Facebook Twitter Google +1     Admin

A no fiarse de las encuestas

20111002132048-rajoy-420x210.jpg

No se fíen de las encuestas. Ese es el mensaje que debe calar en Génova 13 a 49 días de las elecciones generales. Es verdad que los sondeos son más que favorables y que marcan tendencia de cara a que Mariano Rajoy pudiera frotarse las manos, pero ya ha habido demasiadas decepciones en el entorno de la derecha como para dar por hecha una victoria en las urnas.

He escrito en más de una ocasión que el PP tiene argumentos más que sobrados para alzarse con el triunfo en las urnas y el principal de esos elementos que nadie puede rebatir es que el rival ha sido copartícipe, corresponsable y directamente culpable de los desmanes económicos que ha sufrido España en los últimos años. Pérez Rubalcaba no es un aspirante fiable para este Gobierno porque, entre otras razones, ¿qué credibilidad nos merece un señor que ha dicho si bwana a todas las zapateradas y luego, cuando ya se autoproclama candidato in pectore anuncia que hará lo contrario de lo que ha asumido como vicepresidente?

Ahora mismo precisamos un cambio de rumbo, un golpe de timón que, dadas las opciones que tenemos para escoger el próximo 20 de noviembre, sólo puede ser un giro a la derecha o a un centro derecha que tenga como prioridad el empleo, el mantenimiento de las políticas sociales y que meta la tijera donde corresponde, es decir en esas empresas públicas creadas a la mayor gloria de los amiguetes y enchufados, acabar con los coches oficiales a mansalva, con una administración plagada de paniaguados con carné de partido, auténticas rémoras incapaces de hacer la o con un canuto, pero prestos a estar el día 1 reclamando por su más que supravalorado salario.

Dentro del PP ha y muchos ejemplos a seguir, caso de María Dolores de Cospedal, en Castilla La Mancha, o José Ramón Bauzá, en Baleares, que no se han cortado un pelo a la hora de acometer los reajustes necesarios para acabar con unas deudas brutales y que amenazaban de pleno el propio sueldo de los trabajadores al amparo de esas administraciones. Sencillo, desde luego, no va a ser sacar a España de donde está porque al Ejecutivo socialista se le fue, más que la mano, el brazo completo en agasajar a los pesebreros, en dar cuantiosas subvenciones a cambio de silencios y pasividades más o menos elocuentes y en satisfacer los caprichos de nacionalismos separatistas o con ganas de jugar a la independencia de las siete estrellas verdes. Pero si es que hasta regaló no sé cuántos kilómetros de aguas a los canarios, una dádiva de trampa y cartón porque, legalmente, no puede mangonear de esa manera en lo que son aguas internacionales.

En definitiva, Rajoy tiene que dejarse de dudas, dejar a un lado esa parte del carácter gallego del que no se sabe si sube o si baja y dar un golpe definitivo sobre la mesa, convencer, al margen de las encuestas, de que su proyecto es creíble para los electores. Los ciudadanos queremos gestión eficiente y, lo más importante, que se deje libertad empresarial. Ya es hora de que el Gobierno, sea del color que sea, se constituya en un INEM permanente. Dejemos al empresario crear empleo y facilitarle la misma, no aburrirle con trabas megaburocráticas.

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Mercedes Herrera Perera

Me parece muy acertado no fiarse de las encuestas hay que trabajar y convencer a la gente de lo que se va hacer,que se va ayudar a las empresa a salir adelate para crear empleo. La sanidad no se puede abandonar. Tambien hay que poner energias a la hora de los mitines tienen que ser energicos y contundentes ellos con su prepotencia no nos pueden ganar. Espero y deso que la gente se de cuebta del año que nos ha echo al pueblo español, la reuina que nos han dejado, y lo qu nos eespera. Dios quiera que ganemos con mayoria absoluta yo por mi parte voy convenciendo a todo el que tiene dudas. Un afectuoso saludo. Merche

Fecha: 02/10/2011 17:14.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

Van a cambiar la definición de encuesta en el Diccionario de la Lengua y sería por esta otra: "cosa que alguien dice a alguien que no conoce para quedar bien. Sobre todo quedar bien". La encuesta se ha convertido en una industria publicitaria que solo pretende servir a los fines de quien le contrata. Así que si el paganini es el PP, pues algo así como que bien vamos, que estamos cerca de los 20 puntos y todo lo demás. Si el contratante es el PSOE, entonces aquello de vamos recortando, estamos a menos de cinco puntos y si es necesario los organismos oficiales nos echan una mano. No les digo nada ya de los partidos minoritarios. La mayoría hace las encuestas entre sus propios afiliados y todos señalan a la prensa el latiguillo de que "todo apunta a que vamos a mejorar". Con este panorama, ¿alguien puede creerse todavía las encuestas? Si es así que no vote, porque la inmensa mayoría de los españoles no dice la verdad ni al médico.

Fecha: 06/10/2011 02:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris