Facebook Twitter Google +1     Admin

El alumno asesino de Barcelona, ¿otro caso Sandra Palo?

¿Qué está sucediendo en nuestra sociedad? Hoy, 20 de abril de 2015, todos los medios de comunicación se han visto sorprendidos a primera hora de la mañana por una noticia brutal, el asesinato a sangre fría de un profesor en un instituto de Barcelona a manos de un alumno que, al parecer, llevaba tiempo rumiando el ataque aún sin saber los motivos que le llevarían a cometer este vil acto.

Afortunadamente, dentro de la desgracia que conlleva la pérdida de una vida, lo rudimentario del equipo para cometer la matanza y los excelentes oficios de un profesor de gimnasia hicieron que el chaval se rindiera y se entregase a la Policía para, posteriormente, ser recluido en un centro temporal hasta que un juez dictamine donde debe ser realojado para su posterior puesta en libertad cuando cumpla los 18 tacos.

Y aquí es donde entra la gran cuestión, ¿hay que legislar en caliente? Sinceramente, no, pero tampoco se puede dejar pasar alegremente el tiempo porque, de lo contrario, nos encontraremos con otro caso como el de Sandra Palo, la menor a la que un chaval llamado El Rafita violó repetidamente hasta que acabó con su vida. ¿Resultado de una ley que permite estas licencias con los menores? Pues que ese sujeto salió del reformatorio y pulula libremente entrando y saliendo de comisaría cada vez que comete una fechoría.

Por supuesto, en un año meramente electoral, nadie va a querer tocar nada del Código Penal para castigar más duramente a los menores de 14 años que cometen crímenes de este calado, pero no puede demorarse por mucho más tiempo una reforma a fondo para evitar que este tipo de personas que llevan insertado el germen del asesinato salgan impunemente a la calle tras haber estado sólo unos meses o pocos años en una institución donde, supuestamente, son sometidos a una reeducación. Viendo lo de El Rafita, naranjas de la China.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris