Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Hoteles para adultos o educar mejor a los niños?

20090828120433-hoteles-adultos-obera.jpg

La polémica ya está en la calle. En España parece que, aunque tímidamente, empieza a surgir con cierta intensidad el fenómeno de los hoteles sólo para adultos, recintos turísticos que no admiten a menores de edad y así evitar las continuas quejas de algunos usuarios que veían como su tranquilidad se truncaba continuamente ante el corretear y gritar de los más pequeños a cualquier hora del día y en cualquier área del establecimiento en cuestión. Esta idea, como todas, la hemos importado y sólo habrá que esperar a ver cuánto tiempo tarda en calar a fondo en muchas de las regiones consideradas eminentemente turísticas.
 
De todas maneras, y entendiendo las peticiones de esas personas que no quieren ver pasar a su lado a una mesnada de niños por su hamaca, por su parcela de la piscina o por las mesas del restaurante, tampoco parece muy de recibo que empecemos a actuar como talibanes o fundamentalistas, entre otras razones porque todos hemos sido niños y, en mayor o menor medida, habremos dado la lata a nuestros mayores, pero ahora buscamos que los que vienen detrás nuestra se comporten como angelitos o, directamente, mejor prohibimos su presencia del alojamiento y Santas Pascuas, así problema solventado y tranquilidad garantizada.
 
Pero no, no se trata de eso, ni mucho menos. A lo que habría que ir es a la raíz del problema. Tal vez no se trate de un problema de la presencia de los tiernos infantes, sino que los padres no se olviden de sus obligaciones. Es evidente que los niños, más en vacaciones, tienen el nervio subido, corren, lo tocan todo, no paran quietos un momento, pero para eso están las figuras paterna y materna, para poner un alto en sus correrías y evitar que molesten al resto de clientes. Seguramente, de ese modo, la estancia en el hotel sería mucho más placentera y no habría que recurrir a esta fórmula de hoteles sólo para adultos. Es que, además, de prosperar la idea acabaríamos con aviones sólo para adultos, restaurantes, cines y hasta comunidades de vecinos sólo para las personas mayores. El problema, insisto, es mucho más sencillo, educar mejor a los niños y no despreocuparse de ellos tan fácilmente.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Definitivamente, la sociedad actual no psa por sus mejores momentos. Cuando estamos inmersos en la plena integración de seres humanos de todas partes del mundo, la globalidad, ahora nos aparecen con hoteles sólo para adultos, en los que no se permite la entrada de niños o menores. Puede que incluso vaya contra el sentido común, pero la tranquilidad que siempre tuvimos, cuando los hijos estaban bien educados, ahora se paga y cotiza, y más que nada denota que la sociedad actual no educa a los más pequeños de la casa. Por este sendero no vamos a ninguna parte y los que piensen que sí sólo demuestran que son auténticos idiotas.

Fecha: 28/08/2009 15:51.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris