Facebook Twitter Google +1     Admin

La LFP se la coge con papel de fumar

20150216181010-images.jpg

La Liga de Fútbol Profesional se va a meter en un jardín de proporciones desconocidas. El pasado fin de semana, durante la celebración del partido entre el Fútbol Club Barcelona y el Levante, un grupo de aficionados comenzó a corear lo siguiente: “Es un borracho, Cristiano es un borracho…” y, en teoría, según las nuevas sanciones que se han establecido para evitar cualquier tipo de conducta violenta, esta frase acarrearía algún tipo de sanción, bien económica, bien el cierre del estadio o incluso la pérdida de los tres puntos conseguidos en el terreno de juego.

Hasta aquí, todo perfectamente entendible porque quienes profieren los insultos son seguidores del equipo local. Sin embargo, volvemos a encontrarnos con un problema de compleja solución. ¿Cómo condenar de forma razonable a un equipo por los insultos de cuatro descerebrados que están en las gradas de cualquier campo? Imagínense lo fácil que puede ser para cualquier club de la geografía española pagarle el viaje a un reducido grupúsculo de radicales para que, por ejemplo, fuesen a insultar a los campos del Valencia, del Sevilla, del Real Madrid o del Athletic de Bilbao. ¿Cómo probar que esos seguidores no son del equipo local, máxime si van ataviados con su uniforme?

En este caso, como no puede haber ni un policía, ni un agente de seguridad ni un directivo detrás de cada aficionado, lo que se debería de imponer en estos casos como medida razonable es que sea el club titular del campo de juego el que, detectados los primeros gritos, lo haga constar públicamente por megafonía (exactamente igual que cuando a un aficionado le da por lanzar objetos al rectángulo de juego).

Otra cosa distinta sería que la entidad permitiera la barra libre de improperios sin decir absolutamente ni media. Ahí sí que podrían entrar de llenos los comités. Pero mientras haya una intención por parte de los clubes de erradicar cualquier tipo de violencia física o verbal, sobre todo ésta última que es la que parece que le importa más a la LFP, no veo razones para sancionar a un equipo con pérdida de puntos o cierre de su cancha. Sería una medida desproporcionada.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris