Facebook Twitter Google +1     Admin

Pantoja, como Lola Flores

20130508194010-isabel-pantoja-foto.jpg

España es diferente. Aquí robas una barra de pan y, al margen de tonto y de pringado, acabas chupando un tiempo prudencial en prisión. En cambio, te llamas Isabel Pantoja y, a pesar de tener que pagar un millón y pico de euros por diversas historias poco o nada transparentes (amén de 24 meses de prisión, cantidad perfectamente aplicada para que no pisara la celda), tus fans te seguirán apoyando incondicionalmente, te jalearán y serán capaces de abarrotar tu último concierto. Total, siempre les queda la excusa y el argumento manido (aunque no exento de razones) que en este país trincan a lo grande desde un ex tesorero del PP hasta el yerno de los Reyes y aquí no pasa absolutamente nada. A lo sumo, que te retiren el pasaporte.

La tonadillera, al estilo de la desaparecida Lola Flores, comenzó meses atrás su campaña plañidera para influir en el fallo judicial. Su argumento fue que si a ella le metían un puro (Don Julián, concretamente) por las actividades de su amante, también tenían que actuar de igual manera con la Infanta Cristina. Vamos, que esto es como cuando te pillan copiando en un examen y sabes que el compañero de al lado también lo ha hecho. Ya nadie te evita el suspenso, pero al menos te queda el derecho al pataleo y llevarte a otro contigo al hoyo de la desesperación (ya se sabe, mal de muchos, consuelo de tontos).

Ahora, Pantoja dará toda una serie de giras, un road-show por media España y parte de la otra en las que agotará todas las entradas y, de paso, podrá recaudar lo suficiente para hacer frente a la multa que le impuso la jueza. Y saldrá a los escenarios como una mártir, como una víctima de un sistema que ha tratado de hundir su carrera, como Lola Flores.

Estos famosos se creen que su status les protege de todo, se piensan que están por encima del bien y del mal, que nada tienen de que arrepentirse. Son paseados como santos de estampita allende los mares. Claro, que también, puestos a la comparativa, prefiero (aunque tampoco sea admisible) a una señora que ha colaborado en blanqueo de dinero que a un torero cínico que encima se ríe de todo el mundo después de haber provocado la muerte de un ser inocente.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris