Facebook Twitter Google +1     Admin

Saturados de Kikos Rivera y compañía

20120619120101-2012-01-26-img-2012-01-26-111920-kiko.jpg

¿A qué nivel hemos llegado en este país para que el hijo de Isabel Pantoja, el inefable Paquirrín, es decir Kiko Rivera, llegue a cobrar en tres meses más dinero que el presidente del Gobierno en todo un año de trabajo?  Pues eso, que en España no se prima en absoluto la capacidad de las personas, sino que éstas sean capaces de llegar a las profundidades abiselas del ridículo y de la desvergüenza con tal de ganarse unos cuantos miles de euros por apenas unas horas delante de la cámara y contar toda la vida propia, la ajena y hasta la inventada con tal de seguir estirando hasta el hartazgo el chicle de la presencia en los Sálvame, en los Deluxe y en todos aquellos programas que se precien.

Kiko Rivera es un personaje que acabará, de seguir en esa vorágine, en un juguete roto, en una Belén Esteban en versión masculina, con una vorágine de parejas sentimentales reales o ficticias, con embarazos de pega, con rupturas y reconciliaciones a golpe de exclusiva bien pagada. Kiko interesa por ser hijo de quien es, una folclórica que ahora tendrá que cantar frente a un público más selecto y más rígido, ante un juez, unos fiscales y no sé si hasta un jurado. Pero Kiko, por sí mismo, no hubiese tenido mayor trayectoria que la de ser un pésimo futbolista que intentó entrar en la cantera del Real Madrid y ahora se mueve entre ser empresario de poca monta y un DJ de menor relevancia, pero que se lo está llevando a espuertas allá donde va. Eso sí, por ser hijo de quien es, que si no…

Por desgracia, estamos llenos de Kikos Riveras en nuestro país, gente sin oficio ni beneficio que, de la noche a la mañana, se convierten en personajes mediáticos por la obra y gracia de su permanencia en una casa o en una isla, Hoy todos hablan de Alessandro o Noemí, pero, ¿quiénes son esas personas? No son nadie. Son, como diría el mentalista Anthony Blake, únicamente productos de su imaginación, no trate de darle más vueltas. El problema es que bluffs de este estilo como el italiano o la canaria seguirán teniendo su cuota de pantalla y nunca sabremos exactamente qué fue primero, si el huevo o la gallina o, dicho de otra manera, si estos personajes tienen tirón porque la audiencia se engancha a ellos o porque al final te los acabas encontrando en cualquier pausa publicitaria.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Maria Hernandez

Pues mira, Juan, por cierto, felicidades,...
Tenemos lo que nos merecemos...
Si como ciudadanos no estamos a la altura, permitimos que nos gobiernen politiquillos que solo quieren estar en el poder para eso, para poder dejarse a sí mismos el futuro asegurado sin preocuparse lo mas minimo por nosotros
¿como no va a gobernar esa gente en las pantallas de tv?
no es que sean no sean listos es que son espabilaos...
es la ley del minimo esfuerzo...
Y, por cierto, se les va a quedar el plató pequeño para tantos como se matan por aparecer en esos programitas culturales...

Fecha: 24/06/2012 08:17.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

Estimado colega y a la vez amigo, me sorprende que usted repare o pierda un segundo de su vida en referirse a la telebasura. El que alguien hable de su vida, ya sea fantástica o tenebrosa no tiene el menor interés. Además, he llegado a la conclusión de que quienes les siguen es que no tienen otra cosa que hacer. Si no, será incomprensible.

Fecha: 25/06/2012 19:46.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris