Facebook Twitter Google +1     Admin

Denuncia falsos malos tratos y vete de rositas

Entiendo perfectamente a Juan Fernando López Aguilar. No voy a convertirme en un juez de papel porque los que tendrán que juzgar y dirimir la inocencia o culpabilidad del exministro de Justicia y eurodiputado socialista son los magistrados de verdad. Sin embargo, entiendo y comprendo a este político y sé de buena tinta de lo que está hablando cuando dice que a veces los divorcios causan trastornos de personalidad. Quien suscribe, pasó por un episodio similar.

Hay quien con mucha mala baba ha comentado que le está muy bien empleado a López Aguilar por haber aprobado una legislación que iba en contra de los hombres porque admitía a trámite denuncias que, como en el caso que nos atañe, pueden ser más falsas que un euro de madera. Es posible que el exministro se equivocase en el planteamiento y ahora se haya visto atrapado en la trampa jurídica ideada en su momento. Es verdad que debe priorizarse la protección de la mujer, aunque tampoco convertir la ley en un ‘todo el monte es orégano’ porque sinceramente no puede ser que tras una denuncia viciada de falsedad, la denunciante se vaya de rositas.

Miren, sé que eso de hablar en primera persona no queda elegante, pero para que entiendan por la que está pasando Juan Fernando López Aguilar, les diré que yo sufrí un caso idéntico. En su momento pedí el divorcio, quise ir por la vía más diplomática y pacífica y cuando sólo estaba a dos o tres semanas vista para el juicio me cayó de plano una demanda por malos tratos…¡sin estar viviendo en el mismo domicilio de quien fuese mi pareja! Sí, todo podía ser que la hubiese caneado en la calle o ido a su casa a horas intempestivas. Pero no. Sin comerlo ni beberlo me llaman una mañana de mayo de 2006 para decirme que me habían denunciado por malos tratos.

Para no cansarles, les diré que rápidamente tuve que llamar al abogado, personarnos en los juzgados, ser interrogado y, posteriormente, escuchar de mi abogado que le proponían que si no íbamos a juicio, la pena de dos años de cárcel se conmutaba por unos miles de euros y nueve meses de trabajos sociales. ¡Ni un céntimo, le dije al letrado! Tan seguro estaba de mi inocencia que le insistí que al juicio de cabeza, que yo no me prestaba a una componenda, máxime sin haber tocado un pelo a nadie. Eso sí, hasta que se celebró el juicio tuve una orden de alejamiento de 500 metros. En la vista, mi denunciante fue incapaz de sostener su denuncia y la juez sentenció mi inocencia y además sin posibilidad alguna de recurso. Eso sí, los 2.000 euros de abogado, procuradora y el mal rato que me hicieron pasar eso no te lo devuelve nadie.

Artículo publicado en la edición canaria de ABC

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Feministo

En este país, como siempre, más papistas que el papa. Para míla ley de violencia de género es una herramienta populista de los partidos, ni más ni menos. Ya existe un código penal y una ley de enjuiciamiento civil. Con haber dedicado los recursos necesarios a crear unidades especiales en los juzgados para estos casos y haber añadido lo necesario al código civil y penal hubiera bastado. Los delitos son delitos, ya sean cometidos por hombres o por mujeres. Todo esto ha sido un caldo de cultivo para facilitarle la ruina a muchos hombre buenos, como fue su caso, tanto económica como personal, a manos de unas cuantas zorras con mala idea que lo que pretenden es la venganza y el saqueo a los hombres. El respeto ha de ser para TOD@S, al igual que las leyes. Y al que la haga, sea hombre o mujer, que la pague, como es de ley.

Fecha: 13/04/2015 12:14.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris