Facebook Twitter Google +1     Admin

El silencio de Bárbara Rey tiene un precio

Acabáramos. Ya empieza a desenredarse el nudo del misterio sobre las informaciones que a lo largo de estos últimos días han salido publicadas en Okdiario sobre los líos de alcoba de Don Juan Carlos I con Bárbara Rey.  Y es que parece ser que la vedette busca llevarse una buena pasta, la misma que no pudo llevarse con el monarca cuando éste se dio cuenta de que la artista pretendía embarazarse y embarazar al susodicho residente de La Zarzuela con una jugosa hipoteca.

A Bárbara Rey, y no va con segundas, siempre le ha perdido la lengua y es posible que su estrategia de intentar llevarse un pastizal por contar más cotilleos y revolcones regios se le quedé desactivada porque en el entorno de la Casa Real no está por la labor de que el globo siga hinchándose. La idea es pinchar de raíz el asunto y que la prensa se olvide de este asunto.

La vedette sigue ofreciendo todo tipo de informaciones, pero como los buenos jugadores de póker tal vez vaya de farol y no tenga mejores mangas que ofrecer a futuro. Por eso se habla de que podría ofrecer todo lo que le queda al nada módico dinero de dos millones de euros y a buen seguro que habrá alguna televisión (una en concreto) que no le hará precisamente ascos a ese supuesto bombazo con tal de ganar en audiencia los viernes por la noche.

Y miren, llegado a este punto, prefiero que la cadena de Fuencarral, Telecinco, para qué dar más rodeos, se pula ese dinero que no que se saque de los fondos reservados o del fondo de pensiones de todos los españoles para que Bárbara tenga la boca callada. A ver si por fin nos enteramos de lo putero que era el actual Rey emérito y de lo que nos han costado sus aventuras con Bárbara y otras interesadas del montón.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris