Facebook Twitter Google +1     Admin

Banqueros sin piedad

20120625195412-varela.jpg

Mauro Varela, el de las preferentes, deja la presidencia de Novacaixagalicia. Este caballero, que llegó a tomarse la atribución de reírse de los clientes a los que previamente había encandilado para que comprasen las famosas preferentes, esas que al final les han supuesto más que un quebradero de cabeza porque el dinero que invirtieron está más perdido que las pelusas de la perra Laica en el espacio sideral.

Sin embargo, con la salida de este caballero nadie puede conformarse ni tirar cohetes. Ahora toca poner las cartas (y el dinero) sobre la mesa, ver exactamente qué operaciones y tejemanejes se han cometido y perpetrado en los últimos años y, lo esencial del asunto, ¿por qué estos directivos han hecho, desecho y rehecho a su antojo’ ¿quién les ha dado carta blanca para perpetrar en muchos casos unos atropellos que han acabado con personas de cierta edad depositando su confianza (y sus ahorros) en estas entidades para ver luego como se les defraudaba?

Desde el terremoto-tsunami de Bankia, todas las cajas están empezando a caer cuales fichas de dominó. Todas parecen haber estado contagiadas por el mismo virus, el del mangoneo político colando, colocando y quitando a directivos de los consejos de administración para asegurarse el control y la aprobación de ciertas operaciones financieras cuyo riesgo o, mejor dicho, cuyo fracaso, siempre estaría sostenido por los fondos de los incautos clientes.

Dicen que la Fiscalía ha imputado a cinco ex directivos de Novacaixagalicia por las prejubilaciones que, verbigracia, aprobaron concederse. Eso sólo es la punta del iceberg de lo que han hecho ésta, aquella y la otra caja, entidades que nacieron como Montes de Piedad y que se han reconvertido en la montañas de dinero gestionadas por directivos sin piedad. Esperemos que la Justicia sepa meterle mano a este embolado, pero tengo mis serias dudas, a un 7,5% de interés, concretamente.

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Máximo Medina

Cuando muchas personas se ponen a invertir sin saber en qué, pasan estas cosas.Además, hace una década se puso de moda invertir en lo intangible, con lo que el porrazo, del fracaso, claro, salpicó a muchos pequeños y algún que otro grande accionista que sólo se fijaron en el interés que les tocaba cada anualidad. Esa fue la manera en la que las tristemente célebres 'subprimes' contagiaron a todo el sistema financiero mundial y no sólo al de Estados Unidos que fue quien inventó este extraño producto. Con las preferentes de las cajas sucedió algo parecido: el dinero estaba tan seguro que jamás sería cobrado. Lo que se ha denominado, no sé si con mala uva, como la deuda perpetua. Vamos, que va usted a su caja de toda la vida, deja allí sus ahorros y no los vuelve a ver más, ni tan siquiera sus descendientes directos. Lo extraño de todo esto es por qué las autoridades de este país permitieron semejante tropelía, ¿a quién interesaba semejante operación? Pues a los propios partidos políticos y sindicatos que dominaban los consejos de administración. Lo que me da la risa floja es ver el papel de la Confederación de Cajas de Ahorros, empeñada en reformas laborales, subidas de impuestos y demás, sin mirar, o sin querer observar, lo que estaba ocurriendo en sus propias entidades. En Islandia se ha pedido responsabilidad a los gestores. No estaría de más imitarles y llegar al fondo de todo este asunto que interesa tanto y que ha tanta gente ha perjudicado.

Fecha: 27/06/2012 23:28.


gravatar.comAutor: Maria Hernandez

La avaricia rompe el saco!
Veremos a ver!
Pero, Juan, tan mal no lo han hecho!
Han dado un trato "preferente" a los pobres incautos y encima reciben el premio de jubilarse pronto y poder disfrutar de lo ganado con el sudor de sus.... (bueno, mejor no pongo la palabrota) Lo prefiero!

Fecha: 27/06/2012 23:32.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris