Facebook Twitter Google +1     Admin

Guardia Civil: héroes y ángeles de la guarda

No se me ocurre mejor homenaje a la Benemérita, máxime después de la agresión sufrida por unos elementos de estética e ideales abertzales, terroristas al fin y a la postre, que el que mi compy María Montero les hizo hace unos días en Periodista Digital. Estos son los hombres y mujeres que lo dan todo por nosotros a cambio de nada, y que 50 desaprensivos en Alsasua, Navarra, agredieron impunemente. Chapeau y ¡Viva la Guardia Civil!
Amanece una jornada diferente, con las palabras del Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, quizá ensoñadas en héroes valientes, pero revestidas de un indeleble sentido bajo el amparo del Cuerpo de la Guardia Civil en Canarias: "Nadie que no haya nacido sólo para eso, y esté dispuesto a vivir sólo para eso, podría persistir en un oficio tan voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero no concede ni un instante de paz, mientras no vuelva a empezar con más ardor que nunca, en el minuto siguiente".

Son espíritus indomables, pero con una disciplina impecable, y conciencia grupal dentro y fuera de su propia piel. La gente proyecta su vida en sus manos todos los días, pero ese es el secreto de su adrenalina, un profundo sentido de la salvaguarda social, con un honor de otro tiempo, un honor leitmotiv que retrataría Wagner en el Anillo del Nibelungo a principios del siglo XIX. El compositor alemán, inspirada su música en un Romanticismo europeo sublime, ligaba los valores mitológicos, con una sociedad ávida de héroes contemporáneos, debatiendo el amor, el poder y la gloria entre humanos y dioses.

Era la época posterior a la Guerra de la Independencia en España, y el Duque de Ahumada, decretó la existencia de una élite de valientes que protegerían los caminos, doncellas desvalidas con niños, desfavorecidos, víctimas de asaltos por forajidos, mientras el país se regentaba con Isabel II, una Constitución moderada en 1845, y un regio recorte a la libertad de expresión, aún con la austera Ley Electoral de 1846. Sin embargo, la Guardia Civil predecesora de esta orbe institucional, había comenzado su camino con una "Cartilla de Honor" en 1844, firme testigo silencioso y activo durante 172 años de asistencia ejemplar y digna, propia del más insigne código ético desde el Principio de Hammurabi en Mesopotamia.

No sólo nacieron como guardianes de la Naturaleza, sino como garantes de la vida ajena, en tierra, mar y aire, librando arduas batallas con el fuego devastador de las conquistas rurales de la mano del hombre. La Guardia Civil no tiene miedo a la muerte, ni le es permitido huir del miedo a la desgracia exigua. Aún arriesgando su felicidad personal, comprometen su equilibrio vital en cada acción de salvamento, en cada cruzada transgresora del artículo 104 de la Constitución Española que garantiza el ejercicio de los derechos y libertades de la ciudadanía, inherentes a la protección derivada de los mismos, vigilante por los efectivos de la Benemérita. La Gran Cruz de la Orden de la Beneficiencia otorgada en 1929, junto con el "Decretazo" de Alfonso XIII en 1913 reconociendo al Cuerpo los atributos de lealtad arropados por el sutil manto de estrellas de la Virgen del Pilar, entregaron personalidad jurídica a los soldados  de entonces, al igual que un rango especial en las acciones benefactores sincrónicas con la compasión del Universo.

Se han sucedido muchos instantes complejos en la ordenación responsable de la Guardia Civil, presente histórica en transiciones entre Repúblicas en España, la Guerra Civil, la persecución a la Masonería, la Transición Democrática y la Monarquía Parlamentaria. Pero la Guardia Civil permanece, a pesar de las caídas políticas, el devenir de la ambición destructiva de una economía suicida, y la ambigüedad creciente de los delitos sofisticados registrados por el consumo de sustancias atrofias, para la conciencia libre de las personas partícipes en la gran regeneración de la capa de ozono proscrita, demolida por minorías egoístas que siembran la hambruna en la infancia.

No hay tiempo ni miramientos políticos obscenos, que desagravien más que la realidad contrariada del siglo XXI.  Ante la observante mirada de la Guardia Civil, implacable y serena en el cumplimiento de la legalidad.

Amanece diferente y, el ensordecedor ruido de unas palas de helicóptero destino a la misión de salvamento aéreo más importante acaecida en España, desde su fundación en 1844, se desplaza al Parque Rural de Teno en Tenerife. Cae la tarde, el Capitán Antonio Márquez de la Guardia Civil, un piloto valiente con miles de horas de vuelo, decide aproximarse a inspeccionar un fatídico y pronosticado derrumbe de una carretera barrancosa atrapando a 120 personas en el otoño de 2016. Los niños reanudan con esperanza su vista alzada a los cielos, al visualizar la aeronave del Capitán Márquez, que atisba las coordenadas y finalmente socorre a los civiles, junto al Batallón de Helicópteros del Ejército autorizado por el teniente general jefe del Mando de Canarias, Pedro García Galán.

Después de horas de tensión en los diferentes vuelos de evacuación, con experiencia en trayectos nocturnos sin apenas iluminación, la misión transcurre satisfactoriamente y los ciudadanos salvan la vida. "Hay que estar ahí para saber lo que guarda cada imagen en una acción de salvamento. Experiencia vital siendo miembro de  la Guardia Civil, realmente es vocacional, a veces desde la infancia, porque nuestras familias fueron un referente o un ejemplo nuestros ancestros. En el corazón reside un homenaje permanente a quienes se fueron en el ejercicio de un rescate, mientras abogo por un estrecho compañerismo y solidaridad con la sociedad, incluyendo a las personas que arriesgan la vida de sus hijos, viajando en pateras hacia las costas canarias", relata el Capitán Márquez, al que le ampara una segunda piel, su helicóptero.

"Recuerdo algo que jamás olvidaré, en una altitud imponente en un circuito de montaña, un niño regañaba rigurosamente a su padre por haberse perdido en los montes, al haber cambiado aleatoriamente la ruta establecida para una concreta caminata. Contabilizamos personas que no saben medir sus fuerzas, ni los equipos que utilizan para adentrarse en el Parque Nacional del Teide, la montaña más elevada de España. Cuanto más miedo tienen a perderse, más se adentran en senderos desconocidos, y alertan en última instancia, pensando que vamos a pasar una factura por el rescate aéreo, pero hay que desmitificar el coste del socorrismo en helicóptero, los ciudadanos ya lo pagan con sus impuestos, y es un servicio de asistencia que ejecuta la Guardia Civil", apostilla Tino Montes, miembro del GREIM (Grupo de Rescate de Montaña) y experto en alpinismo en Picos de Europa y el Pirineo Francés. Pasará a la historia de la Benemérita por difundir un vídeo viral autofilmado de su descenso en esquíes, por las laderas colmadas de nieve durante el crudo invierno de 2016.

El Sargento Jefe del GEAS (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas), Jaime Beltrán, ha resultado condecorado con honores junto con miembros de su equipo, en la Festividad de la Patrona de la Guardia Civil, la Virgen del Pilar, el 12 de octubre de 2016. "Recientemente, patrullé una misión encontrando en las costas de Santa Cruz de Tenerife,  una maleta con el cadáver de un padre descuartizado, siendo el autor de semejante crimen, su propio hijo adolescente. No entendemos algunas veces como se pueden suceder este tipo de actos, y es necesario un equilibrio psicológico para soportar acontecimientos tan duros, así como un equilibrio físico, pues como submarinistas requerimos salud y mucha resistencia. Los alijos de  droga los incautamos en alta mar, o buceamos en las profundidades del océano para recuperar estas pruebas del delito de narcotráfico. Vigilamos los puertos de Canarias, y revisamos permanentemente sus instalaciones como prevención de ataques terroristas. Rescatamos personas desaparecidas en las playas, y apoyamos a ballenas u otras especies si aparecen desorientados o heridos en las costas", relata emotivamente el Sargento Beltrán.

"SEPRONA ostenta muchos años de antigüedad, y representa una protección ambiental completa a la Naturaleza, y a las personas, en convivencia con la flora y fauna. Son cerca de 2.000 leyes que recogen los derechos y deberes de los ciudadanos, y su relación con el medio ambiente. Protegemos especies, rescatamos animales, controles de tráfico de medicamentos, inspecciones de productos fitosanitarias, investigación de peleas de gallos, tenencia de guías caninas, prevención de incendios forestales y extinción, ejerciendo de policía judicial respecto a las causas de los fuegos en el monte", describe el Cabo Primero Víctor Manuel Abolafia, miembro de SEPRONA, invitando a la concienciación ciudadana y al disfrute saludable de los Parques Nacionales. Recuerda el Capitán Márquez con tristeza que:

En algunas ocasiones no es posible rescatar a la personas atrapadas, en situaciones de riesgo inminente, como sucedió con un grupo de excursionistas que fallecieron atrapados en una bolsa de monóxido de carbono en la galería de agua de Piedra Cochinos, en Tenerife en 2007

Y Tino Montes, del GREIM:

Otras veces hemos hallado restos arqueológicos de procedencia guanche, en algún salvamento de montaña, entregándolos a disposición del Patrimonio Cultural, al Cabildo de Tenerife. 

Igualmente subrayan los agentes, la importancia de misiones de rango internacional, donde la Guardia Civil interviene en catástrofes naturales sobrevenidas en otros países, con labores de rescate a civiles, y refuerzo a Cuerpos de Seguridad de otras jurisdicciones.

Los equipos ROCA de la Guardia Civil, custodian y fiscalizan las cosechas robadas, así como aperos de labranza, y controlan la venta ilegal de productos agrícolas de procedencia delictiva. Karim, Jefe del equipo ROCA en el Puerto de la Cruz, explica que

A raíz de la crisis económica, han aumentado los robos en el campo los últimos años, y las cosechas sustraídas, ni siquiera son para autoconsumo, sino para venta ambulante, o mercadillos ilegales. Son redes organizadas que controlan perfectamente las fechas de maduración y la recogida de los frutos, especialmente los aguacates, como diana para los ladrones.

En el acto conmemorativo de la Virgen del Pilar como Patrona de la Guardia Civil el 12 de octubre en 2016, apadrinada la llamada Fiesta Nacional,  por el Jefe Supremo Capitán General de los Ejércitos, Su Majestad el Rey de España Felipe VI, en la Comandancia de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife, el general Jefe de la Zona de Canarias, Juan Sánchez Medina, resaltó con lágrimas en los ojos "El valor de los caídos en acto de servicio, extendiendo la felicitación a los diferentes miembros de Tráfico, GRS (Grupo de Reserva y Seguridad), TEDAX (Técnico Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos), GEAS, GREIM, ROCA, SEPRONA, Helicópteros con todos los equipos que forman parte del Cuerpo al servicio de la sociedad".

El Delegado del Gobierno en Canarias, Enrique Hernández Bento, situó al Archipiélago en un punto menos que la media nacional en la tasa de criminalidad,  con 42 infracciones penales por cada 1.000 habitantes, destacando "Logros de la Guardia Civil en la detención de 294 personas por delitos relacionados con narcotráfico, y el éxito del Gobierno español gestionando flujos migratorios, en el descenso de 31.000 inmigrantes llegados en patera, a los 875 que llegaron en el año 2015".

Concluyen los cinco Guardia Civiles invitados a un coloquio radiofónico en Gente Radio, en una amanecida diferente, donde la misión constituía en informar vía ondas aéreas a los ciudadanos, en un testimonio gráfico y humano sin precedentes:

Canarias es un territorio seguro, e invitamos a las mujeres a que participen como profesionales en la Guardia Civil, además de las 5.000 féminas que forman parte del Cuerpo, la mujer es fundamental y complementaria  en el trabajo que desempeñamos, incluyendo el reconocimiento a todas las familias que integran el lado humano de nuestras vidas, y sacrifican en numerosos momentos la vida privada, porque estamos operativos las 24 horas del día...Nunca desconectamos de nuestra responsabilidad.

Son los valientes de Canarias, los héroes de la Guardia Civil, que por una horas dejaron de ser anónimos, bajo el abrigo de sus mandos superiores, el Teniente Coronel José María Tienda Serrano, Jefe de la Comandancia del Instituto Armado de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, y el Capitán Jefe de la Primera Compañía del Puerto de la Cruz, Juan Carlos Izquierdo, sobrevolando la esfera de los divino y humano, cual inicio de nobleza temprana en 1844 diera fe de la evolución extemporánea, sin indicios de afectación temporal, al conservar intactos los principios únicos motivados en su creación primigenia, salvaguardando valores emocionales Patrimonio de la Humanidad, la verdadera esencia de la Guardia Civil.

Sígueme en @MariaMonteroTFE

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris