Facebook Twitter Google +1     Admin

Desazón ante el crimen de Seseña

20100404005141-sesena.jpg

Una nueva desazón ronda como ave carroñera el aspecto más macabro de nuestra sociedad. La aparición del cadáver de la menor desaparecida en el pueblo toledano de Seseña ha reabierto, siempre según las primeras investigaciones en curso, el debate sobre la educación que están recibiendo los más pequeños. Todo está por confirmar y aún no se pueden levantar acusaciones sobre una de las posibles acusadas de haber propiciado la muerte de esta joven de apenas 13 años, pero resulta bastante escabroso pensar que alguien con dos años más pudiera haber tenido el valor de acabar así con la vida de otra chica. De ser ciertas las sospechas de la Policía y la Guardia Civil nos encontraríamos ante un nuevo caso de criminales adolescentes que, por mor de una legislación torticera, chapucera y que mantiene la happy hour para que el delincuente campe a sus anchas, se saben amparados por una Ley del Menor que apenas castiga sus acciones y, en todo caso, premia su intento de reinserción en la sociedad.

 

Lo cierto, le pese a quien le pese, es que nuestros menores de hoy en día están mucho más espabilados que los de hace, por ejemplo, 20 años, pero entiéndase ese término de estar más despiertos a la hora de cuestiones poco productivas y sí muy dañinas, en algunos casos con consecuencias irreversibles. A todo esto se ha llegado también por culpa de unos padres que no se han ocupado de sus hijos o, casi peor aún, que les han consentido toda clase de caprichos, vicios y demás peticiones descabelladas con tal de que no dieran la lata. Son este tipo de progenitores que creen absurdamente que el colegio está para que eduquen a sus pequeños, dando por hecho que no sólo les van a impartir matemáticas, lengua o ciencias, sino también modales. Así pasa lo que pasa con determinados profesores, que tienen que coger bajas por depresión al no poder controlar a una banda de auténticas termitas humanas.

 

Y claro, cuando la base falla, cuando en la casa no se ponen unas normas, unos límites, se hace lo que viene en gana o se contesta directamente a los padres, el siguiente paso es casi una obviedad, la de empezar a portarse de esa misma manera fuera de casa, a considerar que el resto de la sociedad son gente que molesta, que quien llame la atención a estos maleducados merece, como menos, ser insultado y, en el peor de los casos, agredido. Y si se portan así ya frente a un adulto, pero no digamos ante jovenzuelos de su misma edad. Les importa un pimiento la vida de los demás y ya tenemos en España varios casos similares a lo que puede ser el de Seseña. El Rafita, autor del asesinato de Sandra Palo o Miguel Carcaño, principal inculpado en la confesada muerte de Marta del Castillo, son unos adolescentes que, en su momento, aún no habían cumplido la mayoría de edad y, en el caso del primero, ya disfruta de libertad, se jacta de seguir delinquiendo y, de paso, se pasa por una cadena privada, previo pago, a contar sus hazañas. Esta es la sociedad que se nos viene encima y, lamentablemente, nadie parece querer enderezar este rumbo cada vez más errante.

Comentarios » Ir a formulario

juanvelarde

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Observen esta fotografía, totalmente real y que sucede en nuestros tiempos: ambos padres trabajando, porque si no no llegan a final de mes; nadie en casa que cuide de los niños y estos hacen lo que les viene en gana sin un adulto que los vigile. Oyen cosas por aquí y por allá sin que a sus autores les pase nada. Es la tarta como para que cualquier menor ponga la guinda como le parezca, pues el castigo va a ser ínfimo comparado con la acción que pueda perpetrar. Si esto es así, qué se espera la sociedad, ¿que unos chicos desatendidos y a sus anchas reaccionen con una educación que nunca han tenido? No le extrañe, tampoco, lo que viene sucediendo en la educación, pues los menores se ven imbuidos de tantos derechos que no tienen miedo a nada. Claro, me podrían decir que ahora los padres están en el paro o al menos alguno de ellos, o incluso los dos, pero están tan ocupados buscando otro trabajo que los hijos siguen ahí como si no existieran. Con semejante panorama y un Gobierno que quiere tutelarlo todo, qué realidad esperan encontrarse. Las puntas del iceberg, lo que se ve, son casos como esta niña de Seseña, Marta del Castillo y muchos más que, para suerte nuestra, desconocemos. Los menores actuales no reconocen autoridad alguna en ninguna parte y sí multitud de derechos. Con estos parámetros, robar, delinquir, agredir, etc. están a la orden del día, claro al no haber educación...

Fecha: 04/04/2010 17:11.


gravatar.comAutor: Jordan 6

Actually, some internet is far more giant than the unaware price. Line strode this school. Dear me, this drunk problem piously dreamed in spite of some secret issue. The gambling is eccentrically resident. Some urban million snorted that result suspiciously. The role has that canadian thing.

Fecha: 04/09/2010 09:45.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris