Facebook Twitter Google +1     Admin

Un año de sufrimiento y sin respuestas claras

20090819124328-20080820-avion-estrellado-spanair-accidente-barajas.jpg

Un año, 365 días han tardado los expertos en dictaminar las posibles y casi seguras causas del accidente de aviación más importante que hemos sufrido en España en los últimos tiempos. Cuando se cumple el primer aniversario del accidente del MD-82 de Spanair que se llevó para siempre la vida de 154 pasajeros y que dejó un perpetuo dolor a sus familiares y amigos, es ahora cuando se dan a conocer unos informes que, sin ser técnico, permítanme que ironice sobre ellos. No es para reírse, porque evidentemente esta tragedia no permite ni esbozar una leve sonrisa de indignación, pero creo que es muy poco serio que después de todos estos meses de trabajo se dé por bueno que hubo tres causas, dos achacables al error humano y otra a la técnica.

No me gustaría estar, desde luego, en el pellejo de esas familias que perdieron a seres queridos en ese vuelo del 20 de agosto y que unía la capital de España con Gran Canaria porque aparte del dolor y de los duros recuerdos que se les vienen en estas fechas con más crudeza si cabe a la mente, empiezan a ver con cierta desesperación como también se pretende sacar tajada de un estudio, de unos análisis, por parte de la compañía constructora del avión.

Y es que, desgraciadamente, según varios reportajes que he leído en diversos medios de comunicación al respecto de las tragedias aéreas, no es lo mismo la compensación que puedan recibir los familiares si se tratase de un fallo humano o si el erro hubiera que imputárselo a la empresa que se encargó de construir la aeronave. Las cuantías de las indemnizaciones se reducen bastante en el primer caso y eso es lo que parece que se busca, tratar de limitar al máximo la responsabilidad de McDonell Douglas y, en cambio, echarle (perdón por el paralelismo) el muerto a los pilotos, que encima fallecieron en el accidente. No, no es de recibo y espero que la presión de la multinacional norteamericana no esté influyendo a quienes tienen que redactar las conclusiones de esta catástrofe.

A fin de cuentas lo que hay que tener claro es que ni todos los millones del mundo podrán aliviar lo más mínimo la pérdida de esas 154 personas, que ninguno de esos familiares, de esos amigos que han perdido a ese ser querido piensan siquiera un momento en cuánto podrían obtener por esta desgracia. Pero una cosa es creer que esta gente es buena de sentimiento y otra muy diferente es tratar de mercadear y de regatear con el dolor. Aquí no tendría que haber dobles varas de medir y estar discerniendo a estas alturas de la película si la culpa fue de A o fue de B. Páguese y tratemos, en la medida de lo posible, de hacer más fácil la vida a estas personas. Seguro que nos lo agradecen desde lo más profundo de su corazón. 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Un accidente de aviación no es cosa de todos los días, incluso muchos estudios aventuran que es el transporte más seguro que existe, pero es tremendamente importante saber qué pasó no sólo por dar cumplida referencia a los familiares de los fallecidos y demás afectados, sino por lo que entraña a la propia seguridad aérea. La compañía americana se ha atrevido a decir que un hecho semejante a este avión de Madrid sucedió un año antes en Lanzarote y que el incidente no pasó a mayores gracias a la pericia de los pilotos, que impidieron que el aparato chocara contra el suelo. Es algo que no constaba en España, porque el vuelo era extranjero. Parece increíble que informaciones tan importantes no se crucen entre las agencias de diferentes países, aunque eso no debe indicar que se habría evitado el segundo y fatal accidente. Harina de otro costal es el caso de las aseguradoras, que en caso de accidente tratan de minimizarlo en todos los sentidos. Pero, como tú aprecias, con la vida humana no se puede ni se debe mercadear. Las pérdidas son, pese a todo, irreparables.

Fecha: 20/08/2009 00:15.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris