Facebook Twitter Google +1     Admin

Estética coreana en la Diada

20140913094612-vdiada.jpeg

La manifestación de Barcelona con motivo de la Diada, esa famosa V que se formó en la Ciudad Condal, dejó clara una cosa a ojos de los españoles, que el nacionalismo que intentan imponer los señores Mas, Junqueras y los socios necesarios del PSC-PSOE tiene demasiados paralelismos con el régimen dictatorial de Corea del Norte. Fíjense ustedes lo bien formaditos que estaban los manifestantes para que ambas vías principales de Barcelona fuesen una perfecta bandera. De allí nadie se movía, todos en perfecta disposición, aunque con la diferencia de que aquí aún no se dispara a nadie por diferir de la teoría oficial como sí se haría en el régimen comunistoide norcoreano. De momento, en esta Cataluña de independencia y trinque, se ‘dispara’ de una manera más sutil, con el silencio y la marginación.

Pongamos que el pasado 11 de septiembre de 2014 salieran dos millones de personas a la calle a pedir la independencia (aunque ellos lo revisten del edulcorado y tramposo derecho a decidir). Si empezamos a fijarnos, había bastantes menores de edad, es decir, niños que no tienen aún el derecho adquirido para poder ejercer el voto. Cataluña, que yo sepa, tiene alrededor de 8 millones de habitantes, así que, haciendo un cálculo rápido, sólo un 25% de los ciudadanos reclamaban abiertamente esa secesión y que el 9 de noviembre de 2014 se pueda concurrir a las urnas (ya verán como al final, de celebrarse algo en esa fecha, serán unas elecciones anticipadas).

Artur Mas puede presentarse en Moncloa y ponerle sobre la mesa los dos millones de manifestantes, pero su argumento tramposo quedará desmontado en una magistral jugada. Primero, no hemos escuchado a los otros seis millones de catalanes y, lo más importante, quedan 41 millones largos de españoles que también tienen algo que decir ante el intento de esta panda de independentistas de trocear nuestro país.

Eso sí, por motivos electoralistas, ya saldrán los Podemos de turno, Izquierda Unida o los socialistas a intentar camuflar sus pensamientos, intentado arrimar el ascua a su sardina, y asegurando que están por el derecho a decidir, pero oponiéndose a la secesión, haciendo un perverso uso del lenguaje, algo en lo que son unos maestros los políticos de la progresía española.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris