Facebook Twitter Google +1     Admin

Milagro levantino

20120515123529-featured.jpg

El Levante ha demostrado que sin dinero también se pueden hacer grandes cosas. Un equipo que ha estado inmerso en un proceso concursal, que tuvo que vender hasta la última media para poder subsistir de la mejor manera posible en Segunda División, ha conseguido lo que prácticamente nadie sería capaz de hacer, clasificarse para competiciones europeos merced a un meritorio sexto puesto.

El segundo presupuesto más bajo de la Primera División, sólo el del Rayo Vallecano tenía la partida económica más austera, se ha impuesto a grandes imperios como los del Sevilla, Ath.Bilbao, Villarreal, Getafe o Real Sociedad. Dicen que la necesidad aprieta y, en este caso, a los rectores del Levante no les quedaba otra que atinar a la hora de confeccionar el plantel, empezando por el inquilino del banquillo. Si exitosa fue la etapa de Luis García, que sumó ascenso y permanencia cómoda con el club granota, lo de Juan Ignacio Martínez aún lo es más. Sin la gran estrella del 2011, Felipe Caicedo, se optó por un devaluado Koné que, con sus goles, ha hecho que el Levante llegue hasta esa sexta posición.

En teoría, el cuadro valenciano tenía todos los números para ser carne de cañón, pero contra todo pronóstico los hombres de Juan Ignacio Martínez empezaron no sólo a sumar puntos, sino que durante dos meses gozaron de la privilegiada posición de liderato. El comentario más habitual entre los seguidores de toda España era decir que tarde o temprano el Levante tendría que caer por su propio peso, que acabaría luchando por no descender. Pero las jornadas pasaron y el Levante apenas se separó de los puestos europeos. Sólo la gran recta final de Málaga y Atlético de Madrid privaron a los levantinos de ser equipo Champions, pero logra una Europa League que era algo impensable en agosto de 2011.

Lo que ha hecho el Levante debe ser ejemplo para el resto de equipos, sobre todo esos Sevilla, Atlético de Madrid o Valencia que no saben hacer otra cosa que despilfarrar millones cada temporada y al final para conseguir sólo a medias sus objetivos. Parece que ahora, con el control al que se va a someter a los clubes, tal vez empiece a ver menos derroche y, sobre todo, confiar en lo que hay dentro de la entidad en vez de fiarlo todo a medianías y jugadores de medio pelo.

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Lewis Rogers

La verdad es que el Levante demostró ser un equipo apañado al que sus rivales no sabían cómo meterle el diente, pues al no contar con figuras sobresalientes, y sobre todo conocidas, jugaba con cierto desparpajo y sin encomendarse ni a Dios ni al diablo. El típico equipo que te puede hacer cualquier cosa y a la vez nada, porque dependía del día que tuvieran sus integrantes. Por cierto, Koné fue el gran descubrimiento, hasta tal punto que no quiso marcar un número determinado de goles para así no volver al Sevilla, su club de origen. Resulta curioso que entidades como Atlético de Madrid, Valencia e incluso Ath. Bilbao tengan que tomar recortes de este club modesto pero a la vez honesto, porque sus jugadores lo dieron todo en el campo, circunstancia que no se puede expresar de todos los profesionales que pueblan el fútbol español.

Fecha: 21/05/2012 23:30.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris