Facebook Twitter Google +1     Admin

Avitaminosis comercial

20100921130320-callecastillo.jpg

Nos han engañado o, por lo menos, han intentado estafar con sus argumentos de medio pelo a los ciudadanos santacruceros. Las organizaciones de los pequeños y medianos comerciantes siempre han defendido la cerrazón a cal y canto de los establecimientos durante los festivos, incluso luchando por un horario partido. Han querido imponer responsables como Luis de Miguel, de Fedeco, el menú comunista de café para todos, que el grande no pudiera jeringarle económicamente el descanso al pequeño y así ha sido hasta la fecha.

Nos han vendido estos personajes que los habitantes de Santa Cruz de Tenerife no teníamos ganas de perder un fin de semana en centros comerciales, que aquí, a pesar de la directiva Bolkstein, se seguiría chapando todo (aunque con cierta manga ancha para los pequeños locales). El concepto liberal que aplican otras naciones como Estados Unidos, con recintos abiertos las 24 horas del día, sería incomprensible para señores como De Miguel, con unas miras más estrechas que la carretera de El Bailadero a Chamorga.

Es cierto, aquí nunca se han planteado un abierto hasta el amanecer y hasta el infinito, pero sí una mayor flexibilidad con aquellas personas que no disponen del tiempo necesario durante la semana. Los estudios lo demuestran. Permita usted la apertura de todos los locales comerciales de la ciudad y ya verá que el llenazo está asegurado. Madrid ya lleva un tiempo con esta medida en su núcleo histórico y nadie renuncia a la tentación de darse un garbeo. Bares y cafeterías están encantados de ese ir y venir de gente que, al final, acaba entrando a consumir.

Aquí, sin embargo, van con el argumento falso y mentiroso de que una medida así obligaría a los pequeños comercios, a esos establecimientos regentados por la propia familia, a no tener un solo día de descanso. Eso no es así. A nadie se le obliga a aperturar su negocio, lo que pasa es que quieren descansar y que la competencia, el Corte Inglés, el Saturn o el Carrefour de turno no hagan caja y eso es retrotraernos a tiempos inmemoriales.

La capital de la isla no puede dar la espalda de esta manera a su gente, pero tampoco a los turistas. Aquí han llegado 15.000 cruceristas un domingo y han visto con espanto como Santa Cruz de Tenerife era una especie de cementerio. Nada abierto. Eso sí, a 35 kilómetros, en el Puerto de la Cruz, los comerciantes de esa zona poniéndose las botas.

Por eso, medidas como la puesta en marcha por el consistorio, el Santa Cruz Sal2, celebrada el pasado sábado, no deja de ser una medida que tiene el mismo poder nutritivo de una papilla. La avitaminosis del comercio chicharrero es de tal envergadura que hacen faltan más iniciativas de este calado y, dicho sea de paso, que se aplique la ley Bolkstein en toda su amplitud. Se beneficiarían grandes y pequeños.

Hoy, no sólo se quiere evitar que el grande presente una facturación de lujo los domingos, sino que encima, en esa lucha empecinada por ponerle trabas al grande, los pequeños están cayendo como chinches y se cuentan a docenas los comercios que cada mes han cerrado en la capital.

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Tarde o temprano llegará, pero la insistencia (digna de mejores causas) en medidas antieconómicas acaba por caerse por sí sola. Si llegan 15.000 cruceristas y usted está en su comercio esperándolos con los brazos abiertos y llegan el revuelven todo el comercio y la venta luego ha sido nula, el siguiente fin de semana ¿abriría usted a sabiendas de que no va sacar ni para los gastos? ¿O es que alguien se piensa que la gente trabaja por amor al arte? En el comercio está todo inventado y si lo que pretende alguien es cargarse el pequeño y mediano comercio, simplemente con dar permiso a las grandes superficies de que abran cuando quieran lo conseguirán, que luego ellas mismas se autorregularán porque verán que los domingos no van a sus centros ni el gato. También hay quien se piensa que el comercio es un servicio publico, y no, la verdad es que es un negocio. Por cierto, don Juan, no se cierra para que no hagan caja, se hace porque es una ley. Si quiere usted cambiar la ley, hágalo, pero con el bajón de consumo actual sorprende que se pidan más horas y días de trabajo a un comercio que cada vez está peor. Se me acaba de ocurrir una gran idea: cuando ayuntamientos, cabildos, gobierno autónomo y Congreso y Senado trabajen en domingo, que también lo haga el resto. Por cierto, ¿por qué los bancos y cajas de ahorros no abren sábados y domingos? Seguramente porque son los reyes del mambo. O deberían...

Fecha: 21/09/2010 15:05.


gravatar.comAutor: eugenia

SI TODA LA ENERGIA Q GASTAN EN QUEJARSE LA USARAN PARA TENER IDEAS Y NUEVAS INICIATIVAS , LES IRIA MUCHO MEJOR. LOS NEGOCIOS DE SANTA CRUZ ESTÁN OBSOLETOS DE ASPECTO ,SIN ATRACTIVO.O TRABAJO EN 1 CENTRO COMERCIAL ME GUSTA COMPRAR EN SANTA CRUZ , PERO ME ES IMPOSIBLE. CUANDO TENGO TIEMPO ESTÁ CERRADO O NO TENGO DONDE APARCAR. TODOS LOS MESES ABREN NEGOCIOS CHINOS, ES Q A ELLOS NO LES COBRAN ALQUILERES?? O LES GUSTA TRABAJAR SIN GANANCIAS??? ESO SI , ESTAN ABIERTOS A CUALQUIER HORA.

Fecha: 22/09/2010 08:39.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris