Facebook Twitter Google +1     Admin

Astracanada y ciudadanía adormilada

20101222002845-portada-no-pgo.jpg

Lo han conseguido. Sí señor, los políticos de Santa Cruz de Tenerife han logrado que los ciudadanos, que los vecinos de la capital tinerfeña pasen tres kilos de los problemas, incluso aquellos que les afectan como puede ser, por caso, que su vivienda quede fuera de ordenación con la aprobación del nuevo Plan General. La astracanada que se ha vivido en la mañana del martes en el salón de plenos tuvo su continuidad en los exteriores de la Casa de los Dragos. Si dentro no hubo unanimidad (aunque sí mayoría, que parece lo mismo, pero no lo es) para seguir adelante con la aprobación del PGO, fuera las cosas eran como una película de Buñuel. Unos hablando de que esto no pasaría en Cuba o que también de que la culpa era de que Canarias no tenía la independencia de España (y no estaba por allí Don Pepito, el de El Día).

Y claro, cuando nuestros representantes se enredan en tecnicismos que, dicho sea de paso, ni ellos mismos entienden, porque se trata de informes que les elaboran y les dan masticados sus asesores, y los que están extramuros del Ayuntamiento confunden el culo con las témporas, pues al final acaba pasando lo que nadie desearía, que el avance de un documento tan trascendental como es el Plan General de Ordenación sigue su curso sin que haya habido tiempo suficiente para ser revisado tras los múltiples reparos del Gobierno canario.

Pero, miren ustedes, a mí lo que verdaderamente me preocupa es que los ciudadanos no estén pendientes de este tema. No digo yo que en la mañana de martes 21 de diciembre hubiesen tenido que estar los 100.000 afectados, pero es que apenas se alcanzaba la cifra de 200, sin contásemos entre ellos a dos caniches, algún bebé y agregados que pasaban por ahí pensando que en cualquier momento iban a repartir croquetas.

Luego, escarbas un poco en el tema y te das cuenta de que la lucha contra el PGO la ha asumido como propia el Centro de la Cultura Popular Canaria, con su altavoz mediático, Radio San Borondón, y sus soflamas entre lo independentista y lo comunista. Y, digo yo, ¿qué demontres tiene que ver eso con las viviendas fuera de ordenación? Eso, en buena lógica, se llama desviar el mensaje de forma bastante torticera, no sé si hecho a propósito o es que los encargados de esta especie de estrategia del caracol no son más torpes porque no se entrenan.

Al final, toda la seriedad que le reviste a su trabajo en los juzgados el abogado Felipe Campos para intentar que ese documento del PGO se elabore como Dios manda se queda diluido ante actitudes tan indecorosas como la de la ‘coja manteca’, una señora que llevaba hoy la voz cantante y que, curiosamente, sólo permitió escuchar íntegramente la versión del PSOE y en parte la de Ciudadanos de Santa Cruz. Al resto, ni agua.

Es curioso que estos que hablan de democracia se la apliquen únicamente para ellos. Podemos estar o no de acuerdo con el PGO, pero me gusta que se pueda expresar libremente la disparidad de criterios y esta señora, por ejemplo, se puso al nivel de José Alberto Díaz Estébanez, al que no le gustan las manifestaciones que van en contra de los deseos municipales. La libertad de expresión es lo que nos hace avanzar, aunque unos y otros, radicalizados en sus atalayas políticos-mediáticas, quisieran que esto fuese un régimen dictatorial.

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Este asunto del plan general de ordenación urbana en Santa Cruz es tan viejo que muchos de los actuales propietarios de inmuebles no saben ni lo que es. Muchos se preguntan si es que se trata de ordenar lo que ya está hecho y otros si estamos ante un ordenamiento del futuro de la capital tinerfeña. Como los políticos no informan mucho sobre el asunto, tampoco de otros que conciernen y mucho a los ciudadanos, pues anda todo manga por hombro y con claras sospechas de que los partidos que están presentes en el consistorio están más pendientes de lo que interesa a sus formaciones políticas que realmente de lo que interesa al pueblo. Nuestros propios representantes en el municipio ni se saben las leyes, porque cuando intervienen instancias judiciales la decisión tomada por las autoridades municipales no se sostiene. Es cierto y probable de que en Santa Cruz se haya construido mal e incluso a destiempo, pero eso tampoco se arregla tirando casas o edificios al suelo. Nunca entenderé que se conceda una licencia de construcción y luego, acabado el inmueble, se pongan las pegas. Así que finalizo indicando que a la población le interesa y mucho el PGOU, pero de ahí a preocuparse va un largo trecho. Siempre habrá tiempo para protestar y para acabar en los juzgados. Es lo que piensan muchos sobre este espinoso asunto, dilatado en el tiempo mucho más de lo deseable. Pero estando en manos de políticos, ¿qué más se puede esperar?

Fecha: 22/12/2010 15:00.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris