Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Descenso merecido?

20110522171623-descensodepor.jpg

¿Merecía bajar el Deportivo de La Coruña a la Segunda División? Siendo frío, objetivo, restando toda la pasión de la que uno puede hacer gala, la respuesta es afirmativa. Los gallegos, tras la marcha de Jabo Irureta del banquillo, han ido de más a menos. Los proyectos de Joaquín Caparrós y de Miguel Ángel Lotina se vieron condicionados por la nulidad económica de un conjunto que estaba no sólo a cero en las arcas, sino que además debía (y debe) un pastizal. Fichajes de medio pelo y encima, de lo poco bueno que había en la plantilla, al final se ha vendido a otros clubes. Los gallegos cierran la Liga tal y como la empezaron, aunque entre medias del cuento nadie pensó que este desenlace pudiese tener igual final, el del profundo desencanto, y con el mismo verdugo que hace 17 años, el Valencia.

En descargo de los ché, hay que decir sin ningún género de dudas que hay que alabar la profesionalidad de estos. Podían haber jugado a medio gas, no meter el acelerador a fondo y dejar que fuese el encuentro entre la Real Sociedad y el Getafe el que polarizase la lucha dramática por la permanencia. Otro que apenas se jugaba nada, sólo evitar una previa, el Atlético de Madrid, vencía estérilmente en Mallorca, puesto que tendrá que regresar antes de las vacaciones para poder clasificarse de forma definitiva para la Europa League. Sin embargo, su triunfo, inesperado, estuvo a punto de costarle un severo disgusto a los bermellones, que temían que en cualquier momento el Deportivo empatase en Riazor y diese al traste con su continuidad en Primera.

Culpar ahora al Levante del descenso gallardo por perder ante el Zaragoza sería lo fácil, lo sencillo, lo recurrente, aunque hay motivos. Es más, muchos daban por bueno que los maños ganarían en el campo blaugrana amparándose en un precedente que se ha cerrado en falso, la ‘ayuda’ a un Athletic de Bilbao que en 2007, sorprendentemente, se jugaba la permanencia. Muchos ríos de tinta y horas en televisión y radio se han malgastado hablando de un fraude que, al final, nadie ha sido capaz de poner negro sobre blanco, sólo habladurías y acusaciones veladas. Pero aún así, al final quien tiene el alto porcentaje de culpa es el propio conjunto coruñés, puesto que dependía de sí mismo y no lo supo aprovechar.

Sé que en La Coruña este fracaso ha sabido igual de mal que la pérdida de la Liga de 1994, pero ahora no queda más remedio que ponerse a trabajar seriamente en recuperar el lugar que al que otrora fuese el SuperDépor le corresponde, la Primera División. En los últimos 26 años han bajado grandes e históricas escuadras, entre ellas Atlético de Madrid, Sevilla, Valencia, Español, Valladolid, Zaragoza, Betis, Real Sociedad, Sporting de Gijón, Celta o Málaga y, más tarde o más temprano han logrado el ascenso. Lo importante ahora es no volverse loco porque, también está demostrado, las grandes inversiones en Segunda no aseguran nada. A veces, y aprovecho la ocasión para felicitar al Rayito, hasta sin cobrar y con una gestión caótica se consiguen los mejores éxitos.

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Lewis Rogers

Claro que es merecido, porque un equipo que es incapaz de ganar en su propio feudo, ni tan siquiera empatar, cuando se lo está jugando todo, no debe continuar en la mejor 'Liga del mundo'. Al SuperDepor le ha venido a ocurrir lo mismo que al Tenerife, tanta austeridad ha terminado por verse en el campo. El Deportivo, para mí, era un equipillo ramplón, vulgar donde los haya, con un técnico muy veterano al que se le paró el reloj en la idea de no arriesgar lo más mínimo en ningún encuentro. Una muestra de lo mal que estaba este equipo fue tener que echar mano de Valerón para intentar sacar la nave a flote, cuando el canario se encuentra al borde de la retirada y aunque atesora algo de su clase ya no es ni será lo que era. Un equipo con tan pocos recursos no podía seguir en Primera, pero no es el único, porque Zaragoza, Racing, Sporting e incluso Levante tampoco son entidades como para andar haciendo sombra a los grandes de la categoría. El torneo de la regularidad dicta sentencia y el Coruña regresa a Segunda tras veinte años de éxitos... éxitos que por cierto quedan ya muy lejanos. Lo peor de todo es que todo se ha fraguado con justicia, no víctima de la mala fortuna.

Fecha: 22/05/2011 17:48.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris