Facebook Twitter Google +1     Admin

Desahucios, una cuestión peliaguada

20121109171453-1352196824789stop-desahucios-01dn.jpg

Dos suicidios en las últimas semanas a consecuencia de los desahucios de viviendas o negocios. Ahora mismo es el tema recurrente en España y para el que se han unido los dos grandes partidos en busca de consensuar una ley de medidas urgentes que ayude a paliar un asunto muy delicado, donde se dan cita componentes de muy difícil, cuando no nulo, entendimiento y comprensión por parte de nuestro marco legal. Desgraciadamente, la comitiva de cualquier desahucio no tiene ahora mismo más remedio que ejecutar lo escrito en los términos en que viene dictado, sin saltarse media coma del guión. ¿Duro? Sí, muy duro y terrible, pero la solución o soluciones tampoco son sencillas de buscar y menos aún de plantear.

Ya sabemos que lo ideal sería que se frenasen absolutamente todos y cada uno de los desahucios que hay en nuestro país, que es el drama convivencial de decenas de miles de familias que no encuentran una salida laboral y que ven que sus propiedades, directamente, son pasto de unos bancos que reclaman lo que en verdad es suyo, unas hipotecas y unos intereses que fueron firmados en tiempos de bonanza y sin que nadie pensara realmente que este estado de bienestar podía revertir en cualquier momento.

No seré quien defienda a bancos y a cajas de ahorro, que han sabido hacer muy bien su labor de acumular beneficios a costa de unos clientes que cada vez veían más reducidas sus ventajas y la disponibilidad de gran parte de su dinero al socaire de contratar unos productos financieros más tóxicos que desayunar pastillas de cianuro mojadas en lejía como las opciones preferentes sin ir más lejos.

Sin embargo, y en el habitual rol de abogado del diablo, habrá que analizar en este cambio de la legislación qué casos se tendrán en consideración. En el suicidio del pasado 9 de noviembre de 2012 en la localidad vizcaína de Baracaldo, según las informaciones de todos los medios de comunicación, tanto la fallecida como su esposo trabajaban, el problema vino por la esposa que ocultó al marido que había avalado al hermano y que puso como garantía su propio piso.

Lo que no puede darse ahora como gran ley universal es que uno deje de abonar las letras correspondientes al banco y que pida al mismo tiempo que no le desahucien o amenaza con el suicidio. Se trata de que todos conservemos nuestra vida, al fin y al cabo lo más importante, pero si empezamos a no pagar como regla general (insisto en que habrá que ver cada caso en su contexto) esto va a adquirir matices muy diabólicos.

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Maria

Cuando el pueblo habla dice verdades como templos. Vease Belen Esteban, por poner un ejemplo, aunque igual tampoco este personaje venga mucho a cuento.
El problema es que al pueblo no se le permite hablar y cuando lo hace es como clamar en el desierto, que nadie escucha, pues eso.
En los pueblos de España hay sabiduría a raudales y los ancianos que habitan esos pueblos no han necesitado ir a la escuela para saber de economía.
Ya lo decían unos abueletes en Soria hace cinco años. Si ganas cinco no puedes gastar seis, porque se va todo al carajo. Si ganas cinco, para curarte en salud, tienes que gastar uno, aunque eso también me parece un poco excesivo. Hasta cuatro puedes llegar.
El caso es que no se puede gastar lo que no se tiene y no te puedes endeudar hasta las cejas por adquirir un piso, que, en gran parte no tienen el valor real al que te quieren vender la moto. Porque en muchos casos los ladrillos son, casi, casi, de escayola y puedes escuchar hasta la respiración del vecino.
Pero si quieres vivir por encima de tus posibilidades pues es lo que ocurre, que te embargan. Es obvio que los bancos no son ONG´s, ni se parecen en el más minimo detalle. Están ahí para ganar dinero. Es su negocio. Y últimamente se han convertido en inmobiliarias.
Y además tienen muy bien aprendido ese negocio porque han estado derrochando un dinero que no es suyo y ahora, encima, tenemos que, entre todos, arrimar el hombro y financiar sus negocietes.
Es una lástima que esa falta de escrúpulos arrastre a la gente al suicidio. La avaricia rompe el saco y este se ha roto por los cuatro costados.

@MMariaSp

Fecha: 14/11/2012 19:07.


gravatar.comAutor: Máximo Medina

La ley hipotecaria española se las trae y hasta tal punto que un Gobierno de derechas quiere reformarla, porque ve síntomas de que 'el banco nunca pierde'. Se impone buscar una solución intermedia que se torna muy complicada, porque las entidades financieras no quieren perder su estatus en este negocio. Tampoco, por otro lado, parece normal que el banco se quede con la casa o el negocio y encima le debas dinero, porque así cualquiera. Lo de los suicidios es otra cuestión porque sin duda nos encontramos con personas sin esperanza alguna y eso tampoco debería ser. El Gobierno francés se vio obligado hace unos años a reformar leyes laborales para impedir que los empleados fueran movidos de un lado a otro según le conviniera a la empresa. Era tal el desbarajuste que muchos optaban por suicidarse, en un claro ejemplo de empresas que pretendían aburrir a sus trabajadores. Volviendo a las hipotecas, los bancos no están para perder, pero tampoco para ganar 10.000 millones de euros al año libres de impuestos.

Fecha: 21/11/2012 17:19.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris