Facebook Twitter Google +1     Admin

"Estos españoles están locos"

20120607191508-asamblea-de-madrid.jpg

Tengo que confesar que cada vez me estoy haciendo más fan de las desopilantes y desternillantes crónicas de mi compañero Javier González Méndez en Periodista Digital. Igual te saca un tema de su Galicia local o es capaz de analizar los más intrincados asuntos que se mueven en la Unión Europea, pero siempre con un denominador común, el ingenio, la sorna y la fina ironía para hacer sacar a los lectores algo más que una pícara sonrisa. Sú última crónica, sobre la medida planteada por Esperanza Aguirre y la entrada en crisis de la empresa ’Aprietabotones SA’ es, sencillamente, espectacular, amén de tener más razón que un santo.

Y es que la lideresa madrileña ha puesto el dedo en la llaga y, cual verso suelto al estilo gallardonista, propone que se reduzca a la mitad el número de diputados en la Asamblea de Madrid, es decir pasar de los 129 actuales a un máximo de 65, lo que supondría un ahorro considerable de sueldos. Pero, tal y como fantasea el propio González Méndez, podemos empezar a mirar hacia el resto de las instituciones que tenemos en este país y nos llevaríamos una gran sorpresa. He aquí las cifras que nos deja el propio articulista.

"259 inútiles senadores, 350 diputados del Congreso abducidos, 54 eurodiputados que van y vienen de Bruselas, 1.206 sumisos parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales de Diputaciones para el desguace, 74.000 secuaces (entre alcaldes y concejales) distribuidos por la geografía municipal española y 139 representantes en Cabildos y Consejos Insulares, forman parte de la plantilla de la segunda empresa nacional con más personal de España: “Aprietabotones, S.A.”, con cerca de 78 mil trabajadores en nómina. Le cuestan a España, o sea, a los españoles, unos mil millones de euros al año en salarios y otros dos mil millones de euros más de gastos, en amplios y discutibles conceptos de representación ¿Puede soportar esta sangría un país que camina por la frontera del rescate?".

Está claro que si desde Bruselas, Berlín o Washington llegan realmente a ser conscientes de este dislate político, que influye directamente en la economía estatal o regional, no sólo no contemplarían otra opción que no fuese la intervención, sino que encima a más de un dirigente político podría costarle una temporada en el talego o en el psiquiátrico, sobre todo porque aparte de parecer que estamos cometiendo un delito, sin duda sí que parecemos locos de atar al tener en determinadas regiones hasta cuatro niveles burocráticos. Remedando a Asterix, "Estos españoles están locos".

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Siento disentir, pero la idea de Esperanza Aguirre es una solemne tontería. Lo malo es que ella lo sabe, porque intuye que no se puede llevar a cabo.

Fecha: 12/06/2012 20:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris