Facebook Twitter Google +1     Admin

'Spanoir'

20120128132318-spanair.jpg

La aviación española se encuentra una vez más en el ojo del huracán. La compañía Spanair ha dejado en tierra a miles de pasajeros que, con toda la razón del mundo, se han quejado ante los mostradores de la aerolínea porque no se les informó con la suficiente antelación. Y es que un viernes 27 de enero de 2012, a las seis de la tarde, cuando empieza a sopesarse la posibilidad de que la compañía cese en su actividad a partir de la medianoche, no es tiempo suficiente para que los afectados puedan reaccionar o incluso estar al tanto de las noticias.

De hecho, fueron varios los viajeros que a primera hora de la mañana en Tenerife, Madrid, Gran Canaria, Barcelona, Bilbao o Palma de Mallorca se veían con la desagradable sorpresa de ver como su avión no salía. Es decir, la estrategia de comunicación de la empresa no ha sido, precisamente, la más adecuada. Y eso por no decir que todavía durante la tarde de ese viernes se vendieron billetes on line o al menos existía la posibilidad de poder adquirir algún viaje, algo que desde luego no se entendía a sabiendas de la idea de los responsables de la empresa.

Al final, lo que subyace del cierre o cese de actividad de la aerolínea es que no se ha pensado internamente en los más de 2.000 empleados que se quedan en la calle y que no van a tener nada fácil recolocarse y, por el otro, desde la perspectiva externa, lo que ha acontecido con los pasajeros que han confiado sus expectativas de viaje a Spanair y ésta, ni corta ni perezosa, en menos de 24 horas, les deja en tierra y con graves problemas para poder regresar a sus destinos o disfrutar de unos días de asueto.

Decía un portavoz de la compañía que no había habido grandes problemas a la hora de hacer los reembolsos pertinentes a los perjudicados, pero claro, lo que se oculta a la opinión pública es que había viajeros a los que el trayecto, comprado con mucha antelación, les había salido a menos de 20 euros y que ahora, por ejemplo, en un vuelo Bilbao-Tenerife, la broma podía salirles por 300 del ala (sin ironías). Claro, ahí el ímprobo portavoz se encoge de brazos y dice que no puede entrar a analizar las ofertas o la política de precios de otras empresas.

Lo que sí ha quedado patente es que al final basta con que una empresa caiga en manos de una institución, en este caso la Generalitat de Cataluña, para que al final su cuenta de resultados haya caído en picado hasta el punto de tener que dejar todos los aviones en tierra. Ahora habrá que ver qué sanciones se imponen a los culpables de este desaguisado y, por supuesto, que no eludan las responsabilidades aún por depurar aquellos que intentan echar tierra sobre un episodio funesto, el del los 154 pasajeros  fallecidos del vuelo Madrid-Gran Canaria del 20 de agosto de 2008.

 

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Máximo Medina

¿Cómo que la aviación española está en el ojo del huracán? De eso nada, porque si así fuera todos los aviones se caerían por mor de los fuertes vientos de ese huracán. No, no es la aviación, son las compañías aéreas que se meten en unos jardines de los cuales no saben luego salir. No es sólo el caso de Spanair, sino de sus propias competidoras. Se ponen a ofrecer precios de billete que a todas luces son deficitarios y luego le echan la culpa a la crisis. Precisamente esta empresa, después del accidente de Madrid ha sido una de las más agresivas en su estrategia de márketing y aquellos polvos traen estos lodos. Dos mil empleados que se irán al paro y miles de clientes que se quedan con las ganas a la hora de viajar. Y es que algunos confunden la competitividad con el disparate, porque esto de Spanair no es nada nuevo y ya ocurrió hace unos años en EEUU con aerolíneas de postín. Por si fuera poco, esta compañía recibía dineros públicos para su mantenimiento y ni así ha escapado a la alarmante situación económica. Dentro de unos días, semanas o meses nos enteraremos de lo que cobraan sus directivos y nos echaremos las manos a la cabeza. Será ya tarde, porque el daño está hecho y además es irreversible. Lo normal en estos tiempos.

Fecha: 31/01/2012 23:25.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris