Facebook Twitter Google +1     Admin

La pildorita de la irresponsabilidad

20090512112034-aido-jimenez.jpg

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, anunció ayer que la llamada píldora del día después se venderá en farmacias, sin receta médica y a mujeres sin limitación de edad. Jiménez, que ha dicho que la medida será efectiva dentro de tres meses, ha enmarcado la iniciativa dentro de la estrategia de salud sexual y reproductiva que prepara junto con el Ministerio de Igualdad con el objeto de "evitar embarazos no deseados" y reducir los abortos."Una vez que se autorice la venta de este medicamento, existe la obligación de las farmacias de tenerlo disponible", manifestó Jiménez. La ministra de Sanidad insistió en que el Gobierno no quiere que sea "un método anticonceptivo más", pero que sí que pretende facilitar el acceso a esta píldora para "situaciones de emergencia". En cualquier caso, negó que se trate de un "método abortivo".

Esta es la noticia tal cual la han reproducido los principales medios informativos. Ahora, después de la exposición objetiva de los hechos cabe preguntarse lo siguiente: ¿quiénes mandan en esos ministerios? ¿dos mujeres con la suficiente preparación o que han sido puestas a dedo por obedecer ciegamente a su jefe político? ¿son conscientes de lo que están haciendo? ¿aún no se habrán percatado del mal que le van a hacer a la juventud? Las respuestas a estas cuestiones no tienen demasiada complicación. En todas ellas reluce, como el oro, la imprudencia de unas ministras que han sido colocadas ahí por cuota, por carné y por lo que ustedes quieran. Una vez más demuestran que les importa una higa lo que hagan o dejen de hacer los jóvenes en materia de sexo.

Si no fuera porque su medida responde a una indecencia de marca mayor, sería para tomárselo a chirigota. Para empezar, después de la famosa propuesta de ampliación del aborto, la señora Jiménez, junto a la semehAidolacabeza, presenta un consumo sin límites de edad ni prescripción médica de la píldora del día después y encima subraya que ello conllevará un descenso del número de abortos. Claro que sí, desde luego ya no habrá necesidad de ello, ni que las niñas de 16 años tengan que engañar a los padres cuando tengan que acudir a una clínica de esas antivida. Ahora bastará con marcharse a una farmacia distinta a la que vaya su familia para pedir una pastillita de esas y, encima, en el establecimiento no se la podrán negar.

Además, ¿se han fijado ustedes en un aspecto realmente increíble de nuestra sanidad? Un domingo o un festivo, Dios no lo quiera, a usted le duele la garganta y precisa urgentemente tomarse un medicamento, pongamos el Britapén, muy efectivo para solventar esa molestia. Pues no se moleste en ir a la farmacia, porque no se lo despacharán sin receta. Es gracioso, nos llenan la cabeza de mensajes para que seamos responsables, que no nos automediquemos, que no juguemos con nuestra salud, pero en cambio, si mi hipotética hija (porque no la tengo, obviamente) o la del vecino se han pasado una noche living la vida loca entonces no habrá problema en que le den la dichosa píldora, sin necesidad de explicaciones. Lástima que las madres de estas ministras no tuvieron al alcance medios tan ideales, así nos habríamos ahorrado el sufrir a políticas de tres al cuarto, que sólo están ahí de pegote, sin la menor idea de lo que tienen entre manos.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Máximo Medina

Si las farmacéuticas dependieran de mí para calcular sus pingües beneficios cada trimestre, se morirían de hambre. No es que sea contrario a los fármacos, pero sí hago un uso responable de ellos y si me quedo corto, mejor antes que pasarme de rosca. la píldora famosa en tan poco tiempo es una muestra más de poner al servicio de la ciudadanía cualquier cosa que pueda evitar un embarazo. No se entiende, por ello, todo el lío que se montó cuando se habló de cambiar la ley de aborto. Si la gragea en cuestión va a evitarlo, ?para qué modificar una ley que levanta tanta respuesta social? Amigo Juan, me temo que estamos ante otra cortina de humo más, la enésima, para tratar de hacerlos olvidar la crisis económica y los millones de parados. No me atrevo a decir cuántos millones, porque las cifras las llevan ellos. Por cierto, sería curioso ver a una niña comprando sus pildoritas sin el menor recato. Menuda estampa.

Fecha: 12/05/2009 17:01.


Autor: Mari Ano Rajoy

Parece que los que escriben aquí son de Falange, así que me siento como en casa.
¿Hay que comprar con recato la pildorita? ¿También los condones, que para eso los desaconseja el Papa?
Lo mejor sigue siendo la abstinencia, ¿no?
Darwin se equivocó: algunos se quedaron een el mono.

Fecha: 13/05/2009 15:21.


gravatar.comAutor: Prepulsid

Cuando usas un antibiótico (como tu querido Britapen) para curarte "un dolor de garganta!!!!" puedes crear bacterias resistentes contra el mismo, y esas bacterias quizá lleguen a mi, y no me las podré curar con Britapen, y quizá me ocasione un grave problema de salud. Si yo paso una noche "living la vida loca" y me tomo la "pildorita" no te creo ningún problema, ni a ti, ni a nadie, sino a mi misma, a mi familia tal vez, si es de las que se escandalizan. Solo quería puntualizar ese punto

Fecha: 19/05/2009 23:14.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris