Facebook Twitter Google +1     Admin

La mano de la polémica

20091127000006-aea95fc199.jpg

¿Hay que repetir el partido entre Francia e Irlanda por la mano descarada de Henry? La pregunta, manida como ella sola, ha dado la vuelta al Mundo varias veces y las respuestas que se pueden hallar son tan variopintas como aficionados hay en el planeta. Muchos abogan por ello, porque se vuelva a jugar el encuentro, pero también es legión la que considera que no se debe rearbitrar lo que ha sucedido en el terreno de juego. Habrá que poner los medios necesarios, advierten, pero nunca se puede regresar al pasado porque, entonces, muchos partidos durarían ni se sabe.

 

Efectivamente, la acción de Henry no es la primera, ni será la última, que se produce en un terreno de juego, ¿cuántas manos igual de flagrantes se han pasado por alto en los últimos años? Se me vienen a la memoria, las más recientes, las de Messi ante el Español, las del Kun Agüero contra el Recreativo de Huelva y, la más famosa de todas, las de Diego Armando Maradona, frente a Inglaterra, en el Mundial de México. Todas, en mayor o menor medida, fueron duramente criticadas, pero nunca se procedió a repetir la contienda. Era una jugada que ya había sido juzgada (mal, sí, pero no tenía vuelta de hoja) y por tanto contaba con toda la validez reglamentaria.

 

De todas maneras, también estoy con quienes consideran que se debe de establecer el mecanismo necesario en el balompié para, si bien no parar el juego a cada momento, sí recurrir al vídeo en esas jugadas de goles fantasmas o que se anotan ilegalmente con la ayuda de la mano. En penas máximas o faltas al borde del área no soy partidario de recurrir a ese sistema porque estaríamos más tiempo pendientes de la moviola que de lo que realmente acontece sobre el césped. Sería una forma segura para los colegiados en caso de duda. Al fin y al cabo, un fuera de juego o una falta, aunque se vean 100 veces, siempre son acciones interpretables y cada trencilla suele tener un criterio que difiere del resto.

 

Ahora, evidentemente, todo son especulaciones sobre lo que hubiese sucedido de haberse producido la jugada justo al revés, con manos de un futbolista irlandés. ¿Se habría procedido desde las instancias de la UEFA, es decir mounsieur Platini, a forzar un nuevo partido en el caso de haber sido los galos los perjudicados? Pues, qué quieren que les diga, no lo hubiese descartado. Ya sabemos que el astro francés manda mucho y que es capaz de cambiar las reglas del juego a su entera conveniencia. Si a Maradona, justamente, se le ha sancionado por unas groseras manifestaciones, tampoco estaría de más imponer un castigo a Henry porque, aunque pidió disculpas, su acción motivó la eliminación de Irlanda. El juego limpio o fair play debe practicarse también desde los despachos, además sin distinción de colores, patria, filias o fobias.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Lewis Rogers

El asunto está en que hubo un error de apreciación por parte del árbitro. Pues bien... ¿y? ¿Cuántos fallos arbitrales vemos cada semana en el fútbol español? ¿Decenas, cientos, miles..? El fallo forma parte del fútbol, pero en ocasiones debería ser como el fútbol americano, donde los entrenadores de cada equipo pueden solicitar la revisión de determinadas jugadas. Creo que son dos en cada partido, pero si en las pedidas acierta el técnico tiene derecho a mantenerlas, como en el tenis. Hay jugadas que no son revisables (incluidas las disciplinarias con tarjetas), porque si no, un entrenador pediría que le visionen un fuera de banda o una falta en el centro del campo y no, no es eso. Paralizaría el juego, eso sí, pero las decisiones serían más justas. El único problema que yo le veo es que todos los partidos tienen que ser televisados. Hombre los de Primera ya está, pero los de Segunda, Segunda B, etc... ¿o en esas categorías pasamos?

Fecha: 27/11/2009 14:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris