Facebook Twitter Google +1     Admin

Encapuchados y con txapela

20111020234205-eta-420x210.jpg

¿Alguien puede fiarse del comunicado de la banda terrorista ETA? Volvemos a lo de siempre, a la misma escenografía, al mismo paripé, a tres individuos cobardes que siguen siendo incapaces de mostrar sus rostros, que tienen que salir parapetados con las txapelas y con unas capuchas para que no se les reconozca. Simplemente esa imagen es más que suficiente como para poner en solfa cualquier anuncio que hagan los sangrientos criminales. No cuela bajo ningún concepto esta nueva propaganda de los etarras que, además, tiene su letra pequeña, tal y como se puede extraer en su comunicado.

De momento, no vemos en ese anuncio que se diga en algún momento que la ETA abandone o entregue las armas. Sólo hay en todo momento el mensaje de que se cesa en la acción armada y que se pide al mismo tiempo que se abra un marco de diálogo con los gobiernos de España y de Francia, es decir, un claro mensaje de que esto no sale gratis, que únicamente se ha realizado el comunicado por los réditos ya obtenidos (Bildu-Amaiur), pero que rápidamente puede volver al status quo anterior en cuanto el Ejecutivo español comience con las detenciones de estos siniestros personajes que, además, dicho sea de paso, se obcecan en no postrarse de rodillas y clamar por un perdón. No, nada de eso, para ellos sólo debe haber compasión y misericordia postrera para los compañeros muertos, no las víctimas de los atentados. 

Por eso, y después de algunas horas de que ya todos hemos escrutado el comunicado de los etarras, no podemos mostrar una especial alegría, al contrario. El texto no deja de ser un corta y pega en versión actualizada de los anteriores. A la ETA no le interesa ahora que se produzca ningún atentado porque justamente dentro de un mes se juega bastante, concretamente entrar de lleno en la Carrera de San Jerónimo, lograr un grupo parlamentario propio con Amaiur y que sería el complemento, el satélite de Bildu en la capital de España. Estas dos organizaciones son parte de ese precio que ha tenido que pagar el Estado, pero la factura no está satisfecha, aún queda mucha tela que abonar, pero eso a Zapatero le da ya igual, ha conseguido irse del Gobierno con el comunicado que ansiaba desde hace años.

Todos los ciudadanos de bien entenderemos que es una excelente noticia que ETA anuncie el final de la lucha armada, pero que también vaya acompañada de la entrega de las armas y del perdón a las 858 familias que han sufrido en sus carnes de ver como una mañana, una tarde o una noche sus seres queridos acababan en el tanatorio porque había un encapuchado dispuesto a pegarte el tiro en la nuca, darle a un mando a distancia que estallase el coche bomba o hacer volar por los aires el parking de un centro comercial, una casa cuartel de la Guardia Civil o la terminal de un aeropuerto. Cuando veamos que arrojen las armas y pidan la clemencia del pueblo español será cuando entonces creamos en las intenciones de dejar la lucha armada. Mientras eso no sea así, lo normal es poner todos sus gestos y mensajes en una más que conveniente cuarentena. Motivos hay de sobra para pensar así.

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Frank

Que entreguen las armas, que se sometan a la justicia y que paguen por sus crimenes. Y despues, seran bienvenidos a la sociedad española tras haber pagado por sus crimenes en la carcel.

Fecha: 20/10/2011 22:58.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

El último grupo terrorista que quedaba en España (y en Europa) dice que deja atrás la violencia. ¿Hay motivos para creerle? ¿Hay motivos para no creer una palabra? ¿Hay motivos para la esperanza? ¿Hay motivos para la decepción? La hoja de ruta de la banda terrorista deja abiertos todas las posibilidades. Y, claro, todo eso lo dicen con chapelas y pasamontañas, no sea que alguien pudiera confundirse.

Fecha: 23/10/2011 17:34.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris