Facebook Twitter Google +1     Admin

Knight 'n' Squire: hamburguesas y perritos con toque irlandés

20140316184708-nait-barra.jpg

No vamos a descubrir la pólvora si decimos que lo que no haya en Madrid, no lo vamos a tener en una ciudad de tamaño más pequeño, pero también es verdad que el gigantismo de una gran capital provoca a veces el efecto contrario, el que cueste encontrar ese rincón diferente, peculiar, agradable. Por ejemplo, en esta gran urbe es más que sencillo poder degustar una hamburguesa. En cada esquina uno puede toparse con esos establecimientos de comida rápida donde en cuestión de minutos tienes un menú a precio más que razonable, pero lo que le pierde es la frialdad del local, no hay un aspecto que lo haga atractivo más allá de lo económico que supone ponerse hasta arriba de hamburguesas y patatas fritas, amén de refresco a libre disposición del cliente.

Sin embargo, si usted quiere disfrutar de unas hamburguesas o de unos perritos calientes de calidad, servidos con mimo, paciencia y mucho arte, no le queda más remedio que dirigir sus pasos hacia el Knight ‘n’ Squire, una coqueta hamburguesería irlandesa, sita en la madrileña calle de Félix Boix número 9, al lado de La Castellana y a pocos metros de Plaza de Castilla.

Lo primero que sorprende de este local es la discreta iluminación con la que se recibe a los comensales, creando una atmósfera muy recogida y que provoca que, aunque el local esté lleno, prácticamente es imposible enterarse de la conversación que mantienen los clientes de la mesa de al lado, lo cual incrementa el placer de disfrutar de cualquiera de los deliciosos platos que ofrecen los responsables del Knight ‘n’ Squire. El lema no escrito de este establecimiento es que disfrutes con calma de la comida o de la cena.

Luego impresiona su decoración, con fotos de artistas del celuloide, autógrafos y fotos firmadas de artistas de primer orden, una motocicleta, distintas botellas de cerveza, una mezcla muy ecléctica y que, sin duda alguna, le da también un valor añadido a este local.

Su carta, a pesar de que la materia prima básica son las salchichas y las hamburguesas, es bastante amplia, ya que se cocinan de diferentes maneras. Todo primeras calidades y no hay una especialidad que destaque por encima de otra, aunque, particularmente, recomiendo el Knight o Nait Plato, que consiste en dos huevos fritos, acompañados de bacon, ensalada, patatas fritas y bien una hamburguesa o una salchicha, un plato que no supera los 7 euros y que te deja saciado. En postres, disponen de variedad de helados y tartas de queso, frambuesa o chocolate (especialmente recomiendo esta última).

La última alegría se la lleva uno en el precio, ya que, en función de lo que se haya pedido, la cuenta puede salir por entre 6-7 euros a los 15 si se ha terminado la cena con postre y/o café, amén de la satisfacción que da levantarse de la mesa con la sensación de no entrarte ni siquiera un hoja de lechuga más. Además, su personal es sumamente atento y siempre están abiertos a cualquier sugerencia o recomendar al comensal que no conviene pedir dos platos a la vez porque, repito, con prácticamente todos acaba uno saciado (esa honestidad por parte de los camareros se agradece).

Así que ya lo saben, si desean disfrutar de unas exquisitas hamburguesas o de unos sorprendentes perritos calientes, acudan al Knight ‘n’ Squire, en la calle Félix Boix 9 o bien infórmense en el teléfono 91 345 01 54 o en la web www.knightnsquire.com. Acertarán con la elección y triunfarán con sus amistades.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris