Facebook Twitter Google +1     Admin

Improvisación infumable

20101021120230-imagen-tabaco.jpeg

Infumable. El Gobierno de España, al igual que otros asuntos, está jugando a la improvisación en el tema del tabaco. No sabe cómo arreglar el entuerto cometido por la entonces ministra de Sanidad, la prohibicionista y fundamentalista Elena Salgado, pero, desde luego, cada vez que a alguien en el gabinete de ZP se le ocurre una idea para paliar el desaguisado lo que hacen es enmierdar más la cosa hasta extremos insospechados.

Como diría mi amigo Lewis Rogers, sigamos la estrategia de Jack El Destripador, es decir, vayamos por partes. Parto de una base fundamental, que la ley aprobada a finales de 2005 debería de haber puesto los puntos sobre las íes desde el primer minuto. No fumar en locales cerrados, prohibido totalmente. Nada de zonas especiales ni zarandajas. En todo caso, aprobar y regular los llamados clubes de los fumadores donde, obviamente, se impediría la entrada a menores.

Pero claro, el Ejecutivo del talante llega y empieza a poner una serie de excepciones que sí con tantos metros hay que poner zonas separadas, que si tiene menos metros no hace falta, que si luego dejan cierta autonomía a las comunidades.¿Resultado? Una chapuza de tres al cuarto donde, al final, el empresario de un local de restauración que haya invertido sus miles de euros en construir un habitáculo para fumadores se lo puede ir comiendo con papas. No sólo es que no se pueda fumar ya, es que encima el Gobierno dice que no hay compensaciones económicas.

Evidentemente, nos hemos topado con un gabinete que es amigo de seguir la nada agradable metodología de la improvisación. Le estalla a la Salgado o a la Jiménez de turno una idea en una cabeza cargada de cubitos de hielo y alguien, muy diligente, la anota en una servilleta. Y claro, las propuestas que se gestan así, acaban pariendo auténticos disparates del gusto de Luces de Bohemia.

El esperpento de la reforma de la ley del tabaco aplica, por un lado, el prohibicionismo radical, pero por la otra parte incrementa el número de puntos de venta del nefasto producto. ¿En qué quedamos? Todo fundamentalismo es malo porque, en este caso, si bien hay que proteger nuestra salud, lo que no parece de recibo es que quieran legislar dentro de nuestras propias casas, de nuestras propiedades y menos tolerable es que a quien se le conminó a hacer una reforma en su local, ahora, cinco años después, le digan que se tiene que aguantar. Y eso por no hablar de las nulas ayudas estatales para aquellos que quieren dejar el pernicioso vicio del cigarrillo, vicio del que, dicho sea de paso, se beneficia a espuertas el Estado.

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Máximo Medina

'Tabaco, coches...'

Antes que nada vaya por delante que soy de los que echan humo... tabaco, claro y no otras cosas que hay muchas mentes calenturientas por ahí. La prohibición de fumar en determinados sitios me parece incluso hasta correcta, pero lo que no considero de recibo es que cualquier panoli que me he encuentre por ahí me diga aquello de "apague su cigarrillo que me molesta" (esté o no en un lugar prohibido para fumar). El tabaco es un negocio en muchos países del mundo, también para los gobiernos, y por eso no se prohíbe su compra, aunque sí su consumo. Es justo lo contrario que para otras drogas, cuyo tráfico, venta o compra, está prohibido y sin embargo su consumo, no. Por esperpéntico que pueda parecer usted no puede fumar en un lugar público, pero sí puede pincharse o esnifar o hacer lo que se haga, que de eso no entiendo. Así que la conclusión es clara y sencilla: prohibir el consumo de tabaco es guay, políticamente correcto y tiene buena imagen, pero erradicar su venta no, porque ahí nos jugamos los cuartos, unos 6.000 millones de euros en impuestos al año. Y no vale el truco de que ese dinero se invierte en la sanidad, porque los centros de salud españoles al ser universales y de fábula tienen que atender todas las dolencias por igual, ya sean las generadas por el tabaquismo o por cualquier otra sustancia. Por ello es importante mantener la hipocresía en este asunto tan polémico del cigarrillo, donde se invaden los derechos personales "por nuestro bien". Salud y Seguridad están por encima de todos los derechos individuales habidos y por haber y, claro, las autoridades aprovechan la coyuntura.
Aunque sea otra historia, me recuerda a la compra del coche. 'Cómprese usted un coche, sea libre...' decían anuncios de hace años. Poco después salía el municipio de turno y te decía, "sí, pero compre también un aparcamiento, porque en la calle no lo va a poder dejar, porque las vamos a hacer todas peatonales". Cuando cumplías con los dos requisitos 'ordenados' te salían con la última: "no utilice usted el coche que contamina mucho y si lo hace, la gasolina se la voy a poner por las nubes". No olvide los miles de personas que trabajan en el sector del coche, ni tampoco a los que laboran en refinerías y gasolineras. ¿Se puede tener más caradura? Con un pitillo en la mano, quizás.

Fecha: 21/10/2010 14:10.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris