Facebook Twitter Google +1     Admin

Cayó un muro, pero aún no hay libertad plena

20091109194135-muro-berlin11.jpg

Hoy se conmemora el vigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín, todo un símbolo que suponía el fin de esos regímenes dictatoriales, de aroma inconfundiblemente comunista, con tintes más que autoritarios y que, evidentemente, estaban posicionados en contra de cualquier atisbo de libertad. A partir de ese 9 de noviembre de 1989, la Humanidad asistió al derrumbe de varios regímenes como el rumano, el húngaro, el checo, etcétera, hasta llegar incluso a fragmentar la hasta entonces férrea y marmórea Unión Soviética, hoy dividida en un ingente número de países. Sin embargo, a pesar de ese gran grito y gesto hacia la recuperación de los valores fundamentales de los ciudadanos, lamentablemente sigue estando en pie otro muro, más invisible, menos tangible, pero que hace el mismo o más daño que la famosa pared que separaba el Berlín del progreso con aquel donde sólo existía el pensamiento único y donde para escapar sólo cabían dos opciones, saltar la valla o que fueras detectado y, por supuesto, matado en el intento de fuga.

Y sí, mis queridos lectores, a fecha de hoy permanece como una amenaza más que seria una serie de dictaduras que la caída del muro de Berlín no ha podido sofocar. Ahí tenemos incansable a los hermanos Castro y su telón de acero caribeño alrededor de toda la costa cubana. En La Habana, a pesar de lo que nos venda Moratinos, impera a estas alturas una dictadura y una obediencia ciega a todo lo que significa el entorno del hombre del chándal y su hermanísimo. Quien sigue los preceptos que emanan desde el Gobierno castrista pasará hambre, pero muchas más penurias aquellos que osan a rebelarse contra la opresión y la tiranía de estos liberticidas. Y, por desgracia, España es una de las naciones que con los distintos gobiernos ha insuflado aire al dictadorzuelo, si bien tampoco se le esconde a nadie que ha sido Zapatero y su nulo ministro de Exteriores quienes han reforzado los comportamientos autoritarios en Cuba.

Pero ya no sólo hay que irse hasta el Caribe. Tenemos bastante más cerca los regímenes de los países islámicos, esos donde los derechos de la mujer valen menos que un billete de tiempo de la I República. Algunos pensarán que es una exageración, pero cada vez es mayor el crecimiento poblacional en estos países e incluso muchos están llegando a instalarse en países europeos y en Estados Unidos. Cierto es que hay quienes se amoldan a nuestras costumbres, pero tampoco hay que echar en saco roto a esos grupúsculos que hacen de su raza y de su religión un verdadero ghetto y teniendo en consideración que el número de nacimientos en cualquiera de las naciones de nuestro entorno es, incluso, hasta cinco veces menor que en el de ellos, los cálculos salen muy fácil y dentro de unas décadas cualquiera de estos países podría tener una mayoría de ciudadanos islámicos o descendientes de estos.

Sí, puede parecer exagerado, alarmismo puro y duro sin ningún fundamento, pero hay vídeos en la red, reportajes de actualidad que explican claramente este fenómeno demográfico y sólo hay que ver como se las gastan en sus territorios como para no imaginar siquiera someramente lo que podrían hacer en otras partes del planeta y España, sin ir más lejos, ya tuvo un dominio musulmán de ocho siglos. Por eso, tal vez, es recomendable repasar de vez en cuando la Historia, entre otras razones para no correr el riesgo de perder nuestro tesoro más valioso, la libertad. 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Que el muro alemán fuera derribado, que yo sepa nunca se cayó, no significa que en el mundo impere la democracia por decreto real de Estados Unidos y sus países afines. Ni mucho menos. En Asia y la incipiente África quedan multitud de regímenes que se parecen más a una dictadura que otra cosa, aunque los haya de los más variados colores. El muro de Berlín fue quizás un símbolo del desmantelamiento de la Unión Soviética, aunque éste quizás tuvo lugar unos meses antes. Fue algo así como eliminar a un bloque unido por un Pacto de Varsovia, que tenía menos de lo primero que de lo segundo. De esa manera se eliminaron muchos riesgos en el mundo, en especial el nuclear, pero poco más. Lo que resulta chocante es que todos los líderes de los países democráticos celebraran en la capital germánica un triunfo de la democracia que no les pertenece a ellos. Vale el aniversario, pero la fiesta estaba de más para unos políticos que piensan más en la imagen que en los propios hechos. Son los mismos que con su inoperancia nos metieron en la crisis económica que aún vivimos.

Fecha: 10/11/2009 13:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris