Facebook Twitter Google +1     Admin

La 'pela' de Madrid

20120725224643-artur-mas-junto-a-su-consejero-de-economia-andreu-mas-colell.jpg

El Gobierno de los nacionalistas de Artur Mas baja la cabeza, pierde el orgullo y, aunque sea en inglés, no le queda otra que tener que pedir el rescate a ese ‘malévolo’ Estado español, como ya lo han hecho la Comunidad Valenciana y Murcia. El derroche en Cataluña ha llegado a tal punto que, para intentar seguir manteniendo sus costosos privilegios, entre ellos esas embajadas, televisiones autonómicas y hasta compañías aéreas, han preferido cortar de otros lados, de la educación, de la sanidad, de los salarios de los empleados públicos, todo con tal de no perder una suerte de mamandurria autonómica, revestida de nacionalismo independentista, pero que ha salido demasiado caro a las arcas de la que otrora fuese una de las regiones que iba en el vagón principal o en la misma máquina locomotora tirando del resto de España.

El gran problema del catalanismo secesionista ha sido, precisamente, que su manutención sale poco menos que alimentar diariamente a una manada de un millón de elefantes. Nunca tienen suficiente, hay que sacar de donde sea, aunque sea a costa de que se enferme el resto del zoológico. Eso es lo que los nacionalistas y quienes simpatizan con la causa, es decir los ERC, PSC y hasta el PP catalá, no han querido ver, que poco a poco la bolsa de los ingresos se llenaba en mucha menor cantidad que la de los gastos hasta llegar al punto que ya no había un triste euro para seguir apostando por esa deriva nacionalista.

Vamos a ver ahora cómo afronta esta cuestión el ministro Montoro al que, literalmente, llegaron a llamar “macarra”. El Estado español tiene ante sí una oportunidad pintiparada de decirle a estos señores de CiU que se respaldará a la autonomía catalana desde una perspectiva económica, pero a cambio debe haber un firme compromiso por cerrar ya tanta embajada y tanta televisión autonómica. Porque esa es otra, resulta que aquí hay carencias de medios para apagar los incendios en la provincia de Gerona, pero bien que se mantienen operativas y en riguroso directo seis cadenas de ámbito público autonómico dando los incendios. Sería para ver lo bien que ardía el monte y como varias personas perdían la vida. Estamos, insisto, ante una ocasión de oro para cerrar el sistema autonómico. Lo que no sé es si Rajoy se atreverá a ello. Lo dudo.

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Maria Hernandez

Los catalanes, de siempre, han tenido fama de tacaños pero debe de ser sólo para con propios bienes porque, por lo visto, el dinero ajeno lo derrochan a manos llenas
Total, después, tienen bastante con pedir la paga los domingos y papá Estado ya se la dará a cambio de unos pocos votos o algún otro favor.
¿Pero no dice Montoro que no hay dinero?
Pues que se lo diga a estos Mas and company y no se lo diga a los españolitos que no llegan a fin de mes y que han colocado al Sr. Ministro ahí, en su trono.
Yo no entiendo nada...
Mejor dicho, algo si entiendo, pero me repatea...


@MMariaHs

Fecha: 28/07/2012 09:29.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

Todo esto de Cataluña se remonta a las últimas elecciones generales el PP llegó a la mayoría absoluta. Días antes, Duran i Lleida había dicho que sería malo para todos una mayoría absoluta y quizás debió concretar que para Cataluña, porque se acababan los privilegios que tuvo años antes. En cuanto el Gobierno central no es 'chantajeado', la comunidad catalana saca a la luz sus cuentas reales, que son de auténtica quiebra. Así les ha ido y así les irá, pero esto no es nada nuevo, porque esas apreturas las tenían con ZP y no decían ni media, porque papá Estado les daba el dinerito para seguir adelante. Ahora Cataluña se ve abocada al rescate. Es el momento de ponerla en su sitio. Sólo eso, que ya es mucho. Luego ya se verá en qué queda todo.

Fecha: 01/08/2012 22:34.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris