Facebook Twitter Google +1     Admin

El mecherazo

20140212231228-mecherazo.jpeg

La reglamentación disciplinaria en el fútbol español debe cambiar a la voz de ya. Y no, no me refiero a si hay que meter más o menos partidos a los colegiados en la famosa ‘nevera’ cuando se equivocan flagrantemente. No, no, me refiero (y también de árbitros va la cosa) a esa diferencia de criterio que existe entre darle con un objeto a un jugador o alcanzar con ese mismo ‘proyectil’ a un trencilla. En el primero de los casos, hay un apercibimiento de cierre y una multa económica que no suele pasar de los 3.000 euros (ya ven, pura calderilla). Pero si el objeto alcanza al juez de la contienda, el equipo local ya puede ir pidiendo prestado otro estadio porque tendrá que jugar su siguiente (o siguientes) partidos fuera de su feudo, ya que el campo se lo clausurarán sí o sí.

En ese sentido, la reglamentación de la UEFA o de la FIFA es mucho más severa y, recientemente, al Atlético de Madrid  tuvo que jugar a puerta cerrada un partido de Champions (temporada 2008-2009) porque unos hinchas del Marsella encendieron unas bengalas. O quién no recuerda un Real Madrid-Nápoles disputado también sin público o un Real Madrid-Oporto jugado en Valencia. En Europa no se andan con tonterías y a la mínima que se salgan del guión, multazo al canto y cierre del estadio u obligar a jugar en terreno propio pero sin público, lo que ofrece un aspecto desangelado. Poco a poco los clubes han sabido ir domando a sus ‘fieras’ y, por ejemplo, el Real Madrid ha conseguido sacarse de encima a la lacra de los Ultra Sur.

Pero volviendo a nuestra realidad, el mecherazo que el otro día se llevó en el Vicente Calderón Cristiano Ronaldo prácticamente le sale a precio de ganga al Atlético de Madrid. De su último apercibimiento ya pasaban más de dos años, concretamente casi 8 (fue en el 2006 en un partido contra el Sevilla), así que la sanción en este caso será ponerle un aviso de que a la próxima puede estudiarse un posible cierre. Lo único seguro son los 3.000 euros de multa.

Sin embargo, hete tú aquí que si el mechero le da a Undiano Mallenco, el juez de la contienda, hoy estaríamos hablando de que el Vicente Calderón estaría clausurado para el próximo partido…que sin embargo nunca es el próximo, sino el que eligen los clubes a conveniencia, otra de las grandes lagunas de la legislación balompédica. ¿Y esto cambiará algún día? Mientras sigan los de siempre en los organismos pertinentes, es decir Villar y Arminio, esto seguirá sin variar y así hecha la ley…hecha la trampa.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris