión autonómica; eso sí, siempre y cuando sea una comunidad no gobernada por el PSOE, que si no las perritas gubernamentales corren peligro.

 

Realmente, con cuestiones de este calado, uno piensa si ya ha llegado la hora de que acabemos con determinados sindicatos. Estas dos asociaciones no sólo han demostrado que son inútiles de naturaleza, sino que además parecen haberse aliado con ZParo y el impresentable de Gerardo Díaz Ferrán, a la sazón aún presidente de los empresarios, para mirar hacia otro lado cada vez que se destruyen diariamente miles de empleos o que las empresas del líder de la CEOE resulten más turbias que una convención del hampa. Vamos, que hasta gente como el Dioni, aquel del ojo con estrabismo, pero con mejor vista que Federópticos a la hora de levantarse en peso los millones de una empresa de seguridad, serían más fiables a la hora de crear riqueza o, cuando menos, de evitar que siga aumentando la lista del paro.

 

Aquí, desgraciadamente, la situación no tiene visos de arreglarse hasta que, no sólo ya que cambie el signo político de este país, sino que en UGT y CCOO, los afiliados a esas centrales, en un ejercicio de democracia interna, le den el finiquito a sus secretarios generales y empiecen a tener unos representantes en condiciones, que sepan hacer acción sindical en condiciones, que se quiten de encima el velo del sesgo político porque, ha quedado fehacientemente constatado, con la derecha de Aznar, los trabajadores disfrutaron de una mayor protección (aunque el decretazo sí que hubiese sido una metedura de pata, aunque finalmente y sabiamente corregida), cosa que con el PSOE sucede todo lo contrario, el partido que más apuesta por las políticas sociales es el que, curiosamente, menos protege a los empleados, con la pornográfica connivencia de unos sindicatos que sólo velan por un empleo…el de Garzón.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Resulta duro decirlo, mejor escribirlo, pero es cierto: los sindicatos representan a los trabajadores de este país, pero no a los parados, que desgraciadamente, se han quedado sin empleo, salvo que sean afiliados a las centrales sindicales. La comparación es obvia, aunque difícil: un señor es comité de empresa en una compañía y representa a todos los trabajadores de esa empresa; uno de los trabajadores es despedido o no se le renueva el contraro, es decir deja de pertenecer a la empresa y ¿sigue siendo representado por el comité de empresa antes citado? La respuesta es no. De ahí que los sindicatos quizá se solidaricen con los parados, pero no les representan. Puede que otros piensen que sí, pero como si el presidente del Gobierno siguiera representando a los españoles cuando ha dejado de ser el líder del Ejecutivo. Por otro lado, las centrales criticarán al Gobierno cuando realice leyes que vayan contra los trabajadores y hasta ahora no lo han hecho, pero eso sólo quiere decir que apoyarán al Ejecutivo mientras ellos no paguen el pato. Si estamos como estamos, con trabajo precario si es que lo hay, con tentaciones claras de abaratar el despido, de despojar a los obreros de los poco derechos que les quedan, si encima acabamos con los sindicatos, los únicos, para bien o para mal, más para mal, que los pueden defender, apaga y vámonos. No he oído nunca a nadie copiar el sistema americano en este aspecto. Sindicalismo obligatorio para poder trabajar en muchos sectores y nada de que el Gobierno les subvencione, como la patronal, para sobrevivir. Entonces sí que cambiarían las cosas, porque los sindicatos serían también patronales y con la misma fuerza o más. Pero Europa es diferente, en especial en este último capítulo. Los yanquis no son tontos y los sindicalistas, menos todavía.

Fecha: 03/05/2010 00:42.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris