Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Razones humanitarias para no echar a Celia Mayer? ¡Mis cojones, Carmena, mis cojones!

¡Para razones humanitarias, Carmena, mis cojones!

Perdonen ustedes, queridos lectores del blog, y televidentes de mi canal de Youtube esta salida de pata de banco. Pero es que si no la digo, reviento.

Nuestra ‘querida’ alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha descolgado este 12 de febrero de 2016 con unas declaraciones a la Cadena SER y a Onda Cero en las que justifica como argumento de peso para no echar de una patada en el culo a Celia Mayer, la concejal de Cultura que permitió el bochorno de los titirietarras, unas “razones humanitarias”. Sí, Carmena, y los dedos de las manos, de mis pies, la punta de mi nabo y mis cojones todo suma 23.

A ver, señora alcaldesa. Si en mi empresa, por el motivo que sea, meto la gamba hasta el punto de hacerle perder un anunciante o un contrato televisivo a mis jefes por una nota sin pies ni cabeza y donde me invento una realidad y perjudico los intereses de alguien vinculado a mi medio, no es que me den un serio aviso. Es que me ponen en la puta calle. Porque, señora mía, esto funciona así. Tú perjudicas la imagen de una compañía o de una institución y, salvo que seas el hijo del jefe (y no siempre) te acabas yendo a la cola del paro.

Eso es lo que tenía que haber pasado con Mayer, que tendría que estar a estas horas echando currículums en supermercados, centros comerciales o pidiendo ser asesora de Bildu. Pero esta señora no puede seguir un solo segundo más ahí. ¿Qué es eso de razones humanitarias? Los cojones. Pero una cosa debe quedarle clara, abuelita populista, usted ha unido su futuro al de Mayer. Es más, ya está usted tanto o más pringada que la concejal una vez ha decidido acogerla bajo sus faldas.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris