Facebook Twitter Google +1     Admin

Tampodka, la nueva forma de emborracharse hasta la muerte

20130523192813-fgte.jpg

¿Tan aburrida está la juventud de hoy en día para recurrir cosas tan peligrosas como el fenómeno del ’tampodka’? En líneas generales, se trata de un juego peligroso que se ha puesto de moda entre las adolescentes y que consiste simplemente en impregnar un tampón con vodka y luego ponérselo, evidentemente, donde todos ustedes se imaginan. ¿Qué sucede? Que al poco tiempo estas inconscientes chavalas tienen un pedal de quince, un coma etílico en toda regla, amén de una serie de efectos secundarios como destrozar la mucosa de la vagina. Y ojo, que los chicos tampoco se escapan, ya que ha habido algún otro que ha hecho esta práctica vía rectal.

Uno de los casos más graves se dio en Asturias, con una chica de apenas 15 años que llegó al hospital más en el otro mundo que en éste. Inicialmente, ante un análisis inicial, la paciente no parecía haber ingerido gota de alcohol, el aliento por lo menos no le olía a bebida etílica, pero sus gestos y sobre todo su práctica imposibilidad de caminar hicieron sospechar que algo no iba bien y, sobre todo, que la chica en cuestión había tenido que ingerir algo.

Efectivamente, tras un análisis exhaustivo, se acabó dando con la clave. La chica era poco menos que un barril de vodka andante, pero no por tomarlo vía oral, sino vaginal. Las autoridades sanitarias asturianas, ante el bombardeo mediático del pasado fin de semana, con reportajes en varios diarios de tirada nacional y regional, han intentado quitarle hierro al asunto, pero lo cierto es que los hechos son los que son y esta práctica empieza a estar demasiado extendida entre una juventud (o entre un sector concreto de nuestros jóvenes) que parece no tener más metas que la borrachera porque sí.

Quizá, no obstante, haya que empezar a darle más bombo mediático y denunciar estos fenómenos de fines de semana, a estas actividades nada saludables que concitan a muchos jóvenes que pasan del botellón a otras cosas menos saludables aún y que ponen en riesgo no sólo su propia vida, sino también la de terceros que nada tienen que ver, pero que pagan mortalmente las borracheras de unos inconscientes.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris