Facebook Twitter Google +1     Admin

El Pequeño Nicolás y La Pechotes, un pack fraudulento

Que el Pequeño Nicolás está cobrando un pastizal por aparecer regularmente en ‘Un tiempo nuevo’ (Telecinco) eso no lo pone en duda nadie. Sí, perfectamente Mandarina, la productora del programa de Mediaset, puede reclamar pruebas fehacientes de la afirmación de que están pagando al farsante. Pero es que no son necesarias. Su competidor más directo, ‘laSexta Noche’ (laSexta) ha visto como desde que el chaval aparece en el prime-time nocturno de los sábados en la televisión de Fuencarral, éste no les coge ni el teléfono. Y con lo golfo y pesetero que es Francisco Nicolás Gómez Iglesias, no me puedo tragar la versión de que él va al plató por una mera cuestión de orgullo propio. Él va a lo que va, a llevárselo calentito aprovechando que dentro de su amplísimo abanico de mentiras, hay alguna verdad que le ha valido para sostener el circo mediático.

Lo que más indigna es observar como los medios que han conseguido hablar con el Pequeño Nicolás, léase El Mundo o Telecinco, resulta que, en cuanto pueden, hacen un retrato más amable del caballerete. Por ejemplo, el 20 de diciembre de 2014 aparecía en el suplemento de La Otra Crónica una especie de tratamiento misericordioso hacia el tunante de El Viso porque ahora no pueda ir a los sitios exclusivos a los que solía acudir por temor a ser reconocido y al acoso de buscadores de selfies de oportunidad. Sí, debe ser una pena tener que acabar tus noches cenando en un Fast-food (modo irónico on).

El Pequeño Nicolás, cuyo discurso se va cayendo poco a poco a pedazos, incapaz por ejemplo de aportar una sola prueba en sede judicial, es una auténtica sabandija capaz de chuparle la sangre y los euros al primer pardillo que pase por ahí. Profesionalmente, puedo entender lo que ha hecho Mandarina, es decir, tengo un programa que no llega siquiera al 10% y temiendo que Vasile pueda ordenar su retirada de la parrilla me busco lo que sea y al precio que sea. Nicolás, tan supuesto conseguidor para el Gobierno y para la Casa Real vio una oportunidad pintiparada para hacer caja y hacerse unos bolos los sábados en la noche. Eso sí, al igual que María Teresa Campos y su hija Terelu, aquí el pequeño farsante también nos ha colado a La Pechotes, una tipeja que su único atributo reseñable son esos, dos pedazo tolonas como los melones de Villaconejos. Pero en cuanto rascas un poco ves que ella, al igual que Nicolás, no dan para más.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris