Facebook Twitter Google +1     Admin

El talento se marchó con el viento

20091219000024-viento.jpg

¿Tiene dueño la Tierra? Y la respuesta, veloz como ella sola, llega hasta las gélidas tierras danesas de la  mano de Zapatero. El planeta, según este acólito de las profecías, no pertenece a nadie, sino al viento. Así, sin anestesia y con mucho, mucho talento. Este es nuestro presidente, el que representa a España y que, como todo el mundo desconocía, en el Mundo en el que vivimos hay muchos, muchísimos pobres y también muchos, muchísimos ricos. Y se queda tan ancho, más que Pancho, el de la Primitiva.

 

Esto, y poco más, es el resumen de una cumbre para luchar contra el neoinvento del cambio climático, una cita que ha congregado durante varios días en Copenhague a varios líderes internacionales, pero que sólo ha servido para demostrar algo que ya era palpable antes de acudir a esta cita, que nadie está dispuesto a ceder en este de la emisión de gases a la atmósfera, aunque, según los entendidos, parece que las mayores contaminantes son las vacas con sus flatulencias después de un largo día de pasto. La verdad es que la hierba ayuda bastante a ‘perfumar’ el medio y el ambiente completo.

 

Pero bueno, volviendo al tema de la cumbre de Dinamarca, lo que ha quedado claro, una vez más, es que se nos pide y se nos reclama a nosotros, los ciudadanos de a pie, que hagamos un esfuerzo por la preservación del entorno. Sí, si eso ya lo hacemos, pero ¿y nuestros mandatarios mundiales? Aquí están todos por saltarse las normas, Kioto y lo que haga falta. Es tan sencillo como que usted, querido amigo, que está reciclando diariamente en su casa, separando la basura para que vaya luego a los recipientes pertinentes, y ve que luego los residuos, en determinados municipios, se mezclan entre sí. ¿Para qué hemos estado entonces haciendo un trabajo que luego nadie va a tener en consideración? Pues imagínense esto, pero a una escala mucho mayor.

 

De verdad, llámenme incrédulo o lo que se les pase por la cabeza, pero es que este asunto del reciclaje me huele a un negocio encubierto demasiado descubierto. Sin ir más lejos, ¿no se iban a acabar las bolsas de plástico en cierto hipermercado? Claro que se han eliminado, pero las que son gratis, las de pago no y, salvo que a mí me falta documentación al respecto, las que dan ahora, previo desembolso (que viene de bolsa, curiosamente) de unos céntimos, también son, precisamente, de plástico. No, si al final ZParo va a tener razón, que la Tierra es del viento, porque todas sus promesas se van volando, se las lleva el ídem, menos los más de cuatro millones de desempleados, a los que el Dios Eolo ni les paga la hipoteca ni nada.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira, pero de lo que sí estamos seguros es de que sólo do cosas interesan: el dinero y el poder. La mayoría cree que lo primero lleva a lo segundo, pero no tendría que ser así. Hay personas inteligentes sin dinero y también lo contrario. Éstas últimas son las que, de momento, prevalecen y parece que todo el rollo ése del medio ambiente les interesa bien poco. Los países no pueden ponerse de acuerdo en este asunto porque sus empresas pierden competitividad y, sobre todo, dinero, y por ello el planeta va como va. Aunque también hay quienes piensan que todo el tinglado del cambio climático y demás es un verdadero cuento y lo único que buscan es financiación oficial para continuar con unos estudios que generalmente acabarán indicándonos que estamos peor de lo que nos pensábamos y que nuestros nietos (quien los tenga) lo van a pasar peor dentro de unas décadas. La intervención de ZP mejor ni nombrarla, porque de tan ripipi que se quiso hacer, acabó por meter la pata. Y eso que tiene más de 600 asesores. Lo mismo para este asunto no tenía ninguno.

Fecha: 19/12/2009 20:44.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris