Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Dónde están los de Nunca Mais?

20090324114703-nuncamais2rd6.jpg

La Justicia, después de casi largos siete años, ha dictaminado que la decisión adoptada en su momento por el Ministerio de Fomento de alejar de las costas gallegas el petrolero Prestige resultó plenamente acertada, que era lo más adecuado que se podía hacer y, por tanto, se eximía de cualquier culpabilidad a los responsables de coordinar las operaciones, desde el ministro hasta el último práctico del puerto. Pese a todo, el rédito electoral que sacó el PSOE resultó más que evidente, pero ya no podrá sacar más a colación el barquito, ni el chapapote ni las galletitas de fuel. El argumento se le ha hundido de por vida y no precisamente en el mar, matarile, rile, ron.

Pero, más que la actuación irresponsable de los socialistas en este asunto, lo que ahora sorprende bastante es la actitud huidiza, cobarde y patética de los miembros de la plataforma Nunca Mais. 'Where are they? ¿Ande andarán?', que dirían los inigualables Cruz y Raya. Pues no están, señoría, se han diluido como azucarillos en el agua. Ya no se les ve, se les oye menos y seguro que ni aparecen más por estos mundos de Dios. Además, ¿qué se puede esperar de unos ecologistas de pacotilla, falsos defensores de unas costas, comunistoides que fácilmente se ponen la careta de Greenpeace en Galicia o de Ben Magec en Canarias, pero que ahuecan el ala si se trata de un carguero que la diña frente a las costas de Algeciras, Comunidad Autónoma de Andalucía y, por tanto, reino de taifas de su eminencia socialista señor Manuel Chaves?

Los amigos de Pepiño Blanco, después de gastarse millones de euros en algaradas varias, ahora pasean con la apostura melancólica de un perdedor, a sabiendas de que el chiringuito que habían montado se les ha venido abajo por completo. Sí, aún les quedan algunos altavoces, como Televisión Española, donde poder expresar su contrariedad, que no es otra cosa que el clásico y el tópico derecho al pataleo. Durante muchos años estuvieron frotándose las manos con el negocio del chapapote, no tenían la más mínima vergüenza en sacar paladas de la arena, y no con ánimo de limpiar las playas y las costas, precisamente, para llevarlas a las sedes del Partido Popular o incluso tratar de agredir al ministro Álvarez Cascos o al propio presidente de aquel entonces, José María Aznar. 

Y, una vez se les fue a la ruina el negociete a los del Nunca Mais, que empiecen a temblar los amigos de Bardem y compañía, sí, esos del No a la guerra, otra gran mentira, una monumental falacia que se montó con lo de la guerra de Irak, una excusa más para intentar desgastar a un gobierno conservador, porque si tanto repelús le tenía a la guerra el señor Zparo, ¿qué hacemos entonces en Afganistán, sin ir más lejos? Independientemente de que a uno no le gustan los conflictos armados, por ello fui objetor de conciencia y con la fortuna de librarme también de hacer la prestación social, lo cierto es que al final lo de Irak mereció la pena tras decapitar a uno de los sátrapas más sanguinarios del planeta. Sí, ya sé que algunos pensarán que han muerto decenas de miles de inocentes por mor de una invasión militar, pero, ¿y los que habían sido asesinados con anterioridad por un régimen dictactorial y cruento como el de Sadam? Lo dicho, primero han caído los del Nunca Mais y los siguiente serán los del No a la guerra y su pañuelo palestino al cuello. Al tiempo 

 

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Máximo Medina

Una frase hecha señala aquello de que la Justicia termina por poner a cada cual en su sitio y pese a que haya lugar para recursos y demás, nunca suele cambiar de posición. El único problema es que, en ocasiones, tarda tanto que esa imputualidad resulta muy injusta. Lo del Prestige es una prueba más, aunque tan tardía como inoportuna para los de Nunca Mais y todos aquellos que creyeron ver la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio. Bíblico, el asunto.

Fecha: 24/03/2009 16:04.


gravatar.comAutor: MARQUES DE BRADOMIN

José Salguero Duarte
Domingo, 21 octubre 2012

El pasado martes comenzó el juicio, una década después, contra la mayor catástrofe ecológica ocurrida en las costas españolas. Como consecuencias de los vertidos y hundimiento del Prestige, cargado con unas 77.000 toneladas de fuel.

Dicha catástrofe, en la mente de todos, comenzó el 13 de noviembre de 2002, cuando el petrolero navegada a unas 28 millas del Cabo Finisterre, sufriendo como consecuencia de un fuerte temporal, una vía de agua en uno de sus tanques, escorándose y provocando comenzara a verter fuel al mar.

Emitidas las señales de socorro, se evacua la tripulación, quedándose en el barco el capitán, Apostolos Mangouras; el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos; y el primer oficial Ireneo Maloto que está huido en rebeldía. Siendo los tres más al exdirector general de Marina Mercante, José Luis López, los cuatro únicos acusados por tan descomunal desastre ecológico. Sin que ninguna autoridad nacional o autonómica del PP, que gobernaban tanto en España como en Galicia, tuvieran responsabilidad alguna. Considerando la Fiscalía, que los perjuicios económicos se cifran en unos 4.500 millones de euros. Siendo el capitán del barco acusado como el principal culpable, al que se le piden doce años de cárcel.

Fue significativo, que el Gobierno gallego presidido por entonces por Manuel Fraga Iribarne, le concediera al ministro del Gobierno estatal español de Fomento, Álvarez Casco, la Medalla de Oro de Galicia. A pesar de que, desde el inicio de la tragedia, hubo órdenes y contraórdenes de acercar o alejar el barco de las costas gallegas, así como, de intentar traspasar la carga a otro buque. Pero el día 19 de noviembre, el barco partido en dos se hunde, provocando que el chapapote llegara no sólo a las costas gallegas, sino también, a las limítrofes de España, Portugal y Francia.

Mariano Rajoy, actual presidente del Gobierno español, y por entonces vicepresidente del Gobierno estatal presidido por José María Aznar. Tras la tardanza del Gobierno de Aznar en reaccionar ante tan descomunal catástrofe, fue nombrado coordinador del Gabinete de Crisis, minimizando la tragedia teniendo una gris actuación. Y por su parte, Federico Trillo, ministro de Defensa, movilizó al ejercito semanas después de que la población civil lo hiciera voluntariamente, para socorrer al pueblo gallego, dando la ciudadanía todo un ejemplo de solidaridad no sólo a los políticos.

La plataforma Nunca Máis, jugó un papel importante, contra tanto despropósito político, movilizando a la población gallega y a la española en manifestaciones, concentraciones y actos de protestas. Porque hasta algunos de los gobernantes, llegaron a las zonas gallegas afectadas, se hacían la foto y poco más. Y ante tanta pasividad e ineptitudes políticas de los gobernantes. Los voluntarios acudieron de forma individual o en grupos, especialmente en el puente festivo de la Constitución. Organizándose también expediciones desde diferentes puntos de España, en las semanas y meses siguientes hacia las costas gallegas.

Una de ellas, partió de Algeciras a las 05,30 horas de la mañana del día 20 de diciembre, con 47 voluntarios de la Comarca de Gibraltar, de la que formé parte. Llegamos sobre las 23,45 horas a Ribeira (Coruña), siendo recibidos por el director y algunos profesores del IES Leliadoura, así como, por coordinadores de la Xunta de Galicia. Quienes nos reunieron en el pabellón de deportes, informándonos sobre las normas dictadas por sus superiores, acerca del comportamiento que deberíamos respetar en nuestra estancia allí, diciéndonos entre otras cosas: “Los gallegos tenemos muchos problemas, para que vengan de fuera a crearnos más de los que tenemos, sería una pena que por culpa de uno o varios individuos, se tenga que expulsar a todo el grupo". Al escuchar eso, me acordé de cuando cumplía el Servicio Militar en Cerro Muriano (Córdoba), donde soporté como pude la disciplina militar y las bofetadas de ciertos chusqueros y de chulescos oficiales.

Tras el discursito, nos acostamos en un colchón en el suelo. Y a las 07,30 horas de la mañana del día siguiente, nos llevaron al puerto pesquero de Aguiño. Estuvimos todo el día retirando chapapote en la playa La Muralla. En la lonja del puerto las mujeres de los pescadores nos sirvieron la comida, teniendo un comportamiento ejemplar con los voluntarios, tanto este día como el siguiente, que también nos tocó retirar chapapote por esa zona.

En la tarde noche del día 22 a nuestro regreso al IES de Leliadoura, un grupo de profesores nos ofrecieron una fiesta de despedida con un grupo de gaiteros. A las 22,00 horas emprendimos viaje de regreso hacia Algeciras, llegando a las 16,00 horas del día 23 de diciembre.


De: BRAD OMIN Enviado: 22/10/2012 08:15
Gracias amigo por tu recaordatorio y tambien por haber estado aqui en su dia ayudandonos y sobre todo, por lo que hoy considero muy importante recordando como nuestros inectos politicos, casi todos en activo, desdeñaron la terrible catastrofe del Prestige, cuando todos los que conocemos bien nuestras rias sabemos que el daño aun persiste, pues el mar si tiene memoria aunque muchos gallegos lo han olvidado y han vuelto a elegir a estos nefastos politicos para seguir gobernandonos.
Que todo el mundo sepa, que aun hoy si vuelve ocurrir una catastrofe parecida seguimos sin tener medios para combatirla, de nuevo tendriamos que emplear las manos.

Fecha: 22/10/2012 09:23.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris