Facebook Twitter Google +1     Admin

No todo 'Bale', Florentino

20130824180431-000000000000000000aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaabale.jpeg

¿Merece la pena que el Real Madrid haya desembolsado 99 millones largos por Gareth Bale? El delantero galés, es verdad, es uno de los jugadores con más tirón en el panorama internacional, pero tampoco se le conocen grandes gestas y parece una bestialidad pagar tal millonada que supera hasta la fecha al fichaje más caro, al de Cristiano Ronaldo, más de 93 millones en 2009. Quizá, avanzada la competición, resulta que esta cantidad se amortiza de manera galáctica, pero me surgen muchas dudas sobre la idoneidad de Bale para el Real Madrid y, especialmente, los efectos contraproducentes que su llegada pueda acarrear para la entidad de Chamartín.

Cierto es que en la zona de arriba, en comparación con la pasada campaña, el cuadro merengue cuenta con un efectivo menos tras la marcha del ‘Pipita’ Higuaín al Nápoles y que Benzema sigue erre que erre en ser ese delantero apático, con cara de hacer lo mínimo posible y llevarse crudo su millonaria ficha a final de cada temporada. Pero ahí tiene el club a un jugador como Morata que, sinceramente, está más que preparado para poder gozar de algo más que esos minutos de la basura o también la irrupción de un ‘animal’ (en el mejor sentido de la palabra) como Jesé.

Sin embargo, a pesar de sus continuas promesas de redimirse y de no hacer solamente un Madrid con proyección mundial para vender camisetas, Florentino vuelve a caer rendido a los pies de la vanidad, de poner al equipo en el top universal de entidad capaz de juntar a los mejores y a los más caros, pero eso no siempre garantiza que luego llegue hasta las vitrinas de Concha Espina la décima Copa de Europa.

El ejemplo es claro y meridiano, con el actual presidente del Real Madrid han llegado hasta el Bernabéu gente como Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham, Owen, Samuel, Kaka, Cristiano Ronaldo, Modric o Benzemá, todos ellos por una verdadera purriada de millones, entre los 40 y los cerca de 100 millones de euros y en cambio, salvo este año en el que se apostó fuerte por el producto nacional (Isco e Illarramendi), siempre se racaneó hasta extremos insospechados para intentar fichar a Villa, Mata, Silva o Cazorla. ¿Resultado? Una sola Champions para un gasto que calculo que supera los 400 millones de euros en esos jugadores de calidad contrastada, pero que no siempre han hecho grupo. Mucho me temo que con Bale suceda tres cuartas partes de lo mismo.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris