Facebook Twitter Google +1     Admin

Las medias verdades, mentiras al 100%

20130619225207-00000periodico-dibujo-2.jpg

Hay un dicho aplicado a nuestra profesión de periodistas, bueno de aquellos que sólo se quedan con la mitad de la noticia, la que le viene bien a sus intereses, que reza que "la realidad no te estropee un buen titular". Pues bien, ese aserto es el que ha aplicado punto por punto el compañero Pedro Fumero, de El Día, al quedarse sólo con la parte morbosa o sensacionalista de unos hechos más globales.

El caso es que El Día del 19 de junio de 2013 llevaba, tanto en papel como en su edición on line el siguiente titular "Ángel Suárez, condenado por intrusismo y falsificar un título". Y se añadía que el "comunicador", que se presentaba como licenciado en Psicología y logró registrarse en el Colegio de Santa Cruz de Tenerife, fue condenado a un año de prisión y a una multa. Posteriormente, se detalla con profusión que el señor Suárez se había hecho acreedor a un año de cárcel y además al pago de una multa. 

Sin embargo, leyendo y releyendo la información, no se constata que el medio en cuestión se haya tomado siquiera la molestia de llamar a esta persona para, al menos, contrastar y ver que hay de cierto en esa información. Nada, se le da a publicar, se sube a la web y se manda a rotativas. Total, para ellos el oficialismo del juzgado debe ser más que suficiente (menos mal que gente como Pedro Fumero no llevarán en su vida una toga porque apañaditos iríamos los ciudadanos).

Lo cierto es que horas después era el propio Suárez el que, sin desmentir lo mollar de la sentencia, daba a conocer un comunicado en el dejaba claro que desde ese medio en cuestión se había actuado con suma parcialidad, sobre todo obviando en todo momento el derecho a réplica. He aquí el comunicado:

Por el presente, Ángel Suárez, Director del Magazine Digital Tenerifeweek.com (ISSN 1989-9556), Profesional de la Comunicación Especializado en Ciencia y Salud, miembro de Asociación de Comunicación Científica de España y de la Asociación de Periodistas de la Salud de España, así como de la Unión de Profesionales de Comunicación de Canarias, quiere expresar su perplejidad ante lo parcial de las informaciones en las que se habla de la condena que recientemente ha aceptado, de mutuo acuerdo, y en las que se obvia por completo el móvil original de los hechos, que deja muy en evidencia a los denunciantes. Y es que al igual que ha sucedido a lo largo del procedimiento judicial, la actitud de los acusadores, ha sido igual de desproporcionada y persecutoria que ahora, en un torpe intento de intentar desacreditar al mensajero, para que no cuente la verdad. Hablamos de pedir pruebas por duplicado, o incluso una petición tres veces superior a la del Ministerio Fiscal en base a los mismos hechos...y así, suma y sigue.

Esta condena supone para este profesional de la comunicación, un precio asumible y asumido, tras infiltrarse como psicólogo para demostrar unas hipótesis iniciales que se verán reflejadas en un trabajo documental que está por ver la luz, y que no se ha publicado hasta la fecha, por respeto de Ángel Suárez para con la imparcialidad del Juzgado, y que con los testimonios aportados y pruebas contenidas en el mismo, dejará muy en evidencia la credibilidad de esta ciencia social y sus negativas implicaciones en muchos ámbitos sociales, que quedarán claramente despejados en este audiovisual.

Cabe destacar que una de esas premisas fundamentales del Documental, Informes Psicológicos "Mentiras con sello oficial", era el hecho de demostrar que cualquiera podía ejercer esta profesión con éxito, al igual que hacía el personaje de la película de 1999 "Mumford", del director Lawrence Kasdan, guión en el que está inspirado este incisivo trabajo documental de investigación.

De hecho, al margen de muchas perlas contenidas sobre la realidad de esta "profesión" y sus ejecutantes, asociadas por ejemplo, al famoso caso de los opositores a bomberos, las leyes de adopciones....etc, entre otras...cabe destacar el momento álgido y buscado por Ángel Suárez, que supone el broche de oro a la investigación, que llega con la consecución del Premio Nacional como uno de los mejores psicólogos de 2007, premio que recibe junto a la conocida Supernanny.

Este hecho no sólo acredita de manera palpable los postulados iniciales del documental, sino que derrumba por completo la credibilidad de determinadas "prácticas" ejercidas por estos "profesionales".

Aunque en principio, la deontología del periodismo contempla que para conseguir informaciones no se debería traspasar la frontera de la legalidad, en muchos casos como éste, se convierte en la única opción posible, de cara a demostrar lo demostrable, ya que resulta de gran interés social, a pesar de sufrir esta persecución personal y profesional. En cualquier caso, estas prácticas han sido utilizadas desde antaño por la prensa, para que la verdad salga a la luz, en un claro compromiso con la libertad de información. Igualmente, la deontología periodística también contempla que se han de contrastar la información por ambas partes en pro de la buena praxis comunicativa.


Dudar de los métodos de Ángel Suárez y como poner en solfa que el 24 de diciembre es Nochebuena y en Madrid hace un frío que te mueres. Pues lo mismo, si alguien conoce a fondo lo que es el mundo de la psicología y los verdaderos desahogados, jetas y tahúres que aprovechan su verborrea para engañar a unos cuantos incautos ese es Ángel Suárez y en poco tiempo conoceremos de primera mano ese documental que va a despertar conciencias y, sobre todo, a desenmascarar a auténticos vividores.

Hay un dicho aplicado a nuestra profesión de periodistas, bueno de aquellos que sólo se quedan con la mitad de la noticia, la que le viene bien a sus intereses, que reza que “la realidad no te estropee un buen titular”. Pues bien, ese aserto es el que ha aplicado punto por punto el compañero Pedro Fumero, de El Día, al quedarse sólo con la parte morbosa o sensacionalista de unos hechos más globales.

El caso es que El Día del 19 de junio de 2013 llevaba, tanto en papel como en su edición on line el siguiente titular “Ángel Suárez, condenado por intrusismo y falsificar un título”. Y se añadía que el "comunicador", que se presentaba como licenciado en Psicología y logró registrarse en el Colegio de Santa Cruz de Tenerife, fue condenado a un año de prisión y a una multa. Posteriormente, se detalla con profusión que el señor Suárez se había hecho acreedor a un año de cárcel y además al pago de una multa.

Sin embargo, leyendo y releyendo la información, no se constata que el medio en cuestión se haya tomado siquiera la molestia de llamar a esta persona para, al menos, contrastar y ver que hay de cierto en esa información. Nada, se le da a publicar, se sube a la web y se manda a rotativas. Total, para ellos el oficialismo del juzgado debe ser más que suficiente (menos mal que gente como Pedro Fumero no llevarán en su vida una toga porque apañaditos iríamos los ciudadanos).

Lo cierto es que horas después era el propio Suárez el que, sin desmentir lo mollar de la sentencia, daba a conocer un comunicado en el dejaba claro que desde ese medio en cuestión se había actuado con suma parcialidad, sobre todo obviando en todo momento el derecho a réplica. He aquí el comunicado:

Por el presente, Ángel Suárez, Director del Magazine Digital Tenerifeweek.com (ISSN 1989-9556), Profesional de la Comunicación Especializado en Ciencia y Salud, miembro de Asociación de Comunicación Científica de España y de la Asociación de Periodistas de la Salud de España, así como de la Unión de Profesionales de Comunicación de Canarias, quiere expresar su perplejidad ante lo parcial de las informaciones en las que se habla de la condena que recientemente ha aceptado, de mutuo acuerdo, y en las que se obvia por completo el móvil original de los hechos, que deja muy en evidencia a los denunciantes. Y es que al igual que ha sucedido a lo largo del procedimiento judicial, la actitud de los acusadores, ha sido igual de desproporcionada y persecutoria que ahora, en un torpe intento de intentar desacreditar al mensajero, para que no cuente la verdad. Hablamos de pedir pruebas por duplicado, o incluso una petición tres veces superior a la del Ministerio Fiscal en base a los mismos hechos...y así, suma y sigue.

Esta condena supone para este profesional de la comunicación, un precio asumible y asumido, tras infiltrarse como psicólogo para demostrar unas hipótesis iniciales que se verán reflejadas en un trabajo documental que está por ver la luz, y que no se ha publicado hasta la fecha, por respeto de Ángel Suárez para con la imparcialidad del Juzgado, y que con los testimonios aportados y pruebas contenidas en el mismo, dejará muy en evidencia la credibilidad de esta ciencia social y sus negativas implicaciones en muchos ámbitos sociales, que quedarán claramente despejados en este audiovisual.

Cabe destacar que una de esas premisas fundamentales del Documental
, Informes Psicológicos "Mentiras con sello oficial", era el hecho de demostrar que cualquiera podía ejercer esta profesión con éxito, al igual que hacía el personaje de la película de 1999 "Mumford", del director Lawrence Kasdan, guión en el que está inspirado este incisivo trabajo documental de investigación. De hecho, al margen de muchas perlas contenidas sobre la realidad de esta "profesión" y sus ejecutantes, asociadas por ejemplo, al famoso caso de los opositores a bomberos, las leyes de adopciones....etc, entre otras...cabe destacar el momento álgido y buscado por Ángel Suárez, que supone el broche de oro a la investigación, que llega con la consecución del Premio Nacional como uno de los mejores psicólogos de 2007, premio que recibe junto a la conocida Supernanny. Este hecho no sólo acredita de manera palpable los postulados iniciales del documental, sino que derrumba por completo la credibilidad de determinadas "prácticas" ejercidas por estos "profesionales".

Aunque en principio, la deontología del periodismo contempla que para conseguir informaciones no se debería traspasar la frontera de la legalidad, en muchos casos como éste, se convierte en la única opción posible, de cara a demostrar lo demostrable, ya que resulta de gran interés social, a pesar de sufrir esta persecución personal y profesional. En cualquier caso, estas prácticas han sido utilizadas desde antaño por la prensa, para que la verdad salga a la luz, en un claro compromiso con la libertad de información. Igualmente, la deontología periodística también contempla que se han de contrastar la información por ambas partes en pro de la buena praxis comunicativa.

Dudar de los métodos de Ángel Suárez y como poner en solfa que el 24 de diciembre es Nochebuena y en Madrid hace un frío que te mueres. Pues lo mismo, si alguien conoce a fondo lo que es el mundo de la psicología y los verdaderos desahogados, jetas y tahúres que aprovechan su verborrea para engañar a unos cuantos incautos ese es Ángel Suárez y en poco tiempo conoceremos de primera mano ese documental que va a despertar conciencias y, sobre todo, a desenmascarar a auténticos vividores.

Hay un dicho aplicado a nuestra profesión de periodistas, bueno de aquellos que sólo se quedan con la mitad de la noticia, la que le viene bien a sus intereses, que reza que “la realidad no te estropee un buen titular”. Pues bien, ese aserto es el que ha aplicado punto por punto el compañero Pedro Fumero, de El Día, al quedarse sólo con la parte morbosa o sensacionalista de unos hechos más globales.

El caso es que El Día del 19 de junio de 2013 llevaba, tanto en papel como en su edición on line el siguiente titular “Ángel Suárez, condenado por intrusismo y falsificar un título”. Y se añadía que el "comunicador", que se presentaba como licenciado en Psicología y logró registrarse en el Colegio de Santa Cruz de Tenerife, fue condenado a un año de prisión y a una multa. Posteriormente, se detalla con profusión que el señor Suárez se había hecho acreedor a un año de cárcel y además al pago de una multa.

Sin embargo, leyendo y releyendo la información, no se constata que el medio en cuestión se haya tomado siquiera la molestia de llamar a esta persona para, al menos, contrastar y ver que hay de cierto en esa información. Nada, se le da a publicar, se sube a la web y se manda a rotativas. Total, para ellos el oficialismo del juzgado debe ser más que suficiente (menos mal que gente como Pedro Fumero no llevarán en su vida una toga porque apañaditos iríamos los ciudadanos).

Lo cierto es que horas después era el propio Suárez el que, sin desmentir lo mollar de la sentencia, daba a conocer un comunicado en el dejaba claro que desde ese medio en cuestión se había actuado con suma parcialidad, sobre todo obviando en todo momento el derecho a réplica. He aquí el comunicado:

Por el presente, Ángel Suárez, Director del Magazine Digital Tenerifeweek.com (ISSN 1989-9556), Profesional de la Comunicación Especializado en Ciencia y Salud, miembro de Asociación de Comunicación Científica de España y de la Asociación de Periodistas de la Salud de España, así como de la Unión de Profesionales de Comunicación de Canarias, quiere expresar su perplejidad ante lo parcial de las informaciones en las que se habla de la condena que recientemente ha aceptado, de mutuo acuerdo, y en las que se obvia por completo el móvil original de los hechos, que deja muy en evidencia a los denunciantes. Y es que al igual que ha sucedido a lo largo del procedimiento judicial, la actitud de los acusadores, ha sido igual de desproporcionada y persecutoria que ahora, en un torpe intento de intentar desacreditar al mensajero, para que no cuente la verdad. Hablamos de pedir pruebas por duplicado, o incluso una petición tres veces superior a la del Ministerio Fiscal en base a los mismos hechos...y así, suma y sigue.

Esta condena supone para este profesional de la comunicación, un precio asumible y asumido, tras infiltrarse como psicólogo para demostrar unas hipótesis iniciales que se verán reflejadas en un trabajo documental que está por ver la luz, y que no se ha publicado hasta la fecha, por respeto de Ángel Suárez para con la imparcialidad del Juzgado, y que con los testimonios aportados y pruebas contenidas en el mismo, dejará muy en evidencia la credibilidad de esta ciencia social y sus negativas implicaciones en muchos ámbitos sociales, que quedarán claramente despejados en este audiovisual.

Cabe destacar que una de esas premisas fundamentales del Documental
, Informes Psicológicos "Mentiras con sello oficial", era el hecho de demostrar que cualquiera podía ejercer esta profesión con éxito, al igual que hacía el personaje de la película de 1999 "Mumford", del director Lawrence Kasdan, guión en el que está inspirado este incisivo trabajo documental de investigación. De hecho, al margen de muchas perlas contenidas sobre la realidad de esta "profesión" y sus ejecutantes, asociadas por ejemplo, al famoso caso de los opositores a bomberos, las leyes de adopciones....etc, entre otras...cabe destacar el momento álgido y buscado por Ángel Suárez, que supone el broche de oro a la investigación, que llega con la consecución del Premio Nacional como uno de los mejores psicólogos de 2007, premio que recibe junto a la conocida Supernanny. Este hecho no sólo acredita de manera palpable los postulados iniciales del documental, sino que derrumba por completo la credibilidad de determinadas "prácticas" ejercidas por estos "profesionales".

Aunque en principio, la deontología del periodismo contempla que para conseguir informaciones no se debería traspasar la frontera de la legalidad, en muchos casos como éste, se convierte en la única opción posible, de cara a demostrar lo demostrable, ya que resulta de gran interés social, a pesar de sufrir esta persecución personal y profesional. En cualquier caso, estas prácticas han sido utilizadas desde antaño por la prensa, para que la verdad salga a la luz, en un claro compromiso con la libertad de información. Igualmente, la deontología periodística también contempla que se han de contrastar la información por ambas partes en pro de la buena praxis comunicativa.

Dudar de los métodos de Ángel Suárez y como poner en solfa que el 24 de diciembre es Nochebuena y en Madrid hace un frío que te mueres. Pues lo mismo, si alguien conoce a fondo lo que es el mundo de la psicología y los verdaderos desahogados, jetas y tahúres que aprovechan su verborrea para engañar a unos cuantos incautos ese es Ángel Suárez y en poco tiempo conoceremos de primera mano ese documental que va a despertar conciencias y, sobre todo, a desenmascarar a auténticos vividores.

Hay un dicho aplicado a nuestra profesión de periodistas, bueno de aquellos que sólo se quedan con la mitad de la noticia, la que le viene bien a sus intereses, que reza que “la realidad no te estropee un buen titular”. Pues bien, ese aserto es el que ha aplicado punto por punto el compañero Pedro Fumero, de El Día, al quedarse sólo con la parte morbosa o sensacionalista de unos hechos más globales.

El caso es que El Día del 19 de junio de 2013 llevaba, tanto en papel como en su edición on line el siguiente titular “Ángel Suárez, condenado por intrusismo y falsificar un título”. Y se añadía que el "comunicador", que se presentaba como licenciado en Psicología y logró registrarse en el Colegio de Santa Cruz de Tenerife, fue condenado a un año de prisión y a una multa. Posteriormente, se detalla con profusión que el señor Suárez se había hecho acreedor a un año de cárcel y además al pago de una multa.

Sin embargo, leyendo y releyendo la información, no se constata que el medio en cuestión se haya tomado siquiera la molestia de llamar a esta persona para, al menos, contrastar y ver que hay de cierto en esa información. Nada, se le da a publicar, se sube a la web y se manda a rotativas. Total, para ellos el oficialismo del juzgado debe ser más que suficiente (menos mal que gente como Pedro Fumero no llevarán en su vida una toga porque apañaditos iríamos los ciudadanos).

Lo cierto es que horas después era el propio Suárez el que, sin desmentir lo mollar de la sentencia, daba a conocer un comunicado en el dejaba claro que desde ese medio en cuestión se había actuado con suma parcialidad, sobre todo obviando en todo momento el derecho a réplica. He aquí el comunicado:

Por el presente, Ángel Suárez, Director del Magazine Digital Tenerifeweek.com (ISSN 1989-9556), Profesional de la Comunicación Especializado en Ciencia y Salud, miembro de Asociación de Comunicación Científica de España y de la Asociación de Periodistas de la Salud de España, así como de la Unión de Profesionales de Comunicación de Canarias, quiere expresar su perplejidad ante lo parcial de las informaciones en las que se habla de la condena que recientemente ha aceptado, de mutuo acuerdo, y en las que se obvia por completo el móvil original de los hechos, que deja muy en evidencia a los denunciantes. Y es que al igual que ha sucedido a lo largo del procedimiento judicial, la actitud de los acusadores, ha sido igual de desproporcionada y persecutoria que ahora, en un torpe intento de intentar desacreditar al mensajero, para que no cuente la verdad. Hablamos de pedir pruebas por duplicado, o incluso una petición tres veces superior a la del Ministerio Fiscal en base a los mismos hechos...y así, suma y sigue.

Esta condena supone para este profesional de la comunicación, un precio asumible y asumido, tras infiltrarse como psicólogo para demostrar unas hipótesis iniciales que se verán reflejadas en un trabajo documental que está por ver la luz, y que no se ha publicado hasta la fecha, por respeto de Ángel Suárez para con la imparcialidad del Juzgado, y que con los testimonios aportados y pruebas contenidas en el mismo, dejará muy en evidencia la credibilidad de esta ciencia social y sus negativas implicaciones en muchos ámbitos sociales, que quedarán claramente despejados en este audiovisual.

Cabe destacar que una de esas premisas fundamentales del Documental
, Informes Psicológicos "Mentiras con sello oficial", era el hecho de demostrar que cualquiera podía ejercer esta profesión con éxito, al igual que hacía el personaje de la película de 1999 "Mumford", del director Lawrence Kasdan, guión en el que está inspirado este incisivo trabajo documental de investigación. De hecho, al margen de muchas perlas contenidas sobre la realidad de esta "profesión" y sus ejecutantes, asociadas por ejemplo, al famoso caso de los opositores a bomberos, las leyes de adopciones....etc, entre otras...cabe destacar el momento álgido y buscado por Ángel Suárez, que supone el broche de oro a la investigación, que llega con la consecución del Premio Nacional como uno de los mejores psicólogos de 2007, premio que recibe junto a la conocida Supernanny. Este hecho no sólo acredita de manera palpable los postulados iniciales del documental, sino que derrumba por completo la credibilidad de determinadas "prácticas" ejercidas por estos "profesionales".

Aunque en principio, la deontología del periodismo contempla que para conseguir informaciones no se debería traspasar la frontera de la legalidad, en muchos casos como éste, se convierte en la única opción posible, de cara a demostrar lo demostrable, ya que resulta de gran interés social, a pesar de sufrir esta persecución personal y profesional. En cualquier caso, estas prácticas han sido utilizadas desde antaño por la prensa, para que la verdad salga a la luz, en un claro compromiso con la libertad de información. Igualmente, la deontología periodística también contempla que se han de contrastar la información por ambas partes en pro de la buena praxis comunicativa.

Dudar de los métodos de Ángel Suárez y como poner en solfa que el 24 de diciembre es Nochebuena y en Madrid hace un frío que te mueres. Pues lo mismo, si alguien conoce a fondo lo que es el mundo de la psicología y los verdaderos desahogados, jetas y tahúres que aprovechan su verborrea para engañar a unos cuantos incautos ese es Ángel Suárez y en poco tiempo conoceremos de primera mano ese documental que va a despertar conciencias y, sobre todo, a desenmascarar a auténticos vividores.

Comentarios » Ir a formulario



Autor: Guada

Ahora mismo no salgo de mi asombro.
"si alguien conoce a fondo lo que es el mundo de la psicología y los verdaderos desahogados, jetas y tahúres que aprovechan su verborrea para engañar a unos cuantos incautos". ¿Esta calificando de esa manera a todos los psicólogos?
¿Y esta afirmación la hace desde el periodismo?
Le dijo la sartén al cazo...

Fecha: 19/06/2013 23:18.


gravatar.comAutor: Chicha

Me parece muy bien, pero ¿no ha tardado mucho tiempo en preparar el documental el señor Ángel Suárez? Estamos en 2013 y no ha dicho ni mu del documental hasta que ha salido su condena publicada. A mí me parece que esta es una salida honrosa. Si ese era su objetivo desde el principio, ¿por qué no hizo una declaración previa ante notario, por ejemplo?

Fecha: 20/06/2013 11:25.


gravatar.comAutor: Jose Luis

jejejeje, premo al mejor psicólogo 2007. Compañero periodista, dice ud que contrastemos información y ud no contrasta la suya?. Recibió un premio de comunicación, no de psicología; se lo entregó el consejo estatal de psicologos como labor informativa, no por ser psicólogo. Jejejejeje. Qué pifia

Fecha: 20/06/2013 23:29.


gravatar.comAutor: María

Pifia, no, José Luis. Jejeje .Que manía con matar al mensajero. Simplemente se da a conocer un comunicado. Sin entrar a valorar si lo que dice Ud es cierto, no se puede modificar un comunicado ajeno.

Y parece que el profesional que ha emitido el comunicado se ha metido en problemas legales para dar a conocer unos hechos. Hechos, repito, no opiniones, que han quedado grabados.

Y ese mismo profesional ha sido condenado por intrusismo, al parecer, luego haberlo haylo.

Y todos tenemos derecho a que se conozcan estos casos y otros.


@MMariaSp

Fecha: 23/06/2013 00:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris